Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4849
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4426
21 Abr
10 señales de que tú y tu pareja se hacen daño todo el tiempo pero no lo quieres aceptar
Escrito por
Leído 2089 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)

La soledad es una situación que a todos nos incomoda, constantemente tratamos de cubrir ese vacío que nos provoca tanta incertidumbre. No estar con alguien, sentirnos aislados del mundo como si nadie quisiera acercarse a nosotros, es quizá uno de los peores sentimientos que podríamos experimentar en nuestras vidas. Es un tipo de rechazo que nosotros mismos generamos en nuestras mentes porque lo cierto es que la soledad a veces es nuestra mejor opción.

Constantemente escuchamos historias de romances que han fracasado por diferentes motivos y es que muchas veces no es que el amor se termine, más bien ambas partes, por más ridícula que parezca esta frase, no están hechos el uno para el otro. Cuando en una pareja no hay compatibilidad los problemas comienzan a surgir: discusiones constantes, separaciones temporales e incluso agresiones físicas y psicológicas, en los casos más extremos. Todas éstas son señales de que las cosas deberían de terminar.

No es justo para nadie forzarse a estar con alguien que nos quita paz, una relación de pareja es un asunto de comprensión y protección mutua; si uno de los dos (o ambos) comienza a fallar, el amor, lejos de ser un bonito sentimiento, puede convertirse en una tortura. Es por eso que debes identificar a tiempo las cosas que te lastiman y ponerles fin de una buena vez por todas.


1. Están juntos para no sentirse solos

Si necesitan estar con el otro por miedo a encontrarse en una situación de soledad es porque no han aprendido a quererse a sí mismos, lógicamente hasta que no lo hagan no podrán querer a nadie más.


2. Tu pareja es tu peor crítico

Cuando entras en una relación, tu compañero debe ser un amigo que también te brinde su apoyo ante una situación difícil. En cambio tú sólo encuentras críticas malintencionadas y poca comprensión por parte del otro.

3. No comparten el mismo sentido del humor

La vida es ya de por sí muy triste como para que tu pareja no se ría contigo; claro, esto no significa que reirá con cada palabra que digas pero simplemente no es sano estar con alguien que siempre tiene mal genio.


4. Te enamoraste de una fantasía

Quizás incluso antes de empezar la relación idealizaste a tu pareja al grado de enamorarte de una idea y no de alguien real. Quítate la venda de los ojos y pregúntate si tu relación de verdad es lo que esperabas.


5. No les interesa la familia del otro

Conocer a la familia de tu pareja puede resultar un proceso abrumador, aunque sabes que es necesario hacerlo en algún momento. No obstante, es muy diferente no mostrar ningún interés en conocerlos; finalmente ellos son una parte importante en la vida de tu compañero.


6. Sus acciones no coinciden con sus palabras

Aunque diga que te quiere sin importar nada, muchas veces parece que en realidad te aborrece sobre todas las cosas y por más que le preguntas si algo está mal, tu pareja niega todo rotundamente.


7. Tienen objetivos personales distantes y distintos

Una pareja es una especie de equipo en el que ambas partes trabajan por conseguir sus objetivos a como dé lugar, pero ustedes no están pasando por una situación ni remotamente parecida. De hecho, parece que sus objetivos son completamente contrarios pues no pueden encontrar un equilibrio para lograrlos juntos.


8. Sientes inseguridad a su lado

Lejos de sentir satisfacción y confianza cuando estás con tu pareja, te encuentras ansioso e inseguro acerca de las decisiones que tomas o incluso al momento de expresar una simple idea. Has generado una especie de miedo a lo que tu compañero pueda pensar o decir acera de ti, por lo que prefieres guardártelo todo.


9. Piensas en tus relaciones pasada

Estar con esa persona te ha llevado a imaginar qué habría pasado si aún estuvieras con tu pareja anterior. Algunas veces, para sorpresa tuya, te das cuenta de que estarías mucho mejor que con tu compañero actual.

10. Tienes que cambiar tu forma de ser para mantenerte cerca de tu pareja

No hay pareja en el mundo que esté cien por ciento satisfecha con las actitudes del otro, sin embargo, esa no es una razón válida para que tu compañero te vea como una mascota a la que puede entrenar y moldear a su manera.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar