28 Feb
A mi..., me gustan mayores.
Escrito por Jeannette Raifer
Le├şdo 665 veces | Publicado en Sex├│logo
 
Valora este art├şculo
(0 Votos)

Esteban Cañamares es psicólogo clínico y sexólogo señala en su artículo:

“Las parejas formadas por personas que difieren mucho en edad tienen dificultades añadidas a las de cualquier otra. Se debe ser consciente de ellas y de cómo solucionarlas. Quince años o más de diferencia entre una persona aún joven, de menos de 25 años, y su pareja, o de 20 o más años entre una persona ya madura y su compañero/a sentimental, constituye, sin lugar a dudas, una dificultad extra en cualquier relación. Si la diferencia es de 25, 30 o más años los problemas añadidos son de tal magnitud que ignorarlos constituye una temeridad. Este tipo de pareja no es infrecuente…”


Existen causas reales por las cuales se dan este tipo de relaciones, en el imaginario colectivo de nuestra sociedad es frecuente encontrar pensamientos tales como: “ella se casó por el interés económico”, o “el desea rejuvenecerse...”, siendo más un tipo de contrato mercantil que de pareja como tal. Relaciones que se dan con más frecuencia en niveles económicos altos y las cuales terminan cuando él o ella fallecen
Es frecuente encontrar que en las relaciones de estas parejas celos, infidelidades, desinterés emocional por parte del más joven. En otras, la búsqueda de “una madre”, que cuide, consuela, atiende o “del padre” que protege, satisface necesidades, abraza en momentos de angustia, situaciones normales en toda pareja, más en este tipo de relación se acentúan los deseos maternales o paternales.
El autor señala:
Son varios factores los que suelen estar presentes en éstas relaciones en las que él podría, por edad, ser el hijo de ella:
´éž El miedo de la mujer a relacionarse con hombres de su edad, a quien viven como “más peligrosos”.
´éž La necesidad del hombre de reeditar la etapa de cuidados maternales seguramente no satisfechos en la infancia.
´éž La necesidad del hombre y de la mujer de dirigir hacia personas viables sus deseos sexuales, ya que no pueden hacerlo hacia sus progenitores y descendientes respectivamente.
´éž El deseo de ellas de vivir la etapa juvenil en la que no quedaron mínimamente satisfechas sus expectativas vitales.

A su vez, existen y se dan parejas que se atraen y se complementan tanto en su vida afectiva como en la sexual y están en la posibilidad de ser compatibles dado que amor, interés por el otro se da de manera tan natural que llegan a formar una pareja estable y bien avenida.
Fuente: www.siquía.com .mx


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


C├│digo de seguridad
Refescar