banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

22 Mar
Cómo saber cuando el amor se ha vuelto obsesión
Leído 2535 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)


“Si te hablo 24753 veces al día es porque me interesas”, “Reviso diario tu Facebook porque quiero saber qué haces”, “Te mando tweets todas las mañanas porque pienso en ti”… estas y un sin fin de cosas que rayan en lo psicótico son las que hacemos diariamente con nuestro novio (a) porque pensamos que esa es la forma de demostrarle lo mucho que nos importa y cuánto lo amamos, sin pensar que hacerlo en exceso es una señal de obsesión y no necesariamente de amor.

Revisar el teléfono de tu pareja, pedirle las contraseñas de sus redes sociales y otras actividades como “prohibirle” amistades, son detalles que poco a poco afectan la relación y todo, porque tendemos con facilidad y erróneamente a pensar que la otra persona es una especie de propiedad que nos pertenece. La idealizamos y poco a poco, nuestra mente llega a niveles insospechados que sólo nos desgastan emocional y psicológicamente. Ir del amor a la obsesión es casi como la peor de las enfermedades.


Una de las principales razones por las que se desata un amor enfermizo es porque una persona ha experimentado emociones ligadas al abandono en su infancia y se queda con esta manera de pensar y sentir, así que se acostumbra a perseguir vínculos patológicos y enfermizos, en los cuales sufre y hace sufrir al otro. “Es más común para las mujeres obsesionarse con sus parejas que para los hombres, aunque las fuentes de la obsesión son psicológicas y no basadas en género”, según aclara la doctora en psicología Mónica Cruppi.

El miedo a la soledad, el desapego y el abandono juegan un papel muy importante en estas relaciones obsesivas. Estas son sólo algunas de las señales con las que puedes identificar si estás cerca de la obsesión:


Te acusa ansiedad y angustia no estar con esa persona

Por eso quieres estar al pendiente de lo que hace la mayor parte del tiempo. A veces, la ansiedad puede causar problemas alimenticios y gastrointestinales como gastritis, incluso se presentan problemas de sueño.


Celos absurdos

Estos son la razón de las constantes discusiones a causa de infidelidades que no existen


Te aferras a la relación sin importar que sepas que ya no tiene remedio

Comienzas a mostrar una actitud cerrada así que no hay razones que valgan, pero quieres continuar con la relación a cualquier precio, sin importar que ya sólo sea algo destructivo


Siempre buscas manipular para que el otro haga lo que quieres

Quien se obsesiona busca la manera de manipular al otro; en casos extremos amenazando con quitarse la vida si no están juntos.


Stalkear a quien le escribe en redes sociales

Sienten la necesidad de saber quiénes lo rodean por si hay algún tipo de “peligro” en la relación.


Imaginar que está con alguien más cuando no te contesta

Tal vez esté ocupado, dormido, no tiene el teléfono cerca o simplemente no quiere responder en ese momento; tómalo con calma y aprende a extrañar y dejar que te extrañen.


Querer saber qué hace, dónde y cómo… todo el tiempo

Una de las peores cosas que puedes hacer es querer tener el control de todo porque es imposible y sólo desata una manía desgastante.


Pedirle explicaciones por todo

Aprende a vivir por separado para que entiendas que la otra persona tiene derecho a tener una vida sin que estés presente. Tiene toda la libertad de tener momentos a solas y con amigos para que la relación se mantenga sana.


Marcar territorio en redes sociales

No es necesario estar publicado a cada momento que tienes una relación seria, necesitas confiar en que tu pareja te da el lugar que debes tener en su vida y frente a los demás.


Subir fotos juntos de todo lo que hacen

Esto no sólo es incómodo para todos los desconocidos que te ven, sino para tus más allegados, pues es como si dejaras de lado tu personalidad para vivir a través del otro.


La obsesión en el amor no es amor, consiste más bien en tener a alguien seguro para usarlo, según Freud; así que haber leído todos los puntos anteriores y querer cambiarlos de un día para otro no es la solución, es un problema psicológico que requiere ayuda profesional. Antes de iniciar una pelea por celos o volver a revisar una vez más el muro de Facebook del otro, piensa dos veces si es lo mejor para ti y para tu relación.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar