01 Oct
¿Cómo preparo a mi hij@ ante la llegada de un nuevo bebé?
Escrito por Miguel A. de Leon
Leído 185 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Por Cindell Hernández

Imagina que un día tu pareja te deja la siguiente carta:


Querido(a) esposo(a):

Quisiera poder decirte esto en persona, pero a veces cuando quiero hablar contigo y explicarte ciertas cosas te pones un tanto irritable, eres berrinchudo(a) y parece que no escuchas porque aunque te digo y te digo las cosas haces y me dices lo mismo, así que opté por escribirte esta carta.

Pues, lo que quiero decirte es que va a llegar alguien nuevo a mi vida… Bueno, a nuestras vidas, porque tú y yo vamos a seguir juntos. No va a ocupar tu lugar, pero si lo voy a querer exactamente como a ti. Espero que esto no cambie nuestra relación y de hecho espero que tú seas amable con esta nueva persona porque será alguien muy importante para mí, así como lo eres tú.

Habrá algunos ajustes en la casa, pero te pido que te adaptes rápido a todo y confío en que podrás hacerlo. Te hice una lista de los cambios:

1. Esta nueva persona compartirá la cama con nosotros. Tú y yo podremos seguir abrazándonos cuando nos acostemos, pero de repente tendré que voltearme para abrazarla también.
2. Tendrás que prestarle todas tus cosas cuando te las pida porque es importante que esta persona se sienta tranquila; esto incluye tus cosas favoritas y le regalarás todas esas cosas que yo considere que ya no usas.
3. Quizá el tiempo que pasábamos juntos se reduzca un poco y lo que antes hacíamos sólo tú y yo ahora lo haremos los tres.
4. Ahora te daré menos regalos porque ya tendré que gastar en regalos para los dos y a veces sólo le compraré algo a él y espero que entiendas eso.
5. Esta persona irá con nosotros a todas nuestras vacaciones, paseos y a todos los lugares a los que acostumbrábamos ir.
6. Algunas veces voy a necesitar que me ayudes en algunas cosas que voy a hacer hacia la otra persona y de verdad quisiera que me apoyes incondicionalmente y estés disponible cuando lo necesite. Además, si yo tengo que hacer algo te pediré que lo/la cuides y te encargues de poner atención a lo que necesite en mi ausencia.

Por ahora recuerdo eso, pero seguramente hay otras cosas que cambiarán conforme nos adaptemos a esta nueva relación de los tres, pero ya te iré avisando en el momento o cuando pasen. Mientras, espero que con esto ya tengas una idea de lo que va a pasar y que lo tomes de la mejor manera posible y me apoyes en esto. Yo sé que eres muy inteligente y que podrás con esto y verás que eventualmente hasta lo/la vas a querer. Por el momento no te preocupes, TODO va a seguir igual y hasta mejor.


¡Gracias!
Te amo

¿Qué tal? ¿Cómo te sentiste? Esto fue algo imaginario y probablemente sí te genero alguna molestia, mínima porque tenías el alivio de que no era real. Pero esto es una idea de lo que pasa con los hijos cuando llega un nuevo bebé y para ellos es real.

Ante la llegada de un nuevo bebé, por querer disminuir la molestia, los papás suelen decirles a sus hijos que todo va a seguir igual y que la llegada de un hermanito será lo más bonito del mundo y puede ser que así sea en algún momento de la vida, pero dependiendo de la etapa del desarrollo en la que se encuentre el hijo, quizá en ese momento pueda ser lo peor que le pudo haber pasado.

Para empezar: ¡MENTIRA! Las cosas van a cambiar; por el simple hecho de que el hijo único pasa a ser el hermano en un espacio de convivencia en el que antes tenía un lugar único, por esto es importante saber que ante la llegada de un hermano, el primer hijo o el hijo anterior podría sentirse desplazado pues invariablemente existe una reubicación de lugar; por esta razón, es fundamental que pese a las demandas que implica atender al nuevo bebé, se respete el espacio, tiempo y actividades que ya se tenían con el hijo anterior, en la medida de lo posible.

Para crear una relación sana entre hermanos es importante promover las actividades familiares y compartir con todos los hermanos todos los momentos posibles, así como dedicar tiempo y espacio con cada uno por separado; respetar la individualidad y diferencias entre cada hijo, crear actividades de colaboración evitando la responsabilidad absoluta de un hijo hacia el otro, respetar el tiempo y juego entre hermanos pues el tiempo que pasen juntos a solas contribuye en su complicidad y cuidado mutuo, fomentar la comunicación entre ellos respetando el tiempo en el que cada uno requiera hablar o expresar su opinión y hacer partícipes a cada uno en las vivencias y experiencias de los otros hermanos contribuirá en la empatía y apoyo mutuo. La convivencia fraternal no nace de la responsabilidad del hermano mayor para cuidar al pequeño, eso sólo puede generar molestia y rebeldía por parte del hijo al que se le suma esa responsabilidad y la realidad es que no es su obligación.

La mejor forma de preparar a un hijo ante la llegada de un hermanito es ser honesto sobre los posibles cambios que habrá y ofrecerle la opción de que hagan un plan juntos de convivencia, pregúntale sobre sus inquietudes o miedos sobre la situación, sobre lo que espera que pase, cómo le gustaría que fuera, qué quiere hacer o qué le gustaría que tú hicieras.

Cuida y respeta la relación que ya tenías con él o ella antes de un hermano. Piensa en la carta ¿cómo te sentirías si te pasara?

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar