banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

30 Abr
¿La infidelidad es una conducta aprendida?
Escrito por Jeannette Raifer
Leído 623 veces | Publicado en Sexólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)


Zumaya define la infidelidad “como un fenómeno interaccional triangular y siempre desde la óptica de los afectados, puede ser conceptualizada como un continuo que va desde el involucramiento emocional que contenga los elementos de atracción y, sobre todo, secreto, hasta la ocurrencia eventual o continua, con o sin involucramiento emocional, del ejercicio de la sexualidad fuera de una relación de pareja, casada o no, homo o heterosexual, que suponga una exclusividad sexual” (Zumaya1964)


Existen en nuestra sociedad códigos de conducta tanto religiosos como sociales que rigen nuestra vida comunitaria. Así como el robar o secuestrar es penalizado, la infidelidad de una de los miembros de una pareja es no aceptada y hasta poco tiempo penalizado por ley.
Desde la biología, la fidelidad sexual no existe, la que si se ha comprobado su existencia es la fidelidad social, esta persiste aún si los miembros de la pareja tienen encuentros sexuales con otros.
En estudios de 1994 aportan que un 55% de los varones y un 45% de la población han sido infieles a sus parejas. El incremento de la infidelidad es dado según las investigaciones por las modificaciones sociales tales como: la entrada de la mujer al campo laboral, el uso de anticonceptivos, la falta de tiempo e interacción entre las parejas, la falta de una comunicación clara, realista y tomándose en cuenta, dado que, si no se piensa en el otro, no hay pareja.
La infidelidad como lo señala Zumaya y sus colaboradores ocurre por diversas causas: búsqueda de aventura, privación sexual, curiosidad sexual, insatisfacción sexual, falta de novedad, de pasión o de intimidad o por aburrimiento.
El ser humano es monogámico social más no sexual dada por nuestra herencia mamífera; son los factores psicosociales los que rigen la monogamia que considera a la infidelidad como una falta de lealtad hacia un compromiso adquirido.
En conclusión, la fidelidad o la infidelidad no están inscritas en nuestros genes en una decisión de parte de la pareja si la llevan a cabo y la cumplen o no…
“Somos infieles por naturaleza y fieles por decisión” Jeannette Raifer

Mario Zumaya, “Infidelidad”,1964


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar