01 Sep
Seguir en la relación después de una infidelidad…
Escrito por Marisela Tinajero M.
Leído 2054 veces | Publicado en Sexólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

¡Qué gran dilema!


La mayoría de las personas en nuestra actualidad establecen relaciones de pareja desde sus expectativas y en particular sin negociarlas, se van a la relación suponiendo que él otro o la otra tienen claro lo que cada una o uno quiere.

Y pocas veces hacen acuerdos explícitos eso que esperan la una de la otra, el uno del otro, lo que lleva a promover un sinfín de conflictos entre ellos que suceda una infidelidad.

Si partimos que en nuestra cultura occidental lo establecido es la monogamia, el casamiento, la heterosexualidad y vivir juntos para siempre hasta que la muerte nos separe, esas premisas nos hacen llegar a las relaciones de pareja, creyendo que así sucederá y lo otro sin cuestionarlas o ponerlas en la mesa de los acuerdos explicitados. De modo que, la infidelidad es para la mayoría una acción no válida en la relación y sobretodo porque el mandato social es “la monogamia”.
Aunado a esto, los pilares de las relaciones de pareja, como la comunicación, el respeto, la intimidad, la relaciones sexuales y la confianza son elementos que se conjugan y juegan un papel básico para el mantenimiento y fortalecimiento de éstas, sin embargo ante una infidelidad varios de estos pilares se fracturan, en particular la confianza, que a su vez arrasa con la comunicación, el respeto, las relaciones sexuales y por supuesto la intimidad.

¿Qué hacer?

Varias cosas, la primera es poner en la balanza lo que YO quiero para mí y preguntarme si estoy dispuesta o dispuesto de continuar con la relación para seguir construyendo en pareja y no para destruir lo que quedé de la misma.
Identificar si aún es posible negociar y esto entiéndase, no solo que nos diga “que no vuelve a suceder”, “que me ama” y “no sabe cómo pasó”, sino, preguntarse y clarificar a partir de ahora que acuerdos tendremos, si vuelve a pasar por parte de cualquiera de las partes involucradas, que haremos, cuáles serán las consecuencias de nuestros actos, que estoy dispuesta o dispuesto de poner en la relación para que funcione y a que no me puedo comprometer.

Cuando hay claridad desde la realidad y no desde lo que esperamos que suceda, nos permite seguir caminando en Bien Estar y dejar de lado (por más doloroso que sea) nuestras expectativas o idealizaciones respecto de lo que yo quiero que la otra parte de la pareja haga, diga, sienta o piense para conmigo o para con la relación.
Por lo que, si logramos llegar a establecer acuerdos claros, concretos, los llevamos a cabo, asumimos las consecuencias y nos atrevemos a favorecer día a día cada pilar que conforma las relaciones seguro podremos continuar en la relación después de una infidelidad.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar