04 Mar
Pruebas de paternidad
Escrito por Adolfo Amescua
Leído 1408 veces | Publicado en Ginecólogo
 
Valora este artículo
(1 Voto)

En mi experiencia como ginecólogo, en un matrimonio es raro que se presente un embarazo que no sea del esposo, ya que la mujer con un amante va a cuidarse de no embarazarse y si se llegara a embarazar, dirá que es de su esposo. En otras ocasiones al ser novios y ser infieles con su pareja, puede la mujer quedar embarazada de alguien más y aprovechar esto para “atrapar” o “amarrar” al novio como supuesto papá y llevarlo al matrimonio.

En muchos casos, el cometido no se logra y los lleva a una ruptura sentimental, cuando alguno de ellos no acepta su “supuesta responsabilidad”. Cuando este caso sucede en parejas muy jóvenes de adolescentes, los padres o ellos mismos toman la decisión de abortarse como solución a su problema. En mi opinión esta situación es más grave que la misma infidelidad.

Si la duda de paternidad persiste, se puede aplicar la prueba de ADN al nacer el bebé, sobre todo para la tranquilidad del papá y de sus padres.

Historia de las pruebas de paternidad

El Dr. Mendel (1822-1884) descubrió e inició las investigaciones de los genes de plantas híbridas y los cruces producidos entre ellas genéticamente. Sin embargo, hasta 1900 el Dr. Landsteiner (1863-1943) descubre los diferentes tipos de sangre en humanos y con los avances científicos de la época, logra confirmar y avanzar más en las leyes del Dr. Mendel.

Estas leyes, que son: Uniformidad, Disociación e Independencia, se refieren a las posibilidades de demostrar la herencia genética en generaciones por venir, aunque esto es muy elemental.
El Dr. Landsteiner, con las leyes previas y los cruces genéticos de los grupos sanguíneos dan cierta certeza para el desglose de la paternidad.

La única ley sin falla es la de la Uniformidad, que significa que si papá y mamá pertenecen los dos al grupo sanguíneo O, todos sus hijos serán O… ó él no es el padre.

Hace unos años, el estudio del desglose del mosaico sanguíneo llegaba a asegurar que él no era el padre, pero cuando coincidía el estudio, el reporte del desglose podía sugerir usted puede ser el padre, sin tener la certeza al respecto.

Continuando con los pasos gigantes en el avance tecnológico de hace dos décadas a la fecha, los estudios humanos sobre el ADN aseguran o descartan con absoluta certeza científica si el ADN del niño o niña corresponde al ADN de su padre y así se declara si es su hijo o no. Este es un estudio costoso pero esclarece la herencia genética de padre a hijo.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar