04 Jul
Intuiciones y Clarividencia en la pareja
Escrito por SAMAK
Leído 355 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

La clarividencia es un don natural para algunos y un talento que pueden desarrollar aquellos que desean hacerlo.
Muchas personas experimentan clarividencia espontánea cuando son niños. A partir de los 9 años se pierde esta apertura a esos otros planos cuando no se fomenta o se limita. Son pocos los que tuvieron la suerte de no perder esta cualidad mientras crecieron y la siguen experimentando.


Clarividencia es una palabra que proviene del francés y significa “visión clara” es el arte de ver espíritus, entes e imágenes que pueden ser o no visibles ante los ojos de los demás. La clarividencia también incluye la habilidad de ver en nuestra mente colores, símbolos, números caras y escenas.
La clarividencia, además de ser un método para comunicarnos con los seres amados que se encuentran en el mundo espiritual, nos es de mucha utilidad para despertar premoniciones o darle cabida a los presentimientos e intuiciones. La clarividencia es considerada un don psíquico.
El psiquismo incluye otros atributos de claridad, además de la clarividencia, como la claridad de olfato (clarioliencia o hipegeusia), clarigustiencia, claritangencia (toque claro o psicometría), clariaudiencia, claricogniscencia, sensaciones (clariseciencia). Atributos que se corresponden con los 5 sentidos y los chakras. Dichos atributos se combinan para tener un diagnóstico o premonición más acertada. Otros que se añaden como dones psíquicos son la telepatía y la psicoquinesis.
A través de la práctica y estudio se puede activar la clarividencia. Sin embargo, algunas personas aún de adultos siguen teniendo ciertas visiones o presentimientos. En ciertas ocasiones se tienen conexiones muy estrechas a nivel emocional o de sangre con otras personas, debido a que los chakras están unidos y el ADN compartido. Por ejemplo, en una pareja se comparte por saliva, o a través de fluidos genitales; en el caso de parientes por la sangre. Se pueden tener sensaciones de cualquiera de los atributos psíquicos. Se siente lo que el otro está haciendo o sintiendo, o simplemente “se sabe”; esto último, es lo que se llama sexto sentido.
Muchas de las imágenes y los presentimientos son mandados por los espíritus acompañantes y son para prevenir o avisar de ciertos acontecimientos. Hay que hacerles caso a tales intuiciones, siempre y cuando no sean el miedo o la negatividad infundada y lamentablemente constante y psicótica en algunos individuos dañados psicológicamente.
Algunas veces se presienten cosas de la pareja. Simplemente “se sabe”, tal es la claricognisencia, o de pronto se siente un golpe en el corazón, esto seguramente es que un espíritu está avisando. Otras veces se sienten emociones ajenas, llámese la clariempatía. Normalmente esto sucede para que el individuo se haga consciente de lo que está sucediendo y emprenda una acción o tome alguna decisión al respecto. Las imágenes o sensaciones suelen también presentarse en sueños. Es entonces cuando se recomienda acudir a algún experto en interpretación de sueños para que ayude a descifrar su significado o a diferenciar entre una premonición o un sueño biográfico donde se resuelven asuntos de la psique sufridos en la vida cotidiana.
Si no se cuenta con un buen interpretador de sueños, se debe platicar abiertamente con la pareja y comentarle lo que se está viviendo y los presentimientos que se tuvieron.
La confianza es la base de la relación y se debe comentar siempre cómo es que uno se siente, sin inculpar al otro. Tal vez se le puede externar qué necesita para tener más confianza y así llegar a un acuerdo y negociación para el mayor beneficio de ambos.
Cuidado en los casos de celotipia porque dominan las emociones y la víscera en lugar de las esferas superiores del ser. Más que intuiciones, se manifiestan temores y obsesiones, en este caso, cuando la sombra invade al individuo, lo primero es trabajar con uno mismo.
Todos tenemos la posibilidad de exaltar nuestros dones innatos, al incrementar nuestra frecuencia vibracional a través del trabajo personal espiritual, como la meditación y elevación de la conciencia. A veces estamos a un paso y basta con tener la voluntad y decidir tenerlos, pedirlos al ser supremo y estar abiertos a recibir las intuiciones.
Cuando se asumen los propios talentos, todo un nuevo entendimiento se abre. Acerca del mundo interior, del mundo en el que se vive; se incrementa la felicidad, se mira el presente y futuro con claridad. Además, lo más importante es que se descubre quién es uno mismo realmente.
Por Samak


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar