BANNER-LARGO-FN.gif

banner dos lineas BANNERSUPERIOR_FINAL.jpgbanner-RANDOM-HOUSE-2016-pagina-final.gif

El divorcio, la muerte del cónyuge y las separaciones amorosas son, quizá uno de los fenómenos más devastadores a los que se enfrenta un ser humano.

Publicado en Psicólogo

Existen situaciones y personas en las que lejos de superarse el duelo se produce un estancamiento, acarreando sufrimiento y bloqueo en la vida cotidiana, llegando a producirse la aparición de enfermedades.

Publicado en Psicólogo

Que hacer cuando la relación va perdiendo su ritmo, esa frecuencia que llevaban en ese compartir cotidiano de gustos, tendencias y mismos puntos de vistas.

Publicado en Psicogenealogía

Descubres o te enteras que tu pareja ha sido infiel. Pasas por las típicas etapas del duelo (te han contado): incredulidad (No es cierto), negación (Esto no me está pasando a mí), duda (¿cómo pudo ser?). Viene la rabia, el temor, la decepción y otras tantas reacciones… muy probablemente te preguntes “¿por qué a mí? ¿Qué hice mal? ¿En qué fallé?”. Te planteas ventajas y desventajas sobre la situación, todo en aras de no perder el control.

Publicado en Sociólogo

"El amor es una esperanza Y el dolor La ruptura súbita e imprevisible De esa esperanza" J.-D.Nasio

La muerte o pérdida de la pareja, es calificado en primer lugar entre los acontecimientos de vida de mayor estrés, considerándosele además como una causante importante en el desarrollo de enfermedades físicas. Todo duelo conlleva un proceso integrado por etapas y de duración entre los 6 meses a 2 años si no se deriva a un proceso psicopatológico por su no elaboración y aceptación. Proceso que depende de factores tales como: características personales, edad, sexo, religión, duelos anteriores, personalidad, cultura, experiencia, creencias, sensibilidad, inteligencia y otros.  

En la generalidad de los casos, al fallecer el ser amado, se desencadena en la pareja la necesidad de aferrarse a su imagen, a su recuerdo, de retenerlo, el dolor de amar lo hace presente.

Publicado en Sexólogo

El fallecimiento de una persona, es uno de los peores momentos en la vida de los seres queridos que tenía el mismo. En virtud de ello lo único que se queda entre nosotros son los bienes, situación que provoca grandes problemas al momento de decir que hacer con ellos, y a quien entregárselos.

Para evitar ello es que se recomienda, a todo mayor de edad, que analice su patrimonio y con ello decida a quien deberá de recibir los bienes de su propiedad para cuando este ya no este. La forma de hacerlo es designando a sus herederos universales, pero para el caso de que únicamente quiera dejar ciertos bienes a una persona determinada, esto se puede hacer designándolo como legado, quien, puede ser o no ser heredero.

Publicado en Abogado

Videos

Encuesta

Como llegaste a nosotros

¿Por que medio te enteraste de Infidelidad.com.mx?

1 Votos que quedan

banner inmujer

Total de visitas

11936916
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
2673
6377
18756
49045
193330
10075647
11936916

¿Eres especialista en temas relacionados a la pareja?

¡Participa escribiendo un artículo!