28 Ago
El matrimonio vs Unión libre
Leído 346 veces | Publicado en Teología
 
Valora este artículo
(0 Votos)


Vivimos en medio de una sociedad que se dice vanguardista, y a la que se ha denominado “post-moderna”, en la que todo lo que suene o se vea cool, todo lo que parezca diferente, todo lo que signifique progreso, lo que marque tendencia y demás calificativos que denoten dejar atrás lo que suene a pasado, es lo mejor…, o al menos eso parece.


Hoy día, quienes actualmente ocupamos el planeta, nos damos cuenta que tristemente, no todo lo que en su momento parecía ser moderno y progresista resultó para bien, y prueba de ello es que se están echando para atrás muchas medidas que un día fueron lo último de la moda, representaban a las nuevas generaciones y las tendencias, entre ello, es uso de los artículos desechables, que invadieron el planeta de basura que es prácticamente imposible de desintegrar.
Una de esas modas que está cobrando tendencia es vivir en union libre, sin compromisos de ninguna especie; decisión que toman algunas personas por miedo a fracasar y prefieren vivir así antes que casarse, pues piensan que podrían terminar en divorcio, otros más creen que de alguna manera hay que vivir la sexualidad, pero sin ataduras, también hay quienes piensan que es lo mejor pues los compromisos matan el amor y así podríamos enumerar un sinfín de argumentos que han llevado a la gente a tomar la decisión de unirse a otra persona, compartir gastos, casa, cama, y todo lo demás, pero sin llegar a llamarse matrimonio, sino familias desechables.
Acerca del pacto matrimonial, la Biblia establece que la bendición del Señor es un tesoro; nunca viene acompañada de tristeza, y dentro de esa bendición sólo cabe un tercero que es Jesucristo, asegurándonos que uno solo puede ser vencido, pero dos presentan resistencia. El cordón de tres hilos no se rompe fácilmente.
La gente que no conoce a Dios vive sin ese tesoro, pensando en el fracaso en lugar de pensar en la dicha y el éxito que se puede lograr.
La unión libre es narcisista, pues busca el bienestar propio antes de pensar en el bienestar del cónyuge, cero compromisos y por lo tanto un amor muy cuestionable, sin embargo, curiosamente vemos hoy a las parejas del mismo sexo buscando poder casarse mientras que las parejas heterosexuales buscan vivir sin casarse, un fenómeno que nos indica que algo no anda muy bien en la mentalidad colectiva.
La Biblia nos propone realizar un pacto que incluye varios compromisos:
Pacto de ser uno. Efesios 5:30-31 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. tal como lo deseó el Señor desde que creó al varón y a la mujer y antes de unirlos, los bendijo en el primer pacto matrimonial de la historia, según relata el libro de Génesis 2:23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. 24Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
Esto en la practica, incluye el compartir todo lo que se tiene en todas las áreas, y una descripción muy hermosa sobre lo que significa ese pacto lo hace un pasaje en uno de los libros de la historia hebrea más hermosos: Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga el Señor, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotros dos.
Continuará…


Etiquetado bajo:
Más en esta categoría: « Mi mamá es Juan

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar