lecturas nuevo

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

27 Feb
De la Sumisión a la hipersexualización. Primera parte.
Escrito por Jeannette Raifer
Leído 1061 veces | Publicado en Sexólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

La posición de la mujer a través de la historia ha sido la de una dependencia total hacia el padre. marido, hermanos…, dice La Biblia:
“Y.., Dios dijo a la mujer:
“En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos; y con todo, tu deseo será para tu marido, y él tendrá dominio sobre ti”. Génesis 3:16

 

En Corintios:

“Y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa; porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia.” Corintios11:5.

Desde la Grecia antigua y posteriormente en Roma, la mujer fue considerada en un status social inferior a la del varón, situación que se mantuvo hasta los inicios de la Liberación Femenina en la década de 1960/70, a pesar de que durante la Revolución Francesa, 1789/99, las mujeres buscaron la igualdad de derechos con el hombre sin lograrlo.

Aristóteles (384 - 322 BC), filósofo y pensador griego consideró a las mujeres como “seres humanos defectuosos” y declara que:

“Las mujeres son varones estériles: "La hembra, ya que es deficiente en calor natural, es incapaz de preparar su fluido menstrual al punto del refinamiento, en el cual se convierte en semen (es decir, semilla). Por lo tanto, su única contribución al embrión es su materia, un campo en el cual pueda crecer. Su incapacidad para producir semen es su deficiencia". Y continúa: “la razón por la que un hombre domina en sociedad es su inteligencia superior.

Sólo el hombre es un ser humano completo. La relación entre el varón y la hembra es por naturaleza aquella en la que el hombre ostenta una posición superior, la mujer más baja; el hombre dirige y la mujer es dirigida".

Pensamientos que colocaron a la mujer en una posición de sometimiento por siglos, en los que se aceptaba al marido como el señor, el dueño y maestro. La mujer, estaba a la disposición para lo que el hombre deseara; él era el dueño absoluto de todo: dote, hacienda, hijos…,para la mujer sólo le era permitida la maternidad y el cuidado de hijos y casa, sus deseos, necesidades y su sexualidad, no eran tomadas en cuenta, se encontraban inhibidas, sometidas salvo si se era cortesana o prostituta.

Sometimiento impuesto, sometimiento encubierto con deferencias caballerescas, con regalos, con cuidados preferenciales por ser frágiles y débiles……control encubierto del deseo inhibido

Llega la liberación femenina, 1960/70, y con ella la liberación sexual…, junto a igualdades sociales, políticas, recursos monetarios, independencia, reconocimiento, se alcanza la libertad sexual, el control de la maternidad y por vez primera en la historia para muchas mujeres hay autovaloración, se ha dejado atrás el sometimiento…

Se obtiene el placer” infinito”, lo multiorgásmico…, condición que inhibe y asusta al varón, se le castra…, o se le convierte en objeto que se vende para el disfrute de las féminas.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar