30 Nov
¿Qué rol tendrá la religión en nuestro matrimonio?
Leído 448 veces | Publicado en Teología
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Javier y Laura eran dos jóvenes guapos, inteligentes, se conocieron e hicieron novios en la universidad, estudiaban la misma carrera, de la que se graduaron al mismo tiempo, así que decidieron asociarse y establecer un negocio, les comenzó de maravilla, se complementaban perfecto, así que pensaron que era el momento de casarse. Todo parecía extraordinario, hasta que…
Se dieron cuenta que él era evangélico y ella católica, cuando pensaron en la Iglesia en la que se casarían, lo cual “resolvieron”, casándose sóloo por lo civil, pero al nacer el primer hijo, surgió otro problema, ¿Lo bautizamos o no? Pues los evangélicos se bautizan de adultos, pero los católicos bautizan a los bebés.
¿Qué creencia les vamos a enseñar a nuestros hijos? Y ¿nosotros…?
La Biblia nos instruye a los matrimonios: edifiquen una casa espiritual en la que pueda habitar Jesucristo, lo que le dará solidez a la relación.
Los seres humanos somos espíritu, alma y cuerpo y nos movemos en un mundo material, y el gran problema es que le damos mucha importancia a lo material y a lo físico, en menor medida a lo que tiene que ver con el alma (sentimientos, emociones, comunicación, etc.) y casi nunca se le da algún tipo de importancia a lo espiritual (lo que nos permite tener una relación con Dios), pues lo ignoramos, lo menospreciamos y le damos poco valor.
Las consecuencias son el fracaso conyugal, separaciones, rompimientos, heridas, pues del matrimonio hacemos una casa bonita, lujosa, cómoda, tal vez incluso llegamos a tener dos o más casas.
Hacemos una casa para vivir cómodos, para entreveros, para comer, para hacer ejercicio, para disfrutar de todo lo que se nos antoja, y todo esto está muy bien, excelentemente pensado, pero nos falta lo más importante, hacer una casan la que Jesucristo pueda vivir.
Respecto de Javier y Laura, la Biblia dice No te unas en yugo desigual, refiriéndose justamente a que dos personas con creencias distintas, tendrán muchos problemas y añade que di Dios no edifica la casa, n vano trabajan los que la edifican;
Por otro lado, todas las parejas pasamos momentos difíciles debidos a las distintas situaciones a lo largo de la vida, económicas, por enfermedad, los hijos, etc. problemas y tribulaciones, cuyo efecto puede llegar a ser abrumador, ataca con depresión, desánimo, duda, y en ocasiones, a tal grado, que destruyen el matrimonio, es en esos momentos, que la unidad espiritual se debe hacer patente, sabiendo que ninguno de los dos está solo, que deben tomarse de la mano mutuamente y de la mano del Señor, para que juntos puedan resistir y ser victoriosos. Porque Jesús dijo: que todo si marido y mujer se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por Su Padre que está en los cielos, y Él está en medio de ellos.
Toda pareja debe fundamentar su relación en su vida espiritual.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar