Considero que abordar el tema del amor es aproximarse a uno de los más grandes enigmas de la humanidad. Entrar en esta compleja materia con la finalidad de aclarar ciertos aspectos de lo que comúnmente hemos denominado “el amor en pareja” nos lleva a plantear que el amor como condición y praxis humana se expresa en el marco del horizonte cultural marcado por quienes nos precedieron, porque el discurso de la cultura es lo que otorga sentido y significado a nuestras actitudes y acciones; con ella crecimos, la tenemos internalizada y la expresamos a través de cada suspiro, ilusión y hasta posición erótica.

A finales del año 2013, nos percatamos de una serie de escenas, videos y fotografías en las que el Presidente de la Nación más poderosa del Mundo, el carismático Barack Obama se entretenía tomándose fotos con la guapa y bella Primer Ministro de Dinamarca, la Sra. Helle Thorning Schmidt y el alegre y no menos bromista, el también Primer Ministro Británico David Cameron. La escena de alegre intercambio de fotografías, provocó la molestia de la esposa de Obama, la gallarda y distinguida Michelle Obama.

En estos días en que estamos estrenando el 2014, convendría hacer un alto en el camino para decidir cambios en nuestras vidas y darnos la oportunidad de enfrentar retos, abordar pendientes o cerrar ciclos, y bien podría ser el caso de pensar en la fidelidad.

02 Dic

A veces se piensa que sobre la infidelidad se tiende a exagerar y fácilmente se puede pensar “¡Total! ¿Qué tanto es tantito?”, sin pensar mucho en las implicaciones.

Hay hechos sociales que al multiplicarse por millares generan fenómenos sociales que en no pocas ocasiones pueden alcanzar niveles alarmantes y generar vacíos en las formas en las que una sociedad, comunidad, localidad o grupo humano esté acostumbrado a convivir, convirtiéndose potencialmente en un agente de desequilibrio social.

En esta época de grandes avances, transformaciones tecnológicas y científicas, se corrobora que los cambios sociales son lentos y traen consigo resistencias al cambio que paulatinamente se pueden ir debilitando. Ahora se puede decir que las cosas han cambiado, pero no tanto, y es justamente en el ámbito de la sexualidad en el que se perciben dificultades incluso para hablar sobre el tema.

¡Gloria, hermana!, ¿te das cuenta que otra vez llegas tarde y que por tu culpa Andrea se perdió su clase de ballet y la oportunidad de asistir a los ensayos del ballet Bolshoi, ahora que viene a la ciudad? ¡Mi marido me dijo que no te dejara a la niña porque tu situación sentimental nos iba a afectar tarde o temprano!