26 Jun
RELACIONES PASAJERAS
Leído 286 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

El noviazgo se ha venido transformando en sus prácticas, dando lugar a una serie de variantes en sus diversos tipos de vínculos, donde el noviazgo entre una joven pareja heterosexual, sigue siendo la relación más reconocida y central en el contexto de los pares y en algunos casos en la familia; sin embargo, existen otros tipos de nuevas variantes.

Algunos aspectos claves del noviazgo en la actualidad:

• Hoy día se caracterizan por una mayor apertura a la inclusión de las relaciones sexuales.
• Hay una relativización del matrimonio como fin.
• No involucra la convivencia/coexistencia.
• Ausencia de estrategias de vida y/o de economías compartidas (no hay dependencia económica de ninguna de las partes).
• Se entiende y se vive como una situación temporal.
.
Algunos de los rasgos actuales y singulares del noviazgo en la actualidad que son importantes de tener en cuenta, son:

• La convivencia permanente –la unión conyugal, unión libre o el matrimonio- no
representa una meta o fin en muchas de las formas de noviazgo contemporáneas.
• Se expresa una vida sexual activa, es decir, tener relaciones sexuales es algo frecuente e importante en las formas actuales de esta relación entre las y los jóvenes.
• Existe una mayor apertura (dependiendo de la edad, duración del vínculo, contexto cultural y social en el que se vive, etc.) a la inclusión de las relaciones sexuales como parte del noviazgo y una relativa disminución de la relevancia del matrimonio, bien como marco para validar la presencia de las relaciones sexuales, o bien como elemento fundamental en el proyecto de vida de las personas.
• Otro rasgo singular del noviazgo en la actualidad, es que no siempre el amor es
entendido como el elemento central de la relación.
• Además, existen más formas variadas de vinculación afectivo-erótica entre los jóvenes que admiten diversas denominaciones: amiguitos, amiguitas, frees, amigos con derechos.


Esta estratificación de las relaciones puede implicar, en la práctica, algunas formas de justificación de situaciones o ejercicio de violencia en las relaciones afectivo-eróticas, en la medida en que se considera que esas formas de vincularse no son “serias”, “estables”, ni “duraderas”, y que, por lo tanto, a pesar de ser reconocidas por los pares, representan espacios sin límites claros y de experimentación.

Son nuevas formas de vincularse y se establecen, al parecer, con finalidades muy
específicas como tener diversas actividades eróticas consensuadas (por ejemplo,
el “free”), o donde se puede mezclar una relación de afecto o amistad con el ejercicio de prácticas eróticas (“amigovios”) y en donde, como en cualquier otra relación de género, aparece la mediación del poder.

Cambios generacionales

El noviazgo ya no es considerado como un preludio inmediato al matrimonio sino una oportunidad de conocerse, de compartir actividades y de establecer un intercambio afectivo y erótico que sea mutuamente gratificante.

Puede haber un sentido de carencia de límites y compromisos a más largo plazo o establecerse la promesa de una vida futura compartida, pero en ambas circunstancias se puede ejercer violencia hacia la o el otro en la relación si una o
ambas partes se apegan al sistema tradicional de creencias y actúan en consecuencia.

Aspectos del amor y enamoramiento en jóvenes

Las prácticas de las relaciones de amor y de enamoramiento de las y los jóvenes se han transformado junto con las nuevas condiciones sociales y culturales, avanzando hacia códigos más diversos y plurales.
Sin embargo, aún operan mecanismos y prácticas tradicionales basadas en la división desigual de género y en una larga historia de educación sentimental basada en los valores de una ideología romántica dominante que reproduce las desigualdades sociales.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar