banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

01 Abr
Licuados Acordadamente Infieles
Leído 1812 veces | Publicado en Sociólogo
 
Valora este artículo
(3 Votos)

María preparaba un licuado a Luis de plátano y miel……


¡Carajo!. Son las tres y media de la mañana y nuevamente le tengo que hacer estos preparados que además llevan no sé qué tanto producto raro. Que si proteína, que si polvo para la visión cósmica, que si píldoras para el musculo. Tardo mucho en prepararlo y saber qué cosa, es para que cosa… Y además a estas horas………..

¡Luis, despiértate ya son más de las tres y media, tu vuelo es a las 8 de la mañana!

Solo a mí se me ocurrió venirnos a vivir a Cuernavaca, tan contentos que vivíamos en la Balbuena, con todo y el ruido de los aviones y sus cosas, pero mi mama me ayudaba con la niña y bueno, ahora ni eterna primavera, inseguridad total, tráfico, caos y un calor del nabo…. En fin por mensa….

-¿Cuándo regresas Luis?

-el próximo lunes

-¿Hasta el lunes próximo?! Pero si tu vuelo es solo a Tijuana!

- Si amor es a Tijuana, pero de ahí volaremos a Tokio, ya sabes que abrimos esa nueva ruta y me han seleccionado para cubrirla…. ¿No te da gusto amorcito?

-¿Y que se supone que haga yo toda una semana? Y ten cuidado con el uniforme, me acosté hasta las once de la noche planchando y preparando tu equipaje. No quiero que llegues batido, por favor maneja con cuidado y……………

María bajaba un poco la cabeza y guardaba unos segundos de silencio.

-¿Qué sucede María? ¿Por qué ese cambio de actitud?

-Luis: ¿Pasaras otra vez por esa; la tal Amparo, la nueva aeromoza?

 María, somos compañeros en la misma ruta y ella vive también aquí en Cuernavaca, así además no voy solo en la carretera

-De un tiempo para acá, pasas muy seguido por ella.

- Amor deja, te explico….

Luis, No tienes que darme ninguna explicación, es más perdona mis excesos, solo que no me gusta que estés tanto tiempo fuera de casa; pero mira ya somos adultos y las cosas son como son. Tú eres un piloto exitoso, aún te queda buen kilometraje y la niña te adora…..Así como decía mi pobre madre abnegada y miembro de las “Damas de la Vela Perpetua”, que no dejaba de disculpar a mi padre en sus infidelidades…”Mientras yo sea la Catedral, que me importan unas cuantas capillitas”, decía….
-Pe... Pero ¿Qué es esto María? ¿Porque pones esto en mi maleta?

-Se llama condón Luis… ¿No los conoces?

-María, por favor…….

-Luis, sin dramas, solo te pido uses condón ¿ok?

Dándole un dulce beso a su marido María, lo acompaño al coche, sonriente de haber desarmado al coscolino de Luis, al tiempo de preservar lo que para ella era lo más importante. La viabilidad socio económica de su familia en “sus círculos de influencia primario y secundario”.

Favor me hace la tal Amparo, mujer de cuarta, así Luis nos atiende mejor que cuando no anda de coscolino, en fin, aprovechare estos días para que vayamos a ver a mi mama y estar unos días con ella; en mi amada Balbuena y así recibir a Luis cuando llegue de su vuelo y fregarle cuando menos una noche con esa cualquiera y que vea quien le tiene puesta la silla al caballo…. Se reía consigo misma, juguetona y maliciosa…. Ahhh mamá que bien me entrenaste, no cabe la menor duda que eres la mejor.

Muchas historias en nuestra cultura, no solo justifican, sino hasta promueven la infidelidad negociada. No dejamos de observar en nuestras telenovelas mexicanas, nos guste o no, que más de 50 años de existencia manejan además de la clásica historia de la cenicienta, en la que además y en no pocos casos la heroína o el héroe en cuestión se ven forzados a tener una relación de “infidelidad negociada”, por el bien de la felicidad de la misma pareja y por ende también de sus familias. Dios perdonará, pues sabe que se comete esa infidelidad por un bien superior……….

La Infidelidad negociada es una situación muy humana, sin embargo en México, la manejamos de manera un tanto particular, ya que se relaciona directamente con esta “culpa a la mexicana”. Culpa que exculpa, Cometo la acción, lo hago, pero no me hago responsable de esa acción, porque son las circunstancias externas las que “La o Lo obligan” y por tanto viene la “justificación y el auto perdón” de facto, que conlleva a una auto redención de una acción que por sí misma ya es cuestionable.

Basta recordar la inmortal película de Jorge Negrete y Pedro Infante, en las que se justificaba esta “infidelidad acordada” que en la misma cinta, en la que ambos se pelean a cantadas y versos; hacen un simpático intercambio de parejitas, en lo que cada canarito recobraba a su periquita y como era “temporal”, pues era justificado. Si bien esto iba contra fondo moral, la cultura de pareja de la época, también eran tiempos aquellos, en los que curiosamente por un lado se manifestaba desde la esferas del poder que los modelos iconográficos de valor y hombría debían ser los impuestos en las figuras en charro mexicano (entendible en parte esta situación que se gestó en los albores, durante y la post Segunda Guerra Mundial) pero la realidad migratoria y la urbanización de México; había que preparar los escenarios a una mayor actividad de las mujeres ya como género en la vida económica del país, de ahí iniciando el derecho al voto, etc. Así entre tantos factores era necesario empezar a ventilar y dar con “acordadas” ciertas situaciones en las relaciones de pareja que antes hubiesen sido inconcebibles; pero la realidad estaba cambiando abruptamente.

Ahora bien, ya en la resultante individual para una pareja que tenga una infidelidad acordada y la acepte. Tarde o temprano tendrá una crisis y esta puede inclusive llegar a tener delicadas consecuencias, no solo morales, sino también laborales (al saberse de esta situación en diversos grupos primarios y secundarios que convivan con los actores involucrados en el acuerdo, puede repercutir negativamente en sus trabajos), también de enfermedades y en algunos casos hasta legales. Las pasiones humanas tarde o temprano fracturan en arreglo de este tipo, por ser contrarias al general de las costumbres sociales e inclusive puede ser más cuestionada en lo moral que una infidelidad de closet.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar