29 May
Te amo...Pero de lejitos
Escrito por Ruth Axelrod
Leído 1467 veces | Publicado en Psicólogo
 
Valora este artículo
(1 Voto)

La distancia en el amor es un tema ardiente.
Arde para el que requiere mucha cercanía y arde para el que requiere lejanía.


Siempre es un tema polémico, y suele generar muchos conflictos para que el equilibrio amoroso tolere las diferencias.

La distancia emocional es una variable que se va modificando con el desarrollo del proceso natural del amor romántico.

Cuando estamos entrando a una relación amorosa nueva, las personas suelen enamorarse y es en esta etapa cuando ambos participantes desean estar muy cerca y muy juntos, toleran y disfrutan de tocarse y mirarse, de hacer el amor frecuentemente y de prestarse el espacio de la vulnerabilidad psíquica de cada uno. Se cuentan sus secretos, se acompañan y se extrañan.

El enamoramiento genera ese espacio mágico de las fantasía compartidas de querer armar pareja para siempre y vivir juntos hasta que la muerte los separe. La idealización permite que cercanía genere sensaciones de protección, de tranquilidad, de equilibrio, de que no hace falta nada mas en el mundo que estar juntos para ser feliz.

Este cuerpo para dos tiene tiempo de caducidad. Y cuando la realidad invita a encontrar quien es quien en el amor, se va requiriendo de menos intensidad corporal y es de otra manera la forma de interactuar.

Uno o el otro requiere diferenciarse para seguir creciendo, como sucede siempre en el desarrollo normal. Pegaditos pero ya no tanto.

La dependencia suele ser importante pero siempre en dosis se salud y de respeto, y si alguno de los dos reclama mas cercanía el otro puede sentirse obligado.

Aquí se requiere de un moderador interno para buscar que tan cerquita están cómodos los dos.

Se llega al matrimonio como opción, y de ahí a la formación de la familia, y cada etapa va modificando la distancia emocional.

El primer embarazo es un evento que reacomoda dos cuerpos para dar lugar a un tercer cuerpo, evento que re ajusta las distancias físicas y las emocionales

Los bebes sirven para abrir el espacio real y emocional entre los miembros de la pareja para dar lugar a sus retoños y anidarlos para crecer entre ellos.

Este proceso natural del amor de las parejas y de las familias es un reto, es decir, que a pesar de los hijos, la pareja siga estando cerca pero ya no se puede tanto.

Otro evento interesante que modifica la distancia entre la pareja es el nido vacío, es cuando los hijos ya adultos dejan el nido, la casa y los padres requieren de volver a un encuentro nuevo y viejo a la vez

Pero mas allá del proceso vital del amor, que sucede cuando en épocas normales alguien se siente que se asfixia? Que requiere aire para seguir?

Es mas fácil enojarse y pelear para lograr distancia emocional que pedirla verbalmente porque no estamos acostumbrados a que dentro del espectro de salud mental, las personas respeten el espacio vital

Es sano sentirse fresco en el amor, asi que si te suele pasar algo de esto vale hablarlo y buscar como refrescarse el espacio personal si agredir el espacio del amor.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar