09 Feb
La amistad entre hombres y mujeres ¿es posible?
Escrito por Infidelidad
Leído 9981 veces | Publicado en Estudios
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Por: Infidelidad.com.mx

 

"Feliz es el hombre que encuentra un amigo generoso"

Proverbio griego.

 

La palabra amistad viene del latín amicus, amigo y se define como una relación afectiva entre dos o más personas. La amistad es un valor universal, una forma de relacionarnos y necesario para no vivir en soledad. Conocer a alguien es sencillo, pero de ahí a establecer una amistad puede haber un largo camino y conservar esa amistad por años es todavía más difícil. 

 

Una amistad puede surgir al conocer a alguien inesperadamente y se tienen cosas en común con esta persona, como gustos, aficiones o incluso la escuela o el trabajo. Con el tiempo, además de las cosas en común, la amistad va creciendo con el trato, y comenzamos a conocer bien a la otra persona: su pasado, su presente, sus gustos, etc., de ahí nacerá la confianza, por lo que dice y por quien es, haciendo que la amistad sea aún más estable, en donde se practiquen valores como la lealtad y la gratitud. (otrascosas.com).

 

Para algunas personas es más fácil hacer amigos que para otras, esto depende del tipo de personalidad, educación, ambiente y experiencias que haya vivido cada quien. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que hacen más fácil construir una amistad, por ejemplo, siempre es más agradable acercarse a alguien con una sonrisa auténtica, esto crea familiaridad y genera confianza. La forma y el lugar en donde se haya conocido a la otra persona también influye para que se pueda dar un tema de conversación, posiblemente existan temas comunes de los que se puedan hablar. Algunas preguntas sencillas pueden iniciar la conversación y nos pueden dar pistas sobre si la otra persona se siente cómoda hablando con nosotros, al igual que la postura y los gestos.

 

La amistad es una relación de afecto desinteresado en la que hay que estar dispuestos a dar más que a recibir. Consiste en querer a una persona por ella misma y aceptarla tal cual es. Tener una buena amistad nos enriquece como personas, nos ayuda a crecer y nos hace sentirnos útiles, necesarios y queridos. El verdadero amigo es claro y sincero, nos acepta sin condiciones y responde a nuestras necesidades cuando las necesitamos.

 

Iniciar una amistad es tan importante como mantenerla, para esto es necesario el contacto, así la propia relación se irá fortaleciendo. Una amistad debe mantenerse con vida, sino puede morir, lo mismo pasa con las relaciones de pareja. Por eso es conveniente, tanto en la amistad como en la pareja, no olvidar los detalles que se tuvieron desde el principio, la buena comunicación, los intereses comunes, las actividades nuevas y/o las pequeñas o grandes tradiciones que se van formando con el tiempo.

 

A los amigos los une la confianza, el deseo de estar con ellos y el sentimiento de libertad por dar y recibir cosas del amigo. La amistad no tiende a la posesión del otro, más bien enriquece tanto en el plano de la existencia como en el del ser.

 

Según Fisher (1981), los patrones de amistad pueden categorizarse en cuatro tipos:

1. Amistades que no son íntimas ni especialmente amistosas.

2. Amistades amigables que se centran principalmente alrededor de actividades pero comprenden poca intimidad.

3. Amistades íntimas que incluyen el compartir y la cercanía, pero que no tienen mucha actividad mutua.

4. Las amistades integradas que comprenden tanto la intimidad como la actividad.

 

A lo largo de nuestras vidas, los seres humanos vamos desarrollando diversas amistades, de niños, generalmente estas amistades son con personas del mismo sexo, pero conforme vamos creciendo desarrollamos nuevas habilidades e intereses que nos hacen tener amigos del sexo contrario, lo cual es un tema muy polémico, ya que muchas personas creen que entre un hombre y una mujer no puede existir una verdadera amistad, incluida a la pareja, justificando esto como la confusión entre la amistad por las displicencias con que algunos afrontan sus verdaderos sentimientos. O quienes dicen que en lugar de amistad es complicidad o comunicación, también argumentan que siempre puede existir el riesgo de que se despierte un interés que vaya más allá de la misma amistad, sin embargo, tener una amistad del sexo contrario puede llega a ser muy enriquecedor.

 

Una amistad se construye con el tiempo y comienza en función de afinidades comunes, independientemente del género. Podemos compartir experiencias, inquietudes y aficiones sin mantener una relación más allá de la amistad.

 

Sin embargo, para que un hombre y una mujer sean exclusivamente amigos, es necesario tener y dejar en claro qué sentimientos los unen. El límite entre el amor y una amistad intensa es muy fino y fácil de sobrepasarlo, dependerá de la existencia o no de la atracción sexual.

 

Las relaciones entre diferentes tipos de personas son enriquecedoras y siempre aportan algo nuevo, por lo tanto, una amistad del sexo contrario siempre será positiva, y de ella podemos sacar mucha ventaja, por ejemplo:

• Nos enseña a tener una visión diferente y más amplia de las relaciones entre hombre y mujer.

• Nos enseña a ser tolerantes con el otro sexo, a tener un mayor conocimiento de él, lo cual contribuye a un mejor entendimiento. Nos ayuda a entender su opinión, su forma de ser y sus prioridades, y

• Puede ayudarnos a entender a nuestra pareja y mejorar la relación con ella.

 

Aunque muchas veces, tener un amigo del sexo contrario puede tener complicaciones con nuestra pareja, sobre todo si esta decrece de este tipo de amistad o no tiene ninguna, ya que le será muy difícil entender nuestra actitud y puede llegar a tener celos, pero hay que tomar en cuenta que pocas cosas hay en la vida tan importantes como una verdadera amistad, por eso no debemos renunciar a esta porque sea del sexo contrario, aunque eso levante recelos en la pareja o en nuestro entorno.

 

También se puede dar el caso de que nos atraiga algún amigo del sexo contrario, y utilicemos esa amistad como herramienta para establecer una relación de pareja. Las amistades cada vez más íntimas ayudan a establecer la etapa para el desarrollo de las relaciones amorosas.

 

La búsqueda de la pareja va a estar influenciada por la proximidad, se escoge entre las personas que se conoce, las que se ven con cierta regularidad. Otro aspecto a considerar es la homogamia, que consiste en buscar pareja con rasgos físicos similares, formación religiosa, clase social, o con gustos e intereses semejantes. Un tercer aspecto es la atracción física. Una vez que se inicia el proceso de conocimiento mutuo por parte de la pareja esta debe tratar de descubrir si existe una compatibilidad más fundamental (Universia, 2009).

 

La amistad en las relaciones de pareja es algo complejo, ya que algunos señalan que si hay amor de pareja no hay amistad y que si termina una relación amorosa, la amistad es imposible, sin embargo, toda relación de pareja supone cierto grado de amistad. En una pareja tiene que haberla necesariamente, aunque no es el mismo tipo de amistad que existe con un amigo o amiga.

 

El tener una relación amorosa implica ser compañeros y amigos, ya que se comparte la vida, significa compartir no sólo cosas materiales, sino momentos de vida, experiencias, recuerdos y sueños. Supone además que cada miembro de la pareja sabe que cuenta con el otro y que tiene un sostén donde apoyarse. Es un aspecto muy importante que tiene que estar presente en cualquier relación amorosa ya que la amistad en las relaciones de pareja tiene que ver con el respeto por el otro, el compartir valores y aceptar las diferencias, saber entenderse y comunicarse (Méndez, 2010).

 

La importancia de la amistad en la pareja radica en que es uno de los puntos clave para el buen funcionamiento de ésta, ayuda a superar los obstáculos que trae consigo la convivencia y garantiza un buen entendimiento y un mejor acercamiento en el plano emocional.

 

La amistad permite que la pareja se conozca mejor y se tenga más confianza, que se presente ayuda mutua y solidaridad en los momentos difíciles, y que siempre se busque el bien del otro (Mery, 2009).

 

Cuando la pareja tiene conflictos al punto de llegar a la ruptura, es posible conservar la amistad, sin embargo esto es muy difícil cuando uno de los dos aún quiere al otro como pareja, para que puedan llegar a ser amigos nuevamente deberá pasar bastante tiempo para que sus heridas curen y puedan plantearse el volverse a ver (enfemenino.com).

 

La amistad con la ex pareja muchas veces está guiada por intereses comunes, como los hijos, las cuestiones monetarias o los amigos en común. Para que se pueda dar una amistad en estos términos debe haber por ambas partes admiración, confianza y respeto hacia el otro, además de madurez, seguridad y como mencionamos anteriormente, dejar de amar y una atracción distinta a la física.

 

Los hijos son un factor primordial que hay que tomar en cuenta, ya que ellos obligan a la pareja a que continúen vinculados, se quieran o no. Por eso, es aconsejable que antes de la ruptura se acuda a un terapeuta, así podrán minimizar los traumas y agilizar y mejorar los patrones de comunicación en la pareja, enfrentando a las dos personas bajo una perspectiva de respeto, escucha y tolerancia en la que aparecerá la razón (Ingus, 2010).

 

Pero no siempre que existe una amistad entre hombre y mujer termina en pareja, en amor y mucho menos en ruptura o divorcio. También existen muchas relaciones amistosas entre diferentes géneros que duran por muchos años, que permanecen a pesar de las parejas, el tiempo y los conflictos. Es ahí donde nos damos cuenta que la verdadera amistad si existe y que se puede dar a pesar del género que se tenga.

 

El hecho de que hombres y mujeres en la actualidad compartan trabajo, negocios y actividades culturales y deportivas, ha hecho que las amistades entre hombres y mujeres sean exitosas, ya que ahora se ve a los distintos géneros como iguales, lo que en el pasado no se hacía.

 

Sin embargo, aún existen algunas dudas y personas que no creen que se pueda dar una verdadera amistad entre hombres y mujeres sin que exista algún interés físico o amoroso; es por eso que nos dimos a la tarea de preguntarle a cien personas de diferentes géneros su opinión, y así tener más claro que es lo que predomina actualmente.

 

De estas cien personas, 64 eran mujeres y 36 hombres, en un rango de edad de los 18 a los 67 años, el 93% considera que si puede existir una amistad entre un hombre y una mujer, sin embargo, hubo comentarios referentes a que debe quedar claro desde un principio que sólo es una amistad, que no debe existir una atracción física o un interés que vaya más allá de la amistad, incluso hubo comentarios de una persona quien cree que sus amigas deben ser “feas” para que sólo pueda existir una amistad. Tres mujeres comentaron que son los hombres quienes buscan más allá de una amistad generalmente, pero cinco hombres consideran que muchas veces las mujeres confunden una amistad o idealizan a la otra persona esperando que se tenga una relación.

 

El otro 7% argumenta que la amistad entre hombres y mujeres no existe, ya que siempre existe alguna atracción física o amorosa por alguna de las partes, esto lo fundamentan en que tienen o tuvieron una relación con algún amigo o en que la mayoría de sus amigas les atraen físicamente. Una persona comentó que depende de la persona y las experiencias que haya tenido, es decir, si es una persona con pocas relaciones interpersonales en donde tener amigos no es algo común, será más sencillo que las amistades que se le presenten del sexo contrario se confundan o piense que se acercan a este por atracción física o en busca de una relación de pareja.

 

Sin embargo, por los resultados obtenidos nos podemos percatar, de que efectivamente, la mayoría de las personas si creen que pueda existir una amistad entre hombres y mujeres, incluso que la tienen, a pesar de tener una pareja a su lado, y que estas amistades pueden ser comunes con su pareja, compartiendo así no solo sus vidas sino también sus amigos.

 

DISCUSIÓN.

Como muestra la investigación y reafirman los resultados obtenidos en esta encuesta la amistad entre hombres y mujeres es una parte importante en el desarrollo de las personas, ya que las amistades, a pesar del sexo que se tenga entre las partes, son muy importantes y enriquecedoras en la vida de un individuo, y nos permiten crecer y compartir nuestras vidas con alguien más, a practicar nuestros valores e incluso a encontrar alguien que nos complemente y con quien podamos compartir más que una amistad. Es por eso que consideramos importante practicar este valor y brindarle a nuestras amistades el lugar que se merecen en nuestras vidas.

 

REFERENCIAS:

• Aparicio Pérez, Trinidad (2005). “Relaciones de pareja” [Disponible en Red]

http://www.pulevasalud.com/ps/subcategoria.jsp?ID_CATEGORIA=103423&RUTA=1-3-2071-103423

• En femenino.com (2009). “¿Es imposible la amistad acabada la pareja?” [Disponible en Red]

http://www.enfemenino.com/__e2205-Es-imposible-la-amistad-acabada-la-pareja.html

• Méndez Errico, Sebastián (2010). “La amistad en la relación de pareja” [Disponible en Red]

http://www.innatia.com/imagenes/2010/amistad-relaciones-pareja.jpg

• Mery. (2009) “Vida en pareja” [Disponible en Red]

http://americagarabote.blogia.com/2009/052504-la-importancia-de-la-amistad-en-la-pareja.php

• Otras Cosas.com (2010). “Como iniciar una amistad” [Disponible en Red]

http://www.otrascosas.com/amistad/categoria.asp?idcat=119

• Universia (2009). “Amistad y Amor” [Disponible en Red]

http://www.universia.edu.pe/consultorios/psicologico/articulos/amistad_amor.htm

 

 

  twt.gifCompartir

 

 

Compartir

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar