banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

03 Dic
El Amor
Escrito por Infidelidad
Leído 8066 veces | Publicado en Estudios
 
Valora este artículo
(1 Voto)

Por: Infidelidad.com.mx

"Cuando el amor no es locura, no es amor".

Pedro Calderón de la Barca

 

Ich liebe dich, en alemán; Jeg elsker dig, en danés; aishiteru, en japonés; je t´aime, en francés; Ti amo, en italiano; Eu te amo, en portugues; I love you, en inglés y te amo, en español; son sólo algunas formas de declarar un sentimiento universal, el sentimiento más poderoso y conocido del mundo, nuestro amor. Pero, ¿qué es el amor? En esta investigación trataremos de definir que es este sentimiento y porque es tan conocido y tan poderoso.

 

Como acabamos de ver, el amor tiene una diversidad de significados y usos, generalmente se le asocia con el amor romántico, pero involucra una compleja serie de sentimientos en cada caso, por eso es especialmente difícil de definir de un modo consistente. Existen casi tantos tipos de amor como tipos de personas, y tantas definiciones de amor como autores han escrito sobre el tema, esto nos lleva a que casi todo lo que pueda decirse sobre el amor sea verdad al menos para algunas personas y en algunas circunstancias. La importancia del amor en nuestra sociedad se desprende fundamentalmente de un fenómeno sociocultural no universal sino más bien propio de la cultura occidental: el basamento de una institución social: la familia, a través del matrimonio, como en el amor romántico. Como concepto abstracto, el amor se considera normalmente un sentimiento profundo de preocupación cariñosa por otra persona, animal o cosa.

 

La palabra amor (del latín, amor, -óris) es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido por diversas formas según las ideologías, teorías y/o culturas. Generalmente se interpreta con un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, produce una serie de emociones, experiencias y actitudes. Las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. El amor interpersonal se considera “sano” o “verdadero” cuando es constructivo para la personalidad, para lo cual es fundamental tener una buena autoestima, ahondaremos en este tema más adelante.

 

A veces se atribuye su invención a alguna tradición particular, pero los vestigios arqueológicos de todas las civilizaciones confirman la existencia del afecto hacia los familiares, la pareja, los niños, etc. Por lo cual las interpretaciones que postulan que el amor en general es una construcción cultural específica no parece fundada.

 

Culturalmente, el amor sexual se ha manifestado históricamente hacia las personas del sexo opuesto como hacia aquellas del mismo sexo, por ejemplo, para los griegos, los ideales de belleza eran encarnados en particular por la mujer y por los adolescentes de sexo masculino. En México, para la cultura maya no existía la palabra amor para los hijos.

 

Para la cultura anglosajona, la palabra “amor” presenta, al igual que en español, múltiples significados, pero con un significado adicional, más relacionado con el simple gusto por una persona, animal o cosa (Ej. I love dancing = me encanta bailar), de modo que a menudo, la única forma de diferenciar entre el amor y el simple placer reside en la entonación de la frase o del contexto.

 

Para la Psicología, el amor es un estado mental orgánico que crece o decrece dependiendo de cómo se retroalimente ese sentimiento en la relación de los que componen el núcleo amoroso. La retroalimentación depende de factores tales como el comportamiento de la persona amada, sus atributos involuntarios o las necesidades particulares de la persona que ama.

 

Robert J. Stenberg, propuso la existencia de tres componentes del amor, resultado de múltiples investigaciones, estos tres componentes pueden relacionarse entre sí formando diferentes formas de amor:

 

1. La intimidad. Aquellos sentimientos dentro de una relación que promueven el acercamiento, el vínculo y la conexión.

2. La pasión. El intenso deseo de unión con el otro, como expresión de deseos y necesidades.

3. La decisión o compromiso. La decisión de amar a otra persona y el compromiso por mantener ese amor.

 

Por su parte, para Erich Fromm, el amor es un arte y, como tal, una acción voluntaria que se emprende y se aprende, no una pasión que se impone contra la voluntad de quien lo vive. La mayoría de la gente identifica el amor como una sensación placentera. Desde su punto de vista, la gente cae en el error de que no hay nada que aprender sobre el amor, motivados, entre otras cosas, por considerar que el principal objetivo es ser amado y no amar, de modo que llegan a valorar aspectos superficiales como el éxito, el poder o el atractivo que causan confusión durante la etapa inicial del pretendido enamoramiento pero que dejan de ser influyentes cuando las personas dejan de ser desconocidas y se pierde la magia del misterio inicial. Así pues, recomienda proceder ante el amor de la misma forma que lo haríamos para aprender cualquier otro arte, y distingue, como en todo proceso de aprendizaje, dos partes, una teórica y otra práctica (Kristeller, 1980).

 

Existen polarizaciones extremas de la mente manifestando un amor desmedido sin pensar en los límites de uno mismo, pudiendo incluso llegar a poner en peligro su propia existencia o incluso la de la otra persona por estar experimentando un estado polarizado de obsesión. En este caso, el que ama, desea y anhela el bien y la felicidad del ser amado, y lo hace por encima de todas las cosas. El dar sin recibir a cambio, el sacrificar y anteponer las necesidades del ser amado por encima de las de uno mismo, sin que uno lo considere como sacrificio sino como oportunidad para prodigar el sentimiento, suele considerarse una antesala al desequilibrio emocional, pues la persona objeto de nuestra obsesión no tiene por qué responder tal como lo habíamos premeditado; puede no agradecer nuestro esfuerzo y exigirnos aún más. No obstante, algunos confunden esa polarización extrema con amor «verdadero» o «sano», y exigen de la otra persona el mismo comportamiento, pudiendo manifestar frustración extrema y, como salida a dicha frustración, violencia.

 

Por otro lado, para la biología, lo que a veces se llama amor, parece ser un medio para la supervivencia de los individuos y de la especie. Si la supervivencia es el fin biológico más importante, es lógico que la especie humana le confiera al amor un sentido muy elevado y trascendente. Sin embargo, en la mayoría de las especies animales parecen existir expresiones de lo que se llama amor que no están relacionadas con la supervivencia. Las relaciones físicas con individuos del mismo sexo y las relaciones sexuales por placer, no son exclusivas del ser humano, y también se pueden observar comportamientos altruistas por parte de individuos de una especie hacia los de otras especies.

 

A partir de 1990, psiquiatras, antropólogos, psicólogos y biólogos han encontrado correlaciones importantes entre los niveles de hormonas como la serotonina, la dopamina y la oxitocina, y los estados amorosos (atracción sexual, enamoramiento y amor estable).

 

La neurobiología hace una definición tripartita de amor, en que se diferencian tres procesos cerebrales distintos, pero interconectados, y cada uno de ellos regulado hormonalmente:

 

• El impulso sexual o grado de excitación sexual para la búsqueda de pareja, regulado por la testosterona y detectable neurológicamente en el córtex cingulado anterior, es de breve duración.

• La atracción sexual selectiva, pasión amorosa o enamoramiento es regulado por la dopamina en los circuitos cerebrales del placer, tiene una duración de hasta 18 meses.

• El cariño o apego es un lazo afectivo de larga duración que permite la continuidad del vínculo entre la pareja, es regulado por la oxitocina y la vasopresina, también afecta al circuito cerebral del placer y su duración puede prolongarse toda la vida.

 

Además de la oxitocina y la serotonina, el cerebro libera otra sustancia en estado de enamoramiento, la feniletilamina que actúa sobre el sistema límbico y provoca las sensaciones y sentimientos comunes en el enamoramiento, además de ser un precursor de la dopamina, de ahí que también se encuentre en grandes cantidades. Se puede encontrar en alimentos como el chocolate y quesos fermentados.

 

El equilibrio de estos tres procesos controla la biología reproductiva de muchas otras especies, por lo que se cree que su origen evolutivo es común. Se cree que el amor humano evolucionó a partir del ritual del apareamiento o cortejo (Fisher, 2009).

 

También las diversas religiones alrededor del mundo hablan del amor, por ejemplo, en la cultura monoteísta, el amor suele mencionarse y ser apoyado por Dios, como en el Islam, el judaísmo y el cristianismo. Aquellas personas cuyo amor es cercano a Dios reciben el nombre de Santos. Para el judaísmo, en hebreo, ahava es el término más comúnmente utilizado tanto para el amor interpersonal como para el amor a Dios. En esta religión se predica: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18) y a amar a Dios con todo el corazón, toda el alma y todas las fuerzas (Deuteronomio 6:5). El libro bíblico Cantar de los Cantares se considera una metáfora romántica del amor entre Dios y su pueblo, pero, en su lectura literal, aparece como una canción de amor.

 

En el cristianismo, se entiende que el amor proviene de Dios. El amor de hombre y mujer (eros en griego), y el amor desinteresado por los demás (Ágape), se contrastan a menudo como amor ascendente y descendente, respectivamente, aunque en última instancia son una misma cosa.

 

El cristianismo considera que amar a Dios sobre toda las cosas y amar al prójimo como a uno mismo son las dos cosas más importantes en la vida. Benedicto XVI escribió su primera encíclica con el título “Dios es Amor”, en ella expresa que un ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, que es amor, es capaz de practicar el amor, de darse a Dios y a otros y de recibir y experimentar el amor de Dios en la contemplación. Esta vida de amor, según el pontífice, es la vida de Santos como la Madre Teresa de Calcuta y la Virgen María, y es la dirección que deben tomar los cristianos cuando creen que Dios los ama (SS Benedicto XVI, 2008).

 

Para el Islam y otras creencias árabes, el amor abarca la visión de la vida como una hermandad universal que se aplica a todos los que mantienen la fe. Todos los que tengan fe tendrán el amor de Dios, aunque el grado de amor recibido y el esfuerzo puesto para conseguirlo dependen del individuo mismo.

 

Ishq, o el amor divino, es el tema principal del sufismo. Los sufis creen que el amor es una proyección de la esencia de Dios sobre el universo. Dios desea reconocer la belleza, de modo que, cuando, por ejemplo, alguien se mira en el espejo, es Dios quien se mira a sí mismo dentro de la dinámica de la naturaleza, ya que todo es un reflejo de Dios. A través del amor, la humanidad puede volver a su pureza y gracia inherentes.

 

Para el budismo, Kama es amor sensual, sexual. Es un obstáculo en el camino hacia la iluminación, ya que constituye egoísmo. Karu-á es compasión y misericordia, y reduce el sufrimiento de otros, es complementario de la sabiduría y necesario para la iluminación. Adve-a y metta son amor benevolente, este amor es incondicional y requiere una aceptación considerable. Se refiere al desprendimiento y la ausencia de intereses egoístas en beneficio de los demás. El amor puro, proviene de un estado de pureza espiritual al que los seres humanos pueden llegar mediante la liberación de las emociones perturbadoras inherentes al mundo material.

 

La filosofía oriental presenta una aproximación al amor espiritual diferente de la occidental: el sufrimiento en sí mismo no es lo que nos hace virtuosos, sino que es un medio para alcanzar la virtud, de tal modo que acercarse a la iluminación implica el cese paulatino del sufrimiento y el aumento de gozo. Preocuparse por conseguir un objetivo constituiría un modo de sufrimiento adicional, de modo que deberíamos limitar nuestro sufrimiento no preocupándonos por el mismo sufrimiento, incluyendo el deseo de conseguir metas.

 

Por otro lado, la filosofía dice que el amor es la inclinación del alma hacia un objeto o persona. El amor sucede cuando un determinado objeto es presenciado y procesado por nuestra mente y son separadas sus propiedades, cada propiedad despierta un sentimiento y la combinación de dichos sentimientos producen el amor.

 

Friedrich Nietzche creía que el amor se presentaba cuando se intenta abarcar el bien en su totalidad hacia algo y no se consigue, “un desbordamiento hacia algo limitado”. Cuando amamos juntamos las mejores propiedades de las cosas más maravillosas y perfectas que consideramos en el mundo, y como estas son similares con el objeto es considerado como esa cosa maravillosa, ese algo perfecto.

 

Todos los individuos de una sociedad tienen relaciones o interactúan. Las interacciones pueden nivelarse según la influencia de uno hacia otro: el nivel más bajo es el odio, le sigue la ignorancia, la tolerancia, el respeto, casi en la cima el amor y el más alto es el fanatismo. Cuando el nivel de interacción es más bajo, las personas tienden a alejarse, y cuando el nivel es más alto a acercarse. Sin embargo, los individuos pueden tener diferente nivel de interacción entre ellos mismos.

 

La sociedad siempre ha estado interesada en que los individuos tengamos el mismo nivel de interacción, pero sabemos que no es así. En el caso de que dos individuos tengan el mismo nivel se les puede llamar pares, por ejemplo, si los dos se odian, son enemigos, si los dos se respetan pueden ser amigos, y si los dos se aman, pueden ser novios o amantes.

 

Sin embargo, existen diferentes tipos o formas de manifestar nuestro amor, dependiendo de la persona por la que tengamos este sentimiento:

 

El amor autopersonal: Se refiere al amor hacia uno mismo o amor propio, tiene que ver con el autoestima, el desarrollo personal y la aceptación de las virtudes y defectos propios así como la percepción de estos en la justa medida. La autoestima es un requisito necesario para que exista amor real en cualquiera de sus manifestaciones (Bonet, 1997).

Amor filial: Es el que se da entre padres e hijos, aunque se refiere a todos los descendientes y ancestros.

Amor fraternal: En su sentido estricto, es el afecto entre hermanos, auque puede extenderse a otros familiares. Es un sentimiento de gratitud y reconocimiento a la familia, y se manifiesta por emociones que apuntan a la convivencia, la colaboración y la identificación de cada sujeto dentro de una estructura de parentesco.

Amistad: Así se le llama al amor que nace de la necesidad de los seres humanos de socializar, es muy cercano al amor fraternal. El amor al prójimo nace del uso de la facultad de la mente de empatizar y tolerar.

Amor incondicional: Es el que se profesa sin esperar nada a cambio. El amor espiritual, predicado por las diferentes religiones o el amor maternal (Fromm, 2002).

Amor romántico: Nace de la expectativa de que un ser humano colme a otro de satisfacción y felicidad existencial. Este sentimiento idealiza en cierto grado a la persona objeto de dicha expectativa.

Amor confluente: Es el amor entre personas capaz de formar relaciones de pareja. Aparece por oposición al amor romántico: no tiene que ser único ni para siempre y no supone una entrega incondicional, este amor surge a mediados del siglo XX (Leal, 2009).

Amor sexual: Incluye el amor romántico y el amor confluente, se refiere al deseo sexual únicamente si este nace de la autoestima.

 

El amor también tiene diferentes perspectivas, popularmente se representa con un corazón rojo. Habitualmente se asocia con el amor romántico, una relación pasional entre dos personas con una influencia muy importante en sus relaciones interpersonales y sexuales mutuas. En la mayoría de los casos significa un gran afecto por algo que ocasiona felicidad o placer al que ama. Sobre todo en el mundo occidental suele ser contrastado por el odio, desprecio o egoísmo.

 

El amor surge de la interacción de dos personas, pero tiene distintas fases, a la primera se le llama noviazgo, es la etapa en que dos personas se relacionan para conocerse y llegarse a amar, sin embargo para llegar al noviazgo se pasan por varias etapas:

 

• La etapa de atracción y encantamiento: Es cuando empieza una atracción, generalmente física entre las dos personas.

• La etapa de amistad: Es donde se empiezan a vivir sentimientos de cercanía y se definen las normas y los alcances de la relación.

• Inicio del noviazgo: Es la etapa en donde ambos reconocen que se atraen y deciden iniciar una relación, la cual se vuelve todavía más cercana, llena de detalles, con ciertos límites y es donde puede florecer el amor. Si después de un tiempo de tratar y conocer lo que te gusta y disgusta de la otra persona, siguen compartiendo sus virtudes y superando los defectos, se puede decir que se están empezando a amar.

 

En el noviazgo hay atracción y enamoramiento, de ahí que la persona se comporta de diferente manera. Se dice que una persona esta enamorada cuando:

 

• Piensa frecuente en la persona amada, la idealiza y maravilla.

• Desea ver a la persona en todo momento, estar juntos.

• Busca la forma de agradar al otro.

• Piensa más en otros aspectos como la imagen física, la planificación para poder encontrarse, a veces descuido de otros deberes.

• Hay sentimientos y emociones muy intensos ante la presencia real o imaginada del amado que se manifiestan físicamente (sudoración, pulso acelerado, aumento de la presión arterial, taquicardia, risa, alteración de la percepción del tiempo, dolor o ansiedad en el estómago).

• La persona busca apoyar a su pareja y desea su bien.

 

El enamoramiento es un estado emocional basado en la alegría y la satisfacción de encontrar a la otra persona, capaz de comprender y compartir tantas cosas como trae consigo la vida. El proceso inicia en la corteza cerebral, pasa al sistema endocrino y se trasforma en respuestas fisiológicas. Surgen entonces una serie de mecanismos de seducción, entre los que el lenguaje corporal juega un rol fundamental. Conjugamos nuestro instinto animal, inconsciente, con la capacidad estratega, con la que todos los seres humanos contamos.

 

Es en esta etapa donde la feniletilamina obliga la secreción de dopamina y norepinefrina, que por sus efectos se parecen a las anfetaminas, las cuales producen un estado de euforia natural cuando estamos con nuestra pareja.

 

Pero ¿por qué nos enamoramos? Existen varias teorías que explican el enamoramiento:

 

1. Imagen de pareja. Dice que nuestro aparato psíquico tiene guardada la imagen de la pareja que buscamos y que ésta despierta como una alarma cuando nos topamos con la persona que encaja con esos rasgos.

2. Correspondencia. Afirma que buscamos a una persona de parecidos rasgos físicos, sociales, culturales, intelectuales, etc. Con nuestra propia familia imaginaria.

3. Espejo. Dice que nos enamoramos de quien anhelamos ser o bien de lo que tiene el otro, es decir, no sirven de espejo y por eso nos enamoramos.

4. Perpetuar la especie. La defienden algunos biólogos afirmando que buscamos a la pareja adecuada para perpetuar la especie y esto se hace después de una evaluación por instinto. Buscamos a la mejor persona con la cual nuestros genes se mezclen de la mejor manera. Esta hipótesis tiene en cuenta la realidad animal de la persona humana, que, aunque sea solo la parte corporal, es real. A pesar de esto, esta teoría excluye a los homosexuales y bisexuales, así como a las personas que no desean tener hijos. Estos tres grupos no podrían enamorare de ser cierto esto.

5. Creación de gustos. Es cuando la persona durante la infancia empieza a cuadrar sus gustos y, conforme va creciendo, los va haciendo más sólidos. Entonces, encontramos a una persona que se asemeja a lo que creó desde la infancia, por ejemplo: el color de cabello. Así, nos enamoramos de la persona que más se asemeje al rompecabezas que nosotros tenemos de la persona que buscamos.

 

El noviazgo es, por su misma naturaleza, una condición transitoria, que termina en matrimonio (unión libre) o en ruptura. La experiencia demuestra que es mejor que el noviazgo sea breve, de un año quizás.

 

Como se mencionó antes, la mayoría de las teorías dicen que amar es seguir el bien, pero no es fácil perseguir el bien del otro porque hay una tendencia fuerte al egoísmo. Aquel bien que le ofrecemos a la persona amada ha de ser un bien real, algo que la mejore, y no que beneficie solo a uno mismo. Entonces, amar es desear que esa persona se desarrolle, sea mejor y alcance la plenitud a la que está destinada.

 

Durante el noviazgo, generalmente no se advierten los defectos, después de un tiempo, cuando pasa el enamoramiento se descubren, y eso rompe muchas relaciones. Es por eso que la gente suele decir que el amor es ciego.

 

Si la pareja supera la etapa de noviazgo satisfactoriamente, se pasa a otra etapa, en donde la pareja asumirá un compromiso y formará una familia. Llamaremos a este compromiso matrimonio, aunque en nuestra época podemos hablar también de unión libre.

 

El matrimonio es una institución social que crea un vínculo conyugal entre sus miembros. Este lazo es reconocido socialmente, ya sea por medio de disposiciones jurídicas o por la vía de los usos y costumbres. El matrimonio, establece entre los cónyuges una serie de obligaciones y derechos que también son fijados por el derecho, que varían, dependiendo de cada sociedad. De igual manera, la unión matrimonial permite legitimar la filiación de los hijos procreados por sus miembros, según las reglas del sistema de parentesco vigente.

 

El matrimonio constituye una unión de dos o más personas que tienen por finalidad constituir una familia. Hasta hace pocos años se consideraba un elemento esencial de la definición el hecho que ambos contrayentes debían ser de sexo opuesto, pero en los últimos años este elemento ha sido objeto de moderaciones debido a la introducción del matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

El matrimonio se considera importante porque contribuye a definir la estructura de la sociedad, al crear un lazo de parentesco entre personas no cercanas en línea de sangre (generalmente). Una de sus funciones ampliamente reconocidas es la procreación y socialización de los hijos (aunque no es necesario tener hijos al casarse), así como la de regular el nexo entre los individuos y la descendencia que resulta en el parentesco, rol social y estatus. El matrimonio, es la manifestación de amor más comúnmente aceptada y considerada la más grande.

 

Sin embargo, en nuestra época algunas personas presentan fragilidad de los vínculos humanos, estas personas están caracterizadas por la falta de solidez y por la tendencia a ser cada vez más fugaces, superficiales y con menor compromiso, a las relaciones que surgen entre personas con estas características se le llama “amor líquido”. Término creado por el sociólogo polaco Zigmunt Bauman.

 

En las sociedades del capitalismo avanzado aparecen algunas tendencias que afectan a como se entienden las relaciones personales. La tendencia hacia el individualismo hace ver las relaciones fuertes como un peligro para los valores de autonomía personal. A esto se une la generalización de la ideología consumista que provoca la mercantilización de varios ámbitos de la vida. En este sentido el resto de personas empiezan a verse como mercancías para satisfacer alguna necesidad, y el amor se convierte en una suerte de consumo mutuo guiado por la racionalidad económica donde el Eros económico invade las relaciones personales.

 

Los vínculos afectivos estables se convierten en una hipoteca. La idea del matrimonio deviene un plazo innasumible en una sociedad marcada por el eterno presente y el usar y tirar de la sociedad de consumo. Las relaciones por Internet se convierten en el modelo que se exporta al resto de las relaciones de la vida real. De hecho, más que relaciones se buscan conexiones, ya que estas no necesitan de implicación ni profundidad, en las conexiones cada uno decide cuando y como conectarse, y siempre se puede pulsar la tecla suprimir.

 

Esta forma de amor, característico de la era posmodernista hace que el compromiso y el amor romántico desaparezcan, creando controversia y confusión de sentimientos y emociones con grandes implicaciones en la sociedad. Si tomamos en cuenta que el amor es el sentimiento más importante y conocido en el mundo, y que este busca el bien para la otra persona, que el amor es el motor de nuestra sociedad y lo que nos motiva a ser felices, ¿qué nos espera con un amor sin compromiso?

 

REFERENCIAS:

 

• San Román, Teresa y Aurora González Echevarría (1994): Las relaciones de parentesco, Universitat Autònoma de Barcelona, Bellaterra.

• Varios autores (2008). El matrimonio: ¿contrato basura o bien social?. Thomson Aranzadi. ISBN 978-84-8355-741-9.

• Friedrich Nieztche. Aforismos y otros escritos filosóficos.

• José-Vicente Bonet. 1997. Sé amigo de ti mismo: manual de autoestima. Editorial Sal Terrae. ISBN 978-84-293-1133-4.

• Erich Fromm. El arte de amar. Editorial Paidós. 2002. ISBN 978-84-493-0852-9.

• Aurora Leal García. (2009) «Nuevos tiempos, viejas preguntas sobre el amor. Un estudio con adolescentes» págs. Pág. 57. Universitat Autònoma de Barcelona.

• Pope Benedict XVI. «Papal encyclical, Deus Caritas Est.».

• Kristeller, Paul Oskar (1980). Renaissance Thought and the Arts: Collected Essays. Princeton University. ISBN 0-691-02010-8.

• Experimentos de imagen cerebral (por resonancia magnética funcional) de Helen Fisher, antropóloga de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, citada por Javier Sampedro El amor es química... y algo de amistad. Las hormonas definen el calendario amatorio: la testosterona dispara el deseo y la oxitoscina mantiene la fidelidad, El País 18/01/2009.

• Gil Calvo, Enrique. Retrato intelectual del ensayista líquido. Publicado en El País el 18 de agosto de 2007.

• Matomoros, Alberto. Amor liquido. Publicado en Cuaderno de materiales. Filosofía y ciencias humanas numero 22 SISSN: 1138-7734

• Bauman, Zigmunt.(2005) Amor líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos. México D.F. Fondo de cultura económica. ISBN 978-84-375-0588-6

 

DISPONIBLE EN WEB:

 

• http://www.fluvium.org/textos/jovenes/jov69.htm

• http://dulzuragirl.blogcindario.com/2005/01/00043-las-etapas-del-amor-mas-alla-del-enamoramiento.html

• http://www.mujertotal.com/editorial/press/mente.asp?articleid=96&zoneid=4

• http://www.fortunecity.es/poetas/saber/172/amor_o_enamoramiento_index.htm

• http://www.amor.com.mx/etapas_y_comportamiento_durante_el_noviazgo.htm

• http://www.wikipedia.com.mx/amor

 

 

  twt.gifCompartir

 

 

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar