banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBANNERSUPERIOR_FINAL.jpgbanner-RANDOM-HOUSE-2016-pagina-final.gif

Hablar del Climaterio o de la Menopausia, es abordar un tema lleno de representaciones culturales que van variando de una cultura a otra; por lo que más allá de dar sugerencia alguna nos permitimos hacer una breve descripción de algunas formas de ver o sentir de cada sociedad este procesos biológico natural en las mujeres y cómo se asimila, en nuestra cultura que supuestamente es más “educada o enterada” que otras.

En nuestra cultura, existen lenguajes ocultos; que le indican a la misma comunidad con quienes sí deben casarse, del porqué sí o del por qué no, las que comentaremos en la parte final de este documento. Ahora veremos a un “agente consumidor de matrimonios”:

     Los Celos.- Entre las causales más comunes para que un matrimonio fracase, están los celos, sean por supuestas o reales infidelidades, por celos profesionales, afectivos, etc. Pero siempre habrá un pequeño o gran ingrediente de celos en una      ruptura sentimental.

Una de las primeras reflexiones que debemos de comprender es que si bien matrimonio y familia no son exactamente lo mismo, van en una construcción paralela y no puede haber o existir el uno sin el otro, pues al llevarse a cabo un matrimonio automáticamente estamos frente a una familia, la cual puede ser de dos o más personas. Mucho se ha comentado que el matrimonio como tal, ha dejado de existir en sus formas tradicionales, es decir: Papá, Mamá, hijitos, abuelita; además del perico, perros, gatos y hasta se incluyen hasta yernos y nueras…

En esta temporada, un sinnúmero de culturas dejan ver sus diversas expresiones hacia la muerte y esta de ser un echo natural que determina el fin del ciclo de existencia de un organismo biológico, como lo somos y que esta circunstancia, deja de ser algo hasta necesario, desde una lógica de regeneración de cualquier especie para dar paso a una expresión colectiva que coadyuva no solo a superar el dolor de pérdida, sino que además permite a los integrantes de una célula social, dar viabilidad al deceso de un ser querido

Hablar sobre las diferencias en la pareja, remite a este “brochero del papel virtual” a honrar a dos mexicanos que han logrado conservar su matrimonio a lo largo de 50 años. Él, mi padre de Saltillo, Coahuila, que vino al D.F. a estudiar Ingeniería en la UNAM en el ya lejano año 1953. Ella, mi madre capitalina con sangre hidrocálida que estudiara piano en San Antonio Texas. Ambos encontraron y sellaron sus destinos, al conocerse en esa década y decidiendo unirse en sagrado matrimonio en 1960.

Mucho se ha comentado sobre el efecto que tienen los medios cibernéticos en las relaciones sentimentales en los últimos 15 años, que es la fecha en la cual arranca, por así decirlo, la costumbre de intercambiar correspondencia, la cual se inició como un método de agilizar procesos bancarios y que ya venía funcionando como un elemento en los aparatos de seguridad de naciones de avanzada como los Estados Unidos y la ex URSS en la década de los 70´s, en plena guerra fría.

Pero curiosamente el Internet fue ideado, aunque no creado, en el movimiento hippie norteamericano de finales de los años 60´s y principios de los 70´s como una forma de vincularse entre determinadas sociedades del giro que animaban a una conciencia global y que al paso de los años fueron sustituidas por movimientos feministas, ecologistas, de tipo new age, hasta llegar a los holísticos. Todos de una forma u otra proponían una sociedad basada en valores universales en los que el racismo tenía que desaparecer y el derecho a la igualdad tenía que prevalecer, y señalaban como necesaria una forma de comunicación que les permitiera a todos esos conglomerados humanos una interacción rápida, ágil y simple; sobre todo funcional, accesible y barata.

Mucho hemos escuchado de las particularidades que tenemos los mexicanos de sentir las relaciones sentimentales y muy en especial nuestra visión y sentir hacia la fidelidad en las mismas.
En una cultura donde las relaciones tienden a enmarcarse por esas polaridades, entre el amor profundo, odios, te amo, te perdono, vete pero no me dejes, volcán, palmeras, cocos, fuego, etc.; que en realidad enmascaran una constante evasión de la realidad del compromiso profundo y fecundos.

Página 13 de 13