Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 114
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5073
06 Ene
El origen de los celos
Escrito por Ruth Axelrod
Leído 2108 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Cuando de celos hablamos, ¿nos estamos refiriendo a un celo o a varios celos? Me llama la atención esta forma de expresión en plural ya que cuando hablamos de afectos lo decimos en singular… Decimos, ¿miedoso o miedosos? Decimos, ¿estoy contento o contentos? ¿Será que cuando se expresan los celos, cuando alguien siente celo lo hace de manera que se refiere a varios sentimientos iguales? O, ¿es una condensación de una respuesta que se siente en varios registros?

Celo se usa para definir la época reproductiva de los mamíferos, quizá esto ayude a clarificar por qué usamos celos y no celo. ¿Para qué son los celos, para qué sirven?
Los seres humanos nacemos con cargas genéticas complejas que predisponen a los cuerpos a respuestas preestablecidas, entre muchas otras se encuentran los celos. No son respuestas que se aprenden, son respuestas que se dan desde el nacimiento. Fuerzas naturales de las famosas pulsiones humanas.

La psicología actual explica que los celos son la respuesta natural ante la amenaza de perder una relación interpersonal importante para la persona celosa. Los celos parecen estar presentes en todas las personas, indistintamente de su condición socio-económica o forma de crianza y manifestarse en personalidades que aparentemente parecían seguras de sí mismas. Una característica que parece destacarse en las personas celosas es tener rasgos de egoísmo. Los celos también tienen relación con la vergüenza que es una respuesta natural del organismo. Muchas de ellas, una vez que los padecen, se sorprenden de si mismas ya que ni siquiera sospechaban que los padecieran.

Entonces los celos son naturales y depende de cada uno de nosotros nuestra forma para modular la respuesta emocional cuando sentimos celos, logrando que sea constructiva o destructiva.
Hay celos que sirven para proteger un territorio emocional, una relación amorosa o para advertirle a uno que se siente amenazado y por lo tanto, se requiere de buscar sentirse mejor y protegido lo cual es posible hacer con amor y cuidado.


Y están los celos destructivos, que son afectos tan intensos y tan poco racionales que cuando una persona los siente solo le queda gritar, lastimar y lastimarse, lo cual desata una cadena de complicaciones que deja a la persona sufriente sola y desconsolada.


Cuando esto sucede, la persona celosa que esta sufriendo requiere de ayuda profesional para que aprenda a controlar esto que duele y que deja un desastre emocional.


Las personas que son los testigos de este desastre también se quedan heridas y con pocos deseos de seguir cerca de la persona irracional.


A veces he oído decir que los personas se ponen verdes de celos… hasta les cambia el color por lo descompuestas que pueden llegar a sentirse, lo cual instala a la reacción patológica de lo celos dentro del terreno de la patología emocional.


Entonces, podría hasta dar pena ser o sentir celos, pero entendemos que pueden ser modulados para volverse una herramienta de comunicación y de conexión si los sabes expresar.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar