30 Jun
Apego e infidelidad
Escrito por Infidelidad
Leído 7684 veces | Publicado en Estudios
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Por: Mtra. Adriana Gómez (Contactar)

 

En los últimos años, la teoría del apego se ha convertido en uno de los marcos teóricos más importantes para el estudio de las relaciones amorosas. Dependiendo de cómo fue el apego con los cuidadores de pequeño, se crea una impresión durante el transcurso de la vida sobre como confiar en las relaciones de pareja. El estudio de apego en las relaciones amorosas continuara atrayendo el interés y la necesidad de generar mayores estudios en los años que están por venir. Esta teoría se ha vuelto tan popular, ya que explica el desarrollo de las relaciones amorosas y ofrece simultáneamente una perspectiva del desarrollo de la personalidad. Comprende como surgen algunas formas y maneras de amar y como pueden haber diferentes tipos de relaciones amorosas.

Shaver afirma que las personas que tuvieron padres cálidos, amorosos, confiables y eran una fuente de apoyo emocional, tienden a formar un apego seguro, forman relaciones íntimas duraderas y profundas. Se caracteriza por la confianza y el deseo de intimidad, sin la necesidad de fusionarse completamente con el otro. Mientras que las personas cuyos padres eran distantes o fríos tienden a tener un apego inseguro en la vida adulta.

 

Dentro del estilo de apego inseguro hay diversos apegos, estos son:

 

El estilo evitativo, son personas que prefieren la autonomía que el compromiso. Sienten miedo ante las relaciones íntimas e intentan rechazarlas. Este estilo de personas se caracterizan por angustiarse más por la infidelidad sexual (puramente sexual sin afecto) que por la infidelidad emocional (una relación afectiva). Son propensas a involucrarse en relaciones no comprometidas, con bajos niveles de intimidad y aceptan con facilidad el sexo sin amor.

 

El estilo preocupado, también sienten miedo a la intimidad y también les molesta más la infidelidad emocional que la infidelidad sexual (Begley, 2010). Estas personas son candidatos a tener relaciones obsesivas y necesitadas y tienden a sentir ambivalencia acerca de las relaciones extra diádicas (Blow y Hartnett 2005).

 

El apego ansioso, se caracteriza por personas que tienen un deseo inconsciente de fusionarse con su pareja, la cual por lo general es idealizada, pero la reciprocidad de la pareja es incierta, por lo tanto sus relaciones se caracterizan por aferrarse a su pareja y sentirse necesitados de afecto.

 

Según Allen y Baucom (2004) el estilo de apego está relacionado con la infidelidad. En su estudio, los estilos de apego preocupados tendían más a la infidelidad debido a que mostraban dificultades de intimidad. Sin embargo, el apego evitativo era el más susceptible de iniciar una infidelidad, como una necesidad de autonomía (libertad) de la relación primaria.

 

Buunk (1987) sostiene que las relaciones extramaritales no son causa de la disolución de la relación. Sugiere que el nivel de satisfacción que hay dentro de la relación, los motivos que se atribuyen a la infidelidad, el nivel del conflicto generado por la infidelidad y las actitudes, juegan un papel significativo en la decisión de romper o mantener la relación.

 

Schneider y colegas (1999) hicieron un estudio en donde encontraron que el 60% de los participantes amenazaron con abandonar su relación cuando se enteraron de la infidelidad de su pareja, sin embargo esta amenaza no significa que lo llevan a cabo. Menos de una cuarta parte de las parejas de hecho se separaron. La mitad de las personas que decidieron continuar con la relación, a pesar de haber amenazado con abandonar la relación, comentaron que se quedaron en la relación porque uno o los dos estaban trabajando en la recuperación de la relación. Los demás no pudieron tomar medidas eficaces, cambiaron de opinión o decidieron “darle otra oportunidad a su pareja”.

 

Spanier y Margolis (1983) hicieron otro estudio de 205 individuos que se habían divorciado debido a la infidelidad de sus cónyuges. Curiosamente sólo el 6% de las 79 personas que habían sido infieles, culparon los problemas maritales debido a su infidelidad. Sin embargo las mujeres que son infieles son propensas a culparse por la disolución de su matrimonio, mientras los hombres culpan la ruptura de su relación a la infidelidad de su pareja más que a su propia infidelidad.

 

Concluyó con la siguiente hipótesis: “El estilo de apego inseguro se relaciona con personas que tienen miedo a la intimidad”. Por lo que fomentó el ingreso a una psicoterapia con el fin de hacer intervenciones específicas según el estilo de apego de aquellas personas que han participado en algún tipo de infidelidad.

 

Así mismo, el insight del motivo de la infidelidad puede ser extremadamente útil para lograr desarrollar alternativas y hacer un replanteamiento acerca del por qué ocurrió la infidelidad. Identificar los factores de riesgo y hacer un tipo de blindaje de las relaciones extramaritales para proteger la relación.

 

*Las opiniones contenidas en este artículo son responsabilidad del autor.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar