lecturas nuevo

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

31 Ene
Amor con defensas bajas
Escrito por Jaime Kleiman
Leído 1335 veces | Publicado en Ginecólogo
 
Valora este artículo
(1 Voto)

Cuando el amor en una pareja está “intoxicado”, tenemos que ver cuales fueron los mecanismos por los cuales dicha relación se “contaminó” al grado, en ocasiones, de perderse por completo.

Debemos partir de la base científica de que el amor es una serie de cambios bioquímicos, explicados más adelante. Cuando una persona se enamora, se activan en su cerebro algunas zonas (como el córtrex anterior cingulado) que también responde al estímulo de drogas sintéticas produciendo sensaciones de euforia; además, las áreas encargadas de realizar juicios sociales se inactivan.

Curiosamente estas funciones cerebrales no son comunes con especies animales inferiores.

Existen varias formas del amor:

Amor erótico: deriva del instinto de supervivencia de la especie gobernado por los niveles de testosterona y estrógenos (Hormonas masculinas y femeninas) a más alto nivel, más deseo sexual (Líbido).

Enamoramiento: etapa evolutiva que aparece para favorecer la monogamia. En esta etapa hay varios neurotransmisores (Feniletilamina, dopamina, serotonina, norepinefrina y factor de crecimiento neuronal). Cabe mencionar que estas sustancias pueden ser tan adictivas como las anfetaminas. Según algunos estudios, la fase de enamoramiento perdura unos dos o tres años.

Apego a largo plazo: En esta etapa las relaciones humanas se ligan y consolidan acompañando el crecimiento de los hijos. (En esta etapa se secretan hormonas como la oxitocina y la vasopresina.)

Cuando baja la feniletilamina, las personas pueden sentirse cada vez menos enamorados, pero si a esto le agregamos que se han dejado llevar por el sentimiento sin darle el espacio que se merece al raciocinio, seguramente experimentarán insatisfacción, frustración, separación e incluso odio.

Cuando la relación se rompe, el nivel de feniletilamina se derrumba y el cuerpo experimenta una especie de “síndrome de abstinencia”.

Si queremos conservar y desintoxicar el amor, es necesario buscar formas efectivas de convivencia y luchar para que el proceso deje de ser meramente un mecanismo bioquímico.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar