lecturas nuevo

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

01 Jul
El estrés social en el núcleo familiar y el impacto en la educación
Leído 378 veces | Publicado en Teología
 
Valora este artículo
(0 Votos)

El estrés social en el núcleo familiar y el impacto en la educación

¿En la actualidad la crisis económica y sociopolítica a nivel mundial ha generado que la población llegue a tener cambios drásticos en su vida diaria?

La Biblia, que es el Libro por excelencia que nos habla de valores humanos, declara en Prover-bios 22:6 Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo aban-donarán. 

En una familia para que las cosas puedan funcionar bien, debe haber principios, valores y convic-ciones.

Un principio es la base que norma el pensamiento y la conducta y que debe seguirse para al-canzar un propósito, lo que significa que en toda casa o familia debe haber principios o de lo contra-rio, cada quien hará lo que bien le parezca. Los principios son lo que no se negocia, lo que siempre está presente y frente a lo cual no se transige.

Los valores, son el reflejo de nuestro comportamiento basado en los principios, como el respeto, solidaridad, compromiso, honestidad, integridad, lealtad. 

La convicción es el convencimiento que se tiene sobre algo. Quienes tienen una convicción po-seen razones o creencias que les permiten sostener un determinado pensamiento, discurso o ac-ción. Por ejemplo: “Robar es malo”, “Respetar y darme a respetar”, o “el matrimonio es un pacto entre un hombre y una mujer”, Dios puso leyes naturales en la tierra: “gravedad”, “ge-nética”, etc,

Los seres humanos necesitamos convicciones para poder vivir, y podríamos señalar que es fundamental tener convicciones para encontrar la motivación en el momento de actuar y hacerlo bien.

Los creyentes podemos tener certidumbre de todo lo dicho o prometido por Dios en razón de su propia naturaleza, que no cambia pues Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Por eso podemos que confiar en Él, y no en las riquezas, como lo dice el apóstol Pablo Enséñales a los ricos de este mundo que no sean orgullosos ni que confíen en su dinero, el cual es tan inestable. Deberían depositar su confianza en Dios, quien nos da en abundancia todo lo que necesitamos para que lo disfrutemos.

La época de la niñez y de la juventud es el tiempo de la instrucción paterno-materna en el camino que los hijos han de seguir a lo largo de sus vidas; este camino es, ante todo, el camino de la recti-tud moral, el temor de Dios y el hecho de tener principios, valores y convicciones firmes. Todo lo bueno, en fe y conocimientos prácticos que en la juventud se aprende, será una buena base para crecer mental y espiritualmente, de forma que no se aparte del camino cuando se llegue a la edad adulta, ni aunque se enfrenten crisis en cualquier ámbito de la vida. Dios nos hace una recomenda-ción en el libro de Deuteronomio 6:6-9 Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir ca-da uno de estos mandatos que hoy te entrego. 7Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el ca-mino, cuando te acuestes y cuando te levantes. 8Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio. 9Escríbelos en los marcos de la entrada de tu casa y sobre las puertas de la ciudad.  

Así que permítame darle algunas sugerencias de lo que es necesario que usted haga con sus hijos:

Fije convicciones de la Palabra de Dios en el corazón de sus hijos. Deuteronomio 11:18 Por tanto, pondrás estas mis palabras en tu corazón y en tu alma, y las atarás como señal en tu mano, y serán por frontales entre tus ojos. Cuando usted enseña algo, los hijos preguntan ¿por qué? y muchas veces les decimos: “porque soy tu madre o porque soy tu padre”, o “tus abue-los me decían” o “en mi pueblo se enseñaba” o “en mis tiempos se hacía”, pero cuando le damos una certeza de lo que Dios dice en Su Palabra, eso quedará grabado para siempre de una forma real y positiva.

Hágalo desde que son pequeños. 2 Timoteo 3:15-17 Desde la niñez, se te han enseñado las sagradas Escrituras, las cuales te han dado la sabiduría para recibir la salvación que viene por confiar en Cristo Jesús. 16Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 17Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra. Si lee con cuidado, es algo que se debe ir desarrollando a lo largo de la vida, paso a paso, día a día, no pierda un tiempo valio-so, pues muchos padres deciden comenzar a enseñar valores a sus hijos ya adultos, o bien, des-cubren que no los tienen cuando se dan cuenta que andan en adicciones y llenos de conflictos existenciales. y recuerde que los principios, los valores y las convicciones Se refuerzan en la ado-lescencia.

Encontré un texto del Manual de Equidad de Género y Prevención de la Violencia, que la Secre-taría de Educación Pública entregó a los maestros de Educación Básica (Jardín, Primaria y Secun-daria) en México, que a la postre dice: 

“La comunicación con la juventud acerca de este tema (sexualidad) puede enfrentarse con barre-ras, como los valores tradicionales en el propio hogar…entre muchas otras…” Lo inaudito es que la máxima casa institución que regula la educación, dice que los valores son una barrera, los etiqueta como algo malo. Si México está en crisis, es justamente por falta de valores. ¿Usted qué piensa ha-cer?

 

 

 

 


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar