lecturas nuevo

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

06 Ene
Nuestro sexto sentido
Escrito por 2984
Leído 3380 veces | Publicado en Detective
 
Valora este artículo
(1 Voto)

Es común que hablemos de un "sexto sentido", de una "intuición", una "vibra", una "latida", en fin, de un sentimiento de que algo “no nos checa". Todos estos sentimientos son el resultado de la apreciación de una situación anormal, algo en nuestro alrededor que ha cambiado y no le encontramos una explicación coherente, racional o lógica.

Consciente o inconscientemente, se da un tiempo de espera para poder analizar y tratar de darle una explicación, obtener más datos o hechos que permitan aclararnos las cosas. Sin embargo, en muchos de estos casos no se tiene más información y perdura este sentir. O peor aún, en infinidad de casos se presentan situaciones que se acomodan de acuerdo a nuestra “predisposición” para terminar concluyendo que efectivamente existe algo extraño o irregular.

Todos los seres humanos e incluso los animales tienen esa aptitud, que seguramente se deriva del instinto de sobrevivencia. Sea como sea, el hecho es que en la vida cotidiana estamos observando siempre a nuestro alrededor y de acuerdo a las experiencias de cada uno, este sentido se vuelve más o menos agudo. Es el caso por ejemplo, que hoy en día con tanta inseguridad en todos lados, la generalidad de las personas se han convertido en verdaderos vigilantes de su entorno, de los autos, personas, actitudes, llamadas, etcétera. Siendo más conscientes de su alrededor y del comportamiento de los individuos.

Esta aptitud de observación se aprecia con mayor recurrencia en las mujeres, las que comúnmente pueden identificar con un grado de exactitud extremo lo que las otras personas visten, sus actitudes y ademanes, pudiendo analizar igualmente sus gesticulaciones y palabras. El caso del hombre es diferente, regularmente son más distraídos o desinteresados en ese tipo de situaciones y por lo general desconocen o ponen muy poca atención a esos detalles.

Esta diferencia natural entre el comportamiento de hombres y mujeres, hace que ese famoso “sexto sentido”, sea atribuible principalmente a las mujeres, las cuales detectan de manera más eficiente los cambios en su entorno y sobre todo en sus parejas.

Este “feeling” de una posible infidelidad, es simplemente la conclusión a la que se llega después de observar cambios inexplicables en las actitudes, actividades o forma de expresión corporal o verbal de la pareja. Por supuesto que estas conclusiones o apreciaciones, se ven influenciadas y magnificadas por la condición personal del observador, como lo es su actividad cotidiana, estado de ánimo, autoconfianza, ambiente social, educación, medios de comunicación, etcétera. Estos factores, inciden directamente en sus conclusiones y en la apreciación de la realidad.

Las mujeres por tanto, son normalmente las que mas desconfían de sus parejas y por tanto las que buscan confirmar si sus sospechas son reales o no. Estas por lo general se equivocan en un 60% de los casos, cuando basan únicamente su percepción en sus propias conclusiones sin tener elementos más tangibles como lo son llamadas, mensajes o correos donde se evidencia con mayor certeza una relación más estrecha con otra persona.

El hombre en cambio, ocupado en otras tareas, más distraído y poco observador, no percibe estos cambios en el comportamiento de su pareja y tiende normalmente a darse cuenta de algún hecho de infidelidad cuando esto ya es evidente. Por lo que su nivel de error cuando tratan de confirmarlo es casi nulo.

Sin embargo, en la actualidad, las consultas en este tipo de situaciones son muy frecuentes tanto de mujeres como de hombres, ya que en los últimos años, los medios de comunicación han abierto una gran ventana a infinidad de posibilidades para la interacción humana, al cortejo y la búsqueda de nuevas alternativas sentimentales, en un mundo donde todo cambia en segundos y las relaciones se estancan.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar