29 May
Ser o no ser infiel, ese es el dilema.
Escrito por Ruth Axelrod
Leído 246 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Existen muchos mitos urbanos acerca de la infidelidad.
Algunos pueden ser compartidos, pero otros suelen ser muy personales e incluso privados y hasta inconscientes.


¿Es fácil ser infiel? Los mitos o creencias responderían que, si es fácil tomar la decisión de romper acuerdos hechos, y se considera que resulta insignificante que una persona comprometida se relaciona con un tercero sin angustia alguna.
Sin embargo, la infidelidad se estructura sobre el conflicto psíquico individual donde la angustia matiza los resultados. Si esto no fuese así, no habría ni dudas, ni castigos, ni culpas, ni oposiciones, ni secretos.
El conflicto psíquico es definido como una pequeña batalla silenciosas que se lleva a cabo en nuestra mente, Es el escenario de dos tendencias opuestas, ya sea en pensamientos, emociones o reglas que buscan coexistir en el mismo individuo al mismo tiempo. Puede adoptar la forma de dos impulsos contradictorios, uno representado por un angelito, y el otro por un diablito tratando de llegar a un acuerdo de cómo reaccionar.
Experimentamos conflictos internos continuamente y suceden varias veces cada día, y hay quienes lo pueden manejar con un monto de angustia adecuado, pero hay personas que lo sufren mucho y llegan a niveles de ansiedad que de forma patológica los hacen sufrir en extremo.
¿Que le sucede a una persona la primera vez, y cada vez que decide ejercer su sexualidad extraconyugalmente?
Es evidente que el manejo emocional frente a la diversidad de opciones y tomando en cuenta las razones por las cuales se decide ser infiel generan en cada persona una amplia zona de ansiedad, y muchas veces este espacio es adictivo. Es una emoción que deja al sujeto lleno de eso que lo motiva a la búsqueda de ese sentimiento que lo aleja de la vida cotidiana y de su vacío existencial.
No es un evento simple, aunque sea repetitivo y crónico.
Las variables que provocan la infidelidad son muchas, pero también son muchas las variables para evitarla.

Tres pasos para aprender a manejar los conflictos emocionales
1.- La capacidad para analizar la situación que está generando el conflicto
2.- Autocontrol frente a la respuesta emocional que genera la contradicción interna frente al conflicto, lo más serio es no perder el control de los afectos, hay mantenerse en los pensamientos que están logrando encontrar una forma nueva de organización
3.- Manteniendo la calma es posible buscar soluciones, ya sean las que ya se conocen o bien, intentar nuevos caminos para nuevas formas de solucionar la ambivalencia, la confrontación y la ansiedad frente al conflicto emocional frente a la provocación del sentimiento adictivo, el secreto y la trasgresión.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar