“En este mundo no se consigue nunca
lo posible si no se intenta lo imposible
una y otra vez”.
Max Weber (1919)


“(…) el tipo de humanidad que en el otro ser preferimos,
dibuja el perfil de nuestro corazón”
José Ortega y Gasset (1973:136)

Cuando una pareja toma la decisión de unir sus vidas y compartir un espacio común, sea por la vía de un contrato legal o de palabra, deberán considerar que ese vínculo no sólo atañe a dos.

Tratar de convencer a otra persona es indecoroso,
es atentar contra su libertad de pensar o
de creer o de hacer lo que le dé la gana.”

Poeta Jaime Sabines.

¿Recuerdas cuando, en tu infancia, fuiste de visita a una casa y por algún motivo descubriste que el funcionamiento familiar era diferente al que conocías?

Hacer alusión a la violencia doméstica es referirse a la ocurrida en las familias. Se trata de un fenómeno mundial, el cual, a partir de acciones emprendidas por el movimiento amplio de mujeres en todo el mundo, se han reconocido las graves consecuencias y se ha roto el silencio de la sociedad.

Esta reflexión se plantea, principalmente, para quienes están ejerciendo la maternidad o la paternidad. Alguien podrá pensar: ¿por qué habría de leerlo yo, si aún no tengo hijos? Sin embargo, es probable que en algún momento de tu vida decidas cambiar de estatus y este análisis podría ser de utilidad a futuro; en parte, puede ayudar a detener los reclamos de quienes señalan que no les dijeron cómo ejercer esta difícil “profesión”.