banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

26 Ene
3 estrategias que te ayudarán a saber si estás en una relación enfermiza
Leído 4221 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Pensar que es “normal” sentirte agobiado, decaído, infeliz o frustrado cada vez que tu pareja y tú discuten; imaginar que lo que en años no han podido solucionar se resolverá algún día como por arte de magia o creer que necesitar a alguien que te hace daño es lo mismo que amarlo, es un gran y peligroso error. 

 

Grande en la medida en que estás confundiendo la costumbre, la dependencia, la obsesión o cualquier otra cosa con el amor que se supone debería haber en una relación, y peligroso puesto que todas las secuelas a corto y largo plazo que ese vínculo puede generar terminan en una pérdida de identidad y autoestima, una despersonalización que te lleva a la aceptación o ejecución de la violencia, así como algunas patologías derivadas de esta obsesión por permanecer al lado de alguien, mismas que desarrollan cuadros de depresión, celotipia, paranoia, entre otras afecciones que han llevado a muchas parejas a rebasar límites inimaginables que se pudieron haber evitado. 

 

Pues de hecho, todo lo que puede afectarte a partir de una relación nociva se puede evitar si eres capaz de identificar desde un inicio que tu historia con la otra persona está dañada de manera irreversible, es decir, al grado que, hagan lo que hagan, les resulta imposible convivir sanamente y por supuesto, les impide sentirse felices el uno con el otro.

 

Identificar los detalles o características de una relación enfermiza es complicado, pero lo verdaderamente doloroso es aceptarlo, por lo que esto puede requerir ayuda profesional o algún otro tipo de terapia alternativa de la que te puedas apoyar para comenzar a hacer dos cosas primordiales, si es que crees estar involucrado en alguna relación patológica. La primera es terminar con ella, lo cual supone un síndrome de abstinencia, tal como lo tiene un adicto a alguna droga o sustancia, que seguramente te llevará a desear o sentir una necesidad incontrolable de estar con aquella persona nuevamente a pesar de todo el daño que te puede causar, y la segunda es superar la pérdida, pues a pesar de ser un cambio positivo, tendrás que llevar a cabo un proceso de duelo parecido al de cualquier otra pérdida.

 

Entonces, para esclarecer un poco tu panorama y, primero que nada, identificar si efectivamente te encuentras en una relación tóxica, practica estas tres estrategias que te ayudarán a encontrar la respuesta.

 

1. Siéntate en silencio y pregúntate si eres feliz

Jamás subestimes el poder de una pregunta como esa, en primer lugar, contestar un sí o un no es muy complicado, pues la felicidad es algo tan inmenso y subjetivo como para simplificarlo en dos letras; sin embargo, si te concentras de verdad y te enfocas principalmente en contestar con tu sentir y no tu razonar, puede que obtengas la verdadera respuesta.

 

Cuestiona tu relación, a tu pareja y lo que aporta a tu vida: ¿Te hace sonreír, te motiva, te enseña algo nuevo, comparte lo suyo contigo, te quita todo lo que tienes, apaga tu entusiasmo, desvirtúa tus capacidades, ridiculiza tus sueños, critica tus expectativas? Cuando respondas cada una de estas cuestiones por ti mismo, podrás definir si él o ella te hace feliz y sobre todo, empezarás a cuestionarte por qué si no lo hace, aún sigues ahí.

 

“Sólo tengo un corazón en el cuerpo, apiádate de mí” .

Conor Ludlow, La desaparición de Eleanor Rigby

 

Evidentemente, en cuanto detectes algo en tu relación que no te hace sentir bien, satisfecho, contento o en paz, estás ante una situación a la que deberías considerar ponerle final. A veces no se necesita pelear a diario, padecer algún tipo de violencia, ser víctima de una infidelidad o traicionar de alguna manera a tu pareja, en ocasiones simplemente no se trata del momento, el lugar, ni la persona adecuada para ti y el hecho de aferrarte a algo a lo que no perteneces convierte una experiencia que podría ser maravillosa en una pesadilla de la que cada vez te será más difícil despertar.

 

“Necesito conocer una versión diferente de mí misma”.

Eleanor Rigby, La desaparición de Eleanor Rigby

 

2. Escucha lo que tu corazón y tu cerebro te dicen sobre tu relación

No cometas el error de ser 100 % sentimientos ni 100 % razón; actuar racionalmente no te asegura ningún éxito en tu relación y dejarte llevar por cualquier sentimiento jamás te dará el control de tu futuro con alguien, así que intenta equilibrar lo que piensas y sientes, no excluyas un pensamiento lógico sólo porque se contrapone a lo que tu corazón desea y tampoco ignores una corazonada porque tu cabeza crea que es una posibilidad ilógica.

 

“Siempre dañas a la persona que amas,

a la persona que no deberías dañar.

Siempre tomas la rosa más dulce y la aplastas

hasta que los pétalos caen.

Siempre rompes el corazón más amable”.

Dean, Blue Valentine

 

Antes de tomar cualquier decisión, date el tiempo de analizar tus ideas, pero también tus emociones, y cuando hayas logrado comprender ambas caras de la moneda, llega a una conclusión que se base en lo que tu corazón y tu cerebro consideran mejor para tu relación. Es común que el humano tienda a maximizar problemáticas pequeñas hasta convertirlas en enormes inseguridades o por el contrario, puede que tus emociones estén cegando tu realidad y si esa verdad te indica que estás en una relación nociva, debes solucionarlo cuanto antes.

 

3. Observa quién eres cuando estás con tu pareja

Puede resultarte contraproducente, pero a veces la persona que creemos amar más es la que nos roba toda la luz que algún día irradiábamos, pues los problemas, las decepciones, los miedos y la codependencia se llevan poco a poco lo que nos volvía una persona única y completa. Por lo que actitudes o reacciones extrañas comienzan a aparecer cuando la relación se ha tornado poco saludable, por ejemplo, los celos extremos, la inseguridad o el temor a que te abandonen, el miedo a que te culpe o castigue por algo, entres otras cosas que muestran cómo cambia tu personalidad cuando estás con tu pareja o bien, al sentirte lejos de ella.

 

Otro de los problemas que podrías identificar como un factor imperante en las relaciones enfermizas es actuar de manera inmadura o infantil cuando estas con tu pareja, pues en algunos casos se confunden los papeles entre los dos y alguno toma el rol de papá o mamá y el otro el del pequeño hijo del que alguien se tiene que hacer cargo; así que si constantemente estás esperando que él o ella haga las cosas por ti, resuelva tus problemas o tome todas tus desiciones, puede que estés cayendo en un círculo nocivo. Si eres el que ejerce la presión de controlar absolutamente todo lo que tiene que ver con tu pareja y su relación, puede que seas el que está arrastrando a ambos a la destrucción.

“Nuestro amor empezó el día que nos conocimos, nada de lo que pasó antes existe”.

Serena Pemberton, Serena

 

En resumen, tienes que tratar de imaginarte en un espejo cuando estés con tu pareja para identificar cualquier comportamiento que no te parezca normal o adecuado, y entonces comenzar a analizar si de verdad eres feliz en tu relación o si se trata de un lazo tóxico con el que deberías romper.

 

Estas tres estrategias se basan en sincerarte contigo para poder identificar, en primer lugar, alguna señal que te permita ver si tu relación se convirtió en algo que ya no es saludable para ninguno de los dos, después te ayudará a aceptar poco a poco la realidad de esos factores que indican que tu pareja y tú necesitan un distanciamiento, ya sea parcial o definitivo, y por último, te harán comprender que ese sentimiento de soledad o inseguridad que tienes cuando no estás cerca de ella también son parte de la relación enfermiza que construyeron a partir de una serie de permisiones y abusos por parte de ambos.

 

Las frases que acompañan cada estrategia son algunas líneas de películas en las que parejas inestables exponen su sentir o pensar, con el cual puedes identificarte si es que te sientes inmerso en una relación destructiva. Sin importar si eso sucede o no, toma estas tres opciones como una forma de encontrar la razón de muchas de tus tristezas o molestias, tal vez te des cuenta de que, realmente, todo es una maximización de tu imaginación o tal vez sea el primer paso para que comiences a aceptar que algo en tu relación no está del todo bien.

 

Pensar que es “normal” sentirte agobiado, decaído, infeliz o frustrado cada vez que tu pareja y tú discuten; imaginar que lo que en años no han podido solucionar se resolverá algún día como por arte de magia o creer que necesitar a alguien que te hace daño es lo mismo que amarlo, es un gran y peligroso error. 

Grande en la medida en que estás confundiendo la costumbre, la dependencia, la obsesión o cualquier otra cosa con el amor que se supone debería haber en una relación, y peligroso puesto que todas las secuelas a corto y largo plazo que ese vínculo puede generar terminan en una pérdida de identidad y autoestima, una despersonalización que te lleva a la aceptación o ejecución de la violencia, así como algunas patologías derivadas de esta obsesión por permanecer al lado de alguien, mismas que desarrollan cuadros de depresión, celotipia, paranoia, entre otras afecciones que han llevado a muchas parejas a rebasar límites inimaginables que se pudieron haber evitado. 

Pues de hecho, todo lo que puede afectarte a partir de una relación nociva se puede evitar si eres capaz de identificar desde un inicio que tu historia con la otra persona está dañada de manera irreversible, es decir, al grado que, hagan lo que hagan, les resulta imposible convivir sanamente y por supuesto, les impide sentirse felices el uno con el otro.

parejas-no-cambian

Identificar los detalles o características de una relación enfermiza es complicado, pero lo verdaderamente doloroso es aceptarlo, por lo que esto puede requerir ayuda profesional o algún otro tipo de terapia alternativa de la que te puedas apoyar para comenzar a hacer dos cosas primordiales, si es que crees estar involucrado en alguna relación patológica. La primera es terminar con ella, lo cual supone un síndrome de abstinencia, tal como lo tiene un adicto a alguna droga o sustancia, que seguramente te llevará a desear o sentir una necesidad incontrolable de estar con aquella persona nuevamente a pesar de todo el daño que te puede causar, y la segunda es superar la pérdida, pues a pesar de ser un cambio positivo, tendrás que llevar a cabo un proceso de duelo parecido al de cualquier otra pérdida.

Entonces, para esclarecer un poco tu panorama y, primero que nada, identificar si efectivamente te encuentras en una relación tóxica, practica estas tres estrategias que te ayudarán a encontrar la respuesta.



1. Siéntate en silencio y pregúntate si eres feliz

Jamás subestimes el poder de una pregunta como esa, en primer lugar, contestar un sí o un no es muy complicado, pues la felicidad es algo tan inmenso y subjetivo como para simplificarlo en dos letras; sin embargo, si te concentras de verdad y te enfocas principalmente en contestar con tu sentir y no tu razonar, puede que obtengas la verdadera respuesta.

Cuestiona tu relación, a tu pareja y lo que aporta a tu vida: ¿Te hace sonreír, te motiva, te enseña algo nuevo, comparte lo suyo contigo, te quita todo lo que tienes, apaga tu entusiasmo, desvirtúa tus capacidades, ridiculiza tus sueños, critica tus expectativas? Cuando respondas cada una de estas cuestiones por ti mismo, podrás definir si él o ella te hace feliz y sobre todo, empezarás a cuestionarte por qué si no lo hace, aún sigues ahí.

“Sólo tengo un corazón en el cuerpo, apiádate de mí” .
Conor Ludlow, La desaparición de Eleanor Rigby

problemas-pareja


Evidentemente, en cuanto detectes algo en tu relación que no te hace sentir bien, satisfecho, contento o en paz, estás ante una situación a la que deberías considerar ponerle final. A veces no se necesita pelear a diario, padecer algún tipo de violencia, ser víctima de una infidelidad o traicionar de alguna manera a tu pareja, en ocasiones simplemente no se trata del momento, el lugar, ni la persona adecuada para ti y el hecho de aferrarte a algo a lo que no perteneces convierte una experiencia que podría ser maravillosa en una pesadilla de la que cada vez te será más difícil despertar.

“Necesito conocer una versión diferente de mí misma”.
Eleanor Rigby, La desaparición de Eleanor Rigby

habitos pensar

*Cosas que no sabías sobre la ley de atracción


2. Escucha lo que tu corazón y tu cerebro te dicen sobre tu relación

No cometas el error de ser 100 % sentimientos ni 100 % razón; actuar racionalmente no te asegura ningún éxito en tu relación y dejarte llevar por cualquier sentimiento jamás te dará el control de tu futuro con alguien, así que intenta equilibrar lo que piensas y sientes, no excluyas un pensamiento lógico sólo porque se contrapone a lo que tu corazón desea y tampoco ignores una corazonada porque tu cabeza crea que es una posibilidad ilógica.

“Siempre dañas a la persona que amas,
a la persona que no deberías dañar.
Siempre tomas la rosa más dulce y la aplastas

hasta que los pétalos caen.
Siempre rompes el corazón más amable”.

Dean, Blue Valentine

Antes de tomar cualquier decisión, date el tiempo de analizar tus ideas, pero también tus emociones, y cuando hayas logrado comprender ambas caras de la moneda, llega a una conclusión que se base en lo que tu corazón y tu cerebro consideran mejor para tu relación. Es común que el humano tienda a maximizar problemáticas pequeñas hasta convertirlas en enormes inseguridades o por el contrario, puede que tus emociones estén cegando tu realidad y si esa verdad te indica que estás en una relación nociva, debes solucionarlo cuanto antes.

pareja tatuaje

*4 consejos budistas para el hartazgo emocional



3. Observa quién eres cuando estás con tu pareja

Puede resultarte contraproducente, pero a veces la persona que creemos amar más es la que nos roba toda la luz que algún día irradiábamos, pues los problemas, las decepciones, los miedos y la codependencia se llevan poco a poco lo que nos volvía una persona única y completa. Por lo que actitudes o reacciones extrañas comienzan a aparecer cuando la relación se ha tornado poco saludable, por ejemplo, los celos extremos, la inseguridad o el temor a que te abandonen, el miedo a que te culpe o castigue por algo, entres otras cosas que muestran cómo cambia tu personalidad cuando estás con tu pareja o bien, al sentirte lejos de ella.

Otro de los problemas que podrías identificar como un factor imperante en las relaciones enfermizas es actuar de manera inmadura o infantil cuando estas con tu pareja, pues en algunos casos se confunden los papeles entre los dos y alguno toma el rol de papá o mamá y el otro el del pequeño hijo del que alguien se tiene que hacer cargo; así que si constantemente estás esperando que él o ella haga las cosas por ti, resuelva tus problemas o tome todas tus desiciones, puede que estés cayendo en un círculo nocivo. Si eres el que ejerce la presión de controlar absolutamente todo lo que tiene que ver con tu pareja y su relación, puede que seas el que está arrastrando a ambos a la destrucción.

“Nuestro amor empezó el día que nos conocimos, nada de lo que pasó antes existe”.
Serena Pemberton, Serena

En resumen, tienes que tratar de imaginarte en un espejo cuando estés con tu pareja para identificar cualquier comportamiento que no te parezca normal o adecuado, y entonces comenzar a analizar si de verdad eres feliz en tu relación o si se trata de un lazo tóxico con el que deberías romper.

distanciamiento-parejas

Estas tres estrategias se basan en sincerarte contigo para poder identificar, en primer lugar, alguna señal que te permita ver si tu relación se convirtió en algo que ya no es saludable para ninguno de los dos, después te ayudará a aceptar poco a poco la realidad de esos factores que indican que tu pareja y tú necesitan un distanciamiento, ya sea parcial o definitivo, y por último, te harán comprender que ese sentimiento de soledad o inseguridad que tienes cuando no estás cerca de ella también son parte de la relación enfermiza que construyeron a partir de una serie de permisiones y abusos por parte de ambos.

Las frases que acompañan cada estrategia son algunas líneas de películas en las que parejas inestables exponen su sentir o pensar, con el cual puedes identificarte si es que te sientes inmerso en una relación destructiva. Sin importar si eso sucede o no, toma estas tres opciones como una forma de encontrar la razón de muchas de tus tristezas o molestias, tal vez te des cuenta de que, realmente, todo es una maximización de tu imaginación o tal vez sea el primer paso para que comiences a aceptar que algo en tu relación no está del todo bien.

Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar