23 Feb
¿Cuándo se es más Infiel?
Escrito por Jeannette Raifer
Leído 3979 veces | Publicado en Sexólogo
 
Valora este artículo
(4 Votos)

La infidelidad es vivida como una de las peores traiciones que enfrenta la pareja. En general se piensa que el infiel es el culpable, más sin embargo, la infidelidad es sólo el resultado de las crisis de pareja. Esta no es sólo sexual pues el conyugue infiel deposita en el otro aspectos que su pareja no le brinda y estos pueden ser intelectuales, sexuales, físicos y emocionales. 

Rougemont, estudioso del amor señala la paradoja del matrimonio, plantea que a los conyugues se les piden dos cosas opuestas la pasión y el amor: la llama de la pasión que rompe, mueve y enfrenta y el amor de rutina hundido en la certeza de la monotonía……

En la nueva realidad que se vive hoy, nos enfrenta a nuevos modelos de relación como lo observamos en una encuesta realizada por una consultoría alemana y publicada en un periódico diario de la ciudad el 26 de junio del 2012 y que señala que las redes sociales rompen el amor al dar como noticia que: “pasar largos períodos en las redes sociales pueden ayudar a socializar, pero su abuso puede ocasionar daño pues dos de cada diez personas han terminado su relación debido a las actividades que se realizan en dicho espacio”….si tomamos en cuenta que en su inicio era para estudiantes entre los 18/29 años o sea adultos jóvenes, hoy en 2012 se inician en su uso desde los 10/12 años hasta mayores de 65. Lo cual amplia la posibilidad de enfrentar desengaños amorosos/amistosos desde etapas tempranas hasta la Tercera edad.

Para el “mal de amor” no hay etapas, el juego amoroso se abre dado que la individualidad prevalece sobre la familia, se busca afuera aquello que se siente que no es satisfecho. Una infidelidad siempre significa una situación complicada dado que hombres y mujeres son diferentes: la mujer valora mucho más la parte emocional, les cuesta disociar un encuentro sexual de la pareja sin que haya sentimientos; así además del componente físico, se siente herida en su amor. El hombre puede mantener relaciones físicas (sexuales) sin involucrar un componente afectivo. Eso lo hace mucho más libre, más propenso a vincularse con otra persona; por ende, sin tanta complicación.

Para enfrentar el dolor de la infidelidad es importante aceptar que se está en una crisis de la relación, crisis que puede ser solucionada si ambos participantes están en la disposición de encontrar soluciones para su proyecto de vida en común. Para el logro y superación de la crisis en primer lugar es el acudir a un profesional que les ayude a:

1.- Establecer adecuados patrones de comunicación. El tener la posibilidad de plantear lo que nos disgusta al igual de lo que nos gusta, de lo que se acepta y lo que no ayuda en gran medida al manejo de las diferencias entre los cónyuges. Al igual, el poder manifestar y dialogar acerca de las expectativas con las cuales se llega a la relación clarifica en gran parte que es lo que une y qué es lo que separa.

2.-Comprender que la infidelidad extramarital se da, no tanto desde lo sexual como ante la necesidad de uno de sus miembros de sentirse escuchado y atendido por otra persona. Situación frecuente al nacer los hijos, puesto que el miembro masculino en muchas ocasiones se siente desplazado de la atención de su pareja y ella percibe su abandono. Escenario común en las relaciones de pareja.

3.- O, entender que lo que la desencadena es el temor a la dependencia y a la falta de límites. Uno de ellos percibe que el otro amenaza su independencia y autonomía y el amante es el medio de no sentirse “devorado” por el otro.

4.-O, se da cuando se requiere satisfacer la necesidad de enamoramiento, etapa de fusión, de idealización.

En la realidad cotidiana cuando un hombre le es infiel a la mujer, está vive la experiencia de una perdida de sí misma, siente que ya no es valorada y sus sueños (de pareja) se derrumban dado que para ella el no ser valorada le impide acceder a una verdadera vida, llena de amor.. En el caso del varón, la infidelidad ataca a su virilidad y puesta en duda. Evento que lo hace vivir sensaciones de pérdida de su lugar ante sí mismo como ante los demás.

Por lo tanto para salir de este marasmo afectivo amoroso es importante recurrir a:

En el caso de la mujer:

  1. Independencia económica
  2. Afirmación emocional
  3. Buscar situaciones que la lleve a mejorar su autoestima.
  4. Intentar dejar de ser dependientes del sueño del amor.

En el caso del varón:

  1. Encontrar en lo cotidiano los elementos que le hagan sentirse bien:
  2. Mejorar su nivel educativo, sus ingresos, sus relaciones.
  3. Establecer pautas que ayuden con su autoestima, en nuevos caminos.

Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar