01 Jun
¿Porque fui infiel?
Leído 2929 veces | Publicado en Sexólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Consideró qué hablar de este tema es muy relevante y además responde a una realidad muy inquietante.

Hoy en día de una manera u otra las personas siguen eligiendo vivir en pareja de una manera preferente, a pesar de todo sigue estando de moda el matrimonio, Sí ya no De manera exclusiva puesto que en nuestra modernidad se ensayan otras formas de convivir en pareja, ya sea en unión libre, yo incluso viviendo en domicilio separados, Pero considerándose, una pareja.
Cuando se hace este compromiso de una manera explícita o en ocasiones de manera implícita el compromiso excluye una relación romántica afectiva, así como involucración erótico sexual con alguien distinto de la pareja elegida. Sin embargo, lo sorprendente es Que a pesar de este compromiso voluntario en nuestro mundo actual más del 50%de hombres y mujeres que han establecido este compromiso lo rompen.

En algunas estadísticas se ha llegado a plantear porcentajes en varones de cerca del 90% y en mujeres en más de un 70% y cada día aumentando. Por eso consideró Qué es muy relevante lo que cada quién comete una infidelidad puede decir al respecto.
Está es una pregunta qué se hace frecuentemente después de una crisis ocasionada por una infidelidad, crisis que desestabiliza a la propia persona a su pareja y a su familia. Es decir, Qué provoca cambios profundos en la vida de un sujeto y su entorno.
Por ello es curioso escuchar que muchas ocasiones la respuesta a esta pregunta; son del tipo no lo sé, no sé qué me ocurrió, no sé porque lo hice, no imaginé llegar tan lejos, se fue dando y cuando acordé estaba más involucrado de lo que hubiera querido.

Respuestas que nos hablan de motivos inconscientes, es decir desconocidos para la propia persona. Tal vez la invitación es para pensar esta pregunta en tiempo futuro; ¿sería yo infiel? Ya que, en este mundo tan lleno de oportunidades, estímulos la ocasión para la infidelidad es muy frecuente.
Por ello debemos reflexionar en esta pregunta antes de que se presente la ocasión. En el mejor de los casos tendríamos una respuesta meditada no quiere decir que esto sería un seguro una prevención absoluta para involucrarse en una relación cuando se está comprometido en una relación originaria.

Se trata más de un diálogo interno qué de una postura pública, se trata de ser absolutamente honesto consigo mismo. Se puede ser infiel por ego, porque una oportunidad que halague el ego no puede dejarse pasar. Se puede ser infiel por inseguridad o por baja autoestima, como una manera de compensar esta carencia. Cuando la pareja dejó de alimentar nos el ego, la vida cotidiana devoró las atenciones Y las voces de estímulo y valoración que se tienen en la primera fase del establecimiento de una pareja. Frases alusivas al atractivo, algo interesante, a la inteligencia u otras características que en su momento fueron motivo de mención e incluso admiración en la pareja dejaron de estar presentes en la interacción cotidiana.

La infidelidad por novedad, por salir de la rutina, por escapar del agobio que en ocasiones las dificultades de la vida presentan. Es entonces qué locación para la infidelidad se convierte en un enorme Tentación como un pretendido alivio a esta condición de vida qué puede ser momentánea y transitoria o que incluso puede vivirse como una condición de demasiada duración.

También puede ser infiel quién poco reflexivamente puede considerar lo como un derecho personal a la gratificación incluso a la simple diversión, considerando que mientras se mantenga en secrecía no tendrá ninguna repercusión. Las más de las veces consideración errónea ya que está secrecía difícilmente se sostiene de manera indefinida, Generalmente en algún momento de manera inesperada sale a la luz y como una cascada trae consigo las repercusiones pretendidamente evitadas.

Cuando por otro lado se es infiel con toda conciencia y a sabiendas de las profundas consecuencias que ello conlleva, la persona afrontara las mismas en toda su magnitud. Aunque está postura es más bien rara.
No pretendo abarcar exhaustivamente el tema, en esta ocasión es más una invitación a la reflexión sobre el tema tan paradójico siendo qué tantas parejas se comprometen y posteriormente se fallan con consecuencias tremendamente dolorosas en lo emocional y muchas ocasiones en una catástrofe patrimonial echando por la borda ilusiones y trabajo de muchos años. Y según se relata por una efímera satisfacción que no compensa las enormes pérdidas.

 


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar