30 Jul
Ante divorcio: hijas/hijos, posible botín de guerra
Leído 485 veces | Publicado en Sociólogo
 
Valora este artículo
(0 Votos)

“Las mujeres son histéricas por naturaleza, e imaginan
que sus hijos son violados por los padres, tíos o abuelos,
de allí que los niños asimilen esto en su imaginario
y hablen de haber sido abusados.”
(Richard Gardner, 1991)


En el imaginario social, pensar en “la familia” se relaciona con un espacio donde prevalece el amor, la convivencia y solidaridad, cuyo objetivo principal es el crecimiento integral de sus miembros, de ahí la tendencia a conectar familia con aquella frase de “hogar, dulce hogar”. No obstante, la historia se ha encargado de demostrar que, en ocasiones, el dulce hogar se convierte en un lugar de violencias y agresiones para quienes la conforman, esto en el marco familiar que cuenta con una estructura donde las relaciones de poder tienden a ser desiguales, por lo que hay personas más vulnerables o vulnerabilizadas y esto se agudiza frente a un rompimiento.


En el complejo mundo de las relaciones familiares y de pareja, los conflictos que suelen derivarse de las separaciones y/o divorcios afectan directamente a hijas/hijos, sobre todo cuando son menores de edad. En México, según datos del INEGI, en aproximadamente tres décadas la tasa de divorcios aumentó 428 por ciento. En 1985 la frecuencia de divorcios era de 6 por cada 100 matrimonios, mientras que en 2016 la cifra alcanzó a 25.7 por cada 100 uniones. Añade esta fuente que se estima que aproximadamente 30% de los casos de divorcio tienen relación con situaciones de manipulación o alienación parental y que entre 2000 y 2013 en 89% de los casos la custodia se determinó a favor de la madre.


La alienación parental implica que bajo conflictos de parejas, la niñez termine siendo prácticamente rehén de su madre, padre o de ambos; las situaciones van desde ponerlos en la disyuntiva de elegir entre alguno de los dos, o mentir ante un juez o en el juzgado. La alienación responde a las conductas injustificadas que llevan a cabo el padre o la madre que tenga la custodia, y que como consecuencia imposibiliten la relación con el otro/otra; quien aplica esto se esmera en obstaculizar sus visitas, salidas y convivencia, buscando que la hija/hijo llegue a sentir temor o rechazo y hasta odio por el otro padre o madre.


A este fenómeno se le ha denominado manipulación o alienación parental o “síndrome de alienación parental” (SAP), fue desarrollado por un sargento del ejército estadounidense llamado Richard Gardner, [hay quien pone en duda si fue psiquiatra (Gallego, Hayde; 2013: 6)], quien se suicidó en 2003 a los 72 años. Tanto el autor como el síndrome han sido motivo de gran controversia, pues afirmaba que la madre responsable de custodiar al hijo/hija, podría falsamente acusar de abuso sexual al padre, porque podía haber “lavado el cerebro” de sus hijos.


Algunos de los libros que publicó Richard Gardner tenían un gran nivel de perversidad, ha sido cuestionado en múltiples espacios por hacer apología de la pedofilia en diversos textos y documentos donde realiza afirmaciones sumamente graves: la pedofilia no es real, "sino resultado de una histeria nacional” (1991: 118); “los niños son naturalmente sexuales y pueden iniciar encuentros sexuales seduciendo a un adulto”… (Gardner, R; 1986: 93), este tipo de señalamientos han sido utilizados por abogados protectores de pederastas y en divorcios complejos, siempre culpando a la madre  de influir sobre la prole para que odien a su padre.


Un hecho grave de los libros de Gardner es que él los publicaba en su propia imprenta, sin un arbitraje externo y además continúan divulgándose algunos. En ellos hace énfasis en que infantes que denuncian a sus padres han sido alienados por su madre, por ello inventan historias que nunca vivieron. La Asociación Psiquiátrica y la Asociación Médica de Estados Unidos afirman que sus señalamientos carecen de fundamento científico y no han reconocido la existencia de tal síndrome, añaden que sus presunciones expresan prejuicios contra las mujeres y que los abogados la utilizan como arma para quebrantar la credibilidad de la madre ante los tribunales. Este síndrome fue construido a través de falsedades y para evitar que las mujeres dejaran a su pareja cuando hubo violencia de género (Escudero, Aguilar y Cruz; 2008).


En la Ciudad de México en 2017, reformaron el Código Civil para reconocer que la Alienación es una forma de violencia familiar. Esta decisión se tomó luego de un evento realmente lamentable: durante siete años una mujer denunció que dos de sus tres hijos eran abusados sexualmente por su expareja, y la jueza que llevaba el caso la acusó de mentir y “alienar” a sus hijos para que acusaran a su padre, sentenciando que éste obtendría la custodia de los niños; ante ello, la mujer se quitó la vida junto con sus tres hijos.


Frente a una situación de manipulación o alienación parental lo que se plantea para madre o padre rechazado es impedir, a toda costa, que se rompa el vínculo, pues es la posibilidad de establecer un acercamiento y diálogo con la criatura. Quien sea víctima de la alienación parental tendrá que acudir a las autoridades competentes, a denunciar al cónyuge que obstaculiza su relación, lo que afecta al hijo/hija e impide su sano desarrollo.


Es de suma importancia reconocer que quien manipula a un infante se basa en generar el miedo a partir de la amenaza, y llega a hacer creer al hijo/hija que esas ideas son propias. Recordemos que la separación se da entre los adultos que iniciaron esa familia, pero la descendencia nunca se divorcia, el vínculo se mantiene y constituye uno de los derechos humanos básicos. También es primordial enseñar a la niñez desde muy pequeña a resistir y denunciar el contacto incómodo, que logren expresar a voz en cuello “mi cuerpo es mío” como una firme barrera contra el abuso sexual, por ello aún en la separación o divorcio, la niñez debe poder relacionarse libremente con su madre o padre sin nunca tener que elegir a uno, pues ama y necesita a ambos, de ahí la importancia de compartir tiempo, experiencia y vida cotidiana.

 

Referencia:
Escudero, Antonio; Aguilar, Lola y Cruz de la, Julia (2008). La lógica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP): “terapia de la amenaza”. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 2008, vol. XXVIII. Nº 102, pp. 283-305, ISSN 0211-5735.
“Iniciativa que reforma y adiciona los artículos 429 a 431 del Código Penal Federal”.
http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2019/02/asun_3809010_20190207_1549483835.pdf
INEGI (2019). Estadísticas a propósito de matrimonios y divorcios en México (datos nacionales).
https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2019/matrimonios2019_Nal.pdf
Gardner, R.A. (1986). Child Custody Litigation: A Guide for Parents and Mental Health Professionals. Cresskill, NJ: Creative Therapeutics
Gardner, R. (1991). Sex Abuse Hysteria: Salem Witch Trials Revisited. Cresskill, NJ: Creative Therapeutics.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar