14 Oct
El Día de muertos y la Infidelidad
Escrito por Ruth Axelrod
Leído 335 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Si bien el titulo podría ser la infidelidad en los días de muertos, quisiera buscar con ustedes como la festividad del día de muertos que implica el manejo adecuado de los duelos queda inserta en el quehacer de la infidelidad.

Estuve el fin de semana en el congreso nacional de la Asociación Psicoanalítica Mexicana que se llevó a cabo en la Ciudad de Morelia, Michoacán donde hubo una asistencia de 700 congresistas trabajando sobre aspectos relacionados con el psicoanálisis y sus técnicas terapéuticas.
Yo estuve a cargo del taller sobre la supervisión técnica de un caso clínico relacionado con aspectos de infidelidad que fue muy exitoso, pues a pesar de comenzar a las 7 de la mañana había muchos participantes.
Porque la infidelidad se relaciona con el duelo? Con los muertos?
No que siempre que alguien es infiel es porque no quiere a su pareja oficial?
Alguien es infiel por muchas razones, y algunas de ellas suelen ser la lealtad con los mayores que han sido infieles también, dando un sello familiar de obligación en relación con la identidad. Por ejemplo, si yo me entero de que mi abuelo o abuela fue infiel, quizá una manera de identificarme con el o ella es siguiendo sus pasos, pareciéndome a ellos y asi puedo sentirme menos sola con mi realidad y me asemejo a ellos que como abuelos me ofrecen protección, aunque sea una fantasía, o bien ,se es infiel como una herramienta alternativa que me distraiga de mis propios dolores emocionales entre los cuales se encuentra la dificultad para hacer duelos y aceptar la muerte.
Parece mas fácil tener aventuras extraconyugales que aceptar que estoy triste o que me hace falta algo mas en mi mundo interno, echándole la leña a la relación de pareja.
Por eso es tan significativa la celebración del 1 y 2 de noviembre.

Es de llamar la atención como en esta época resaltan los aspectos de creencias mágicas que nos permiten pensar el evento de la muerte como algo continuo, que no sucedió, y damos en espacio lúdico a lo impensable, lo ominoso y lo aterrador de terminar la vida ,sin tener certeza sobre el destino final. La fantasía de imaginar a los que ya fallecieron, teniendo la posibilidad de regresar a saludar a sus seres querido inmortaliza a ese ser dándole la fuerza psíquica en la imaginación de continuidad, es decir, este ritual evita la aceptación del final y de la necesidad de elaborar el duelo por la falta de aquel que fallece.
Facilita el ejercicio de la escena de la trascendencia de la especie dejando a todas las almas en un lugar seguro, común , intimo y accesible a la necesidad de doliente de acceder cada vez que lo requiera
En su libro el chiste y la relación con lo inconsciente escrito en 1905 Freud hace énfasis en como la mente busca integrar lo traumático a través del humor y de la risa, de la ironía y el displacer. “Asi como la libertad estética, consistirá en abordar las cosas jugando con ellas”
La muerte así puede ser el fin, pero quizá no.
Las dificultades en la intimidad de las parejas siempre están relacionadas con las dificultades de los participantes en compartir sus mas intimas dolencias y sus mas íntimos miedos. La psicopatología de la intimidad suele atacar los vínculos eróticos .
Cuando estos eventos se salen de la zona de lo privado, suelen generar mucha confusión.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar