banner largo plantilla SOMOS EL UNICO PORTAL

banner una lineaBanner DPM 670X135 90901urano

21 Abr
Por qué la obsesión de encontrar una pareja es un refugio contra la soledad
Leído 1546 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)

Dentro de ti, en cualquier momento, puede nacer la aspiración de tener una relación, tal vez no cuando reíste hasta el cansancio con tus amigos, ni cuando creíste que estar soltero sería la fórmula mágica para vivir la plenitud de tu libertad y tu independencia emocional.

Ocurre, casi siempre, en soledad, durante una de tantas introspecciones prometedoras que te incitan a pensar en lo diferente que sería todo si tuvieras una pareja. Es por eso que pudiste divertirte toda una noche con tus amigos, pero a la mañana siguiente, cuando no hablaste con nadie, te encontraste con la irónica paradoja de saber que aunque las personas están contigo, tú te sientes solo.

Henry Bataille experimentó un sentimiento similar cuando propuso que “El amor es el gran refugio del hombre contra la soledad, la inmensa soledad que le ha impuesto la naturaleza, la especie y las leyes eternas”.

Con el fin de erradicar la melancolía que acarrea la soledad, nos enfrascamos en el anhelo de compartir nuevas experiencias, luego de involucrarnos sentimentalmente con alguien en un determinado momento de nuestra vida. Todo con el fin de probar suerte y, si bien nos va, formalizar este vínculo.


El desear iniciar una relación es por completo natural; “el amor no es una emoción, sino un impulso, una necesidad fisiológica para el ser humano”, esto según la antropóloga Helen Fisher, quien durante 30 años realizó una exhaustiva investigación en la que encontró que la liberación de adrenalina y dopamina, el aumento del ritmo cardiaco, así como los sentimientos de placer y euforia, son reacciones fisiológicas que generan cierta satisfacción al sentirnos atraídos por alguien.

Con base en estos estímulos, los estereotipos promovidos en los medios de comunicación nos hacen creer que en el amor todos ganan, nos pintan historias que tienen de dichosas lo mismo que de ficción.

Por si fuera poco, el alcance de las redes sociales se encarga de resaltar la situación sentimental de nuestra familia y amigos. A diario nos encontramos con muestras de afecto entre parejas que son felices, publicaciones de amor, cosas que debes hacer para encontrarlo y detalles que debes tener.

Bien pueden decirte que una relación conlleva más problemas que beneficios, pero quieres comprobarlo por ti mismo. Tienes tantas anécdotas por contar, tantos gustos por compartir, tanto de ti que entregar, por lo que es triste mirar atrás y notar que sigues en la calle de la amargura.


No obstante, la “felicidad” que alcanzamos al sentirnos amados es inmune a cualquier factor externo, por eso se dice que el amor es ciego. “La pasión inicial se caracteriza por la desactivación de regiones del cerebro como la corteza frontal, implicada en la lógica y el razonamiento”. Lo dice la ciencia, en palabras del doctor Ignacio Morgado, catedrático en Psicobiología de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Si has pensado iniciar una relación sentimental, puedes probar con una aplicación de citas y así iniciar la interacción con otros usuarios que tienen gustos e intereses afines a los tuyos.

Por otra parte, la CDMX es sede de numerosos encuentros ocasionales: un paseo en EcoBici, un concierto en la explanada de cualquier monumento, un tour underground por el centro, la visita a la Cineteca o a una cautivadora exposición, puede resultar en un nuevo futuro amoroso.

Sin ir tan lejos, los amigos, en ocasiones, son los que te acercan a esa persona con la cual empezar a escribir una historia, así que otórgate el tiempo de salir y conocer.


Muchas razones nos motivan a compartir nuestra vida con alguien, es imposible no pensar que debe existir algún manual sobre qué debemos o no hacer para conservar un noviazgo estable, pero lo cierto es que la delgada línea entre el deseo y la necesidad de tener una relación, radica en la respuesta a una sola cuestión: ¿por qué buscamos una relación?

Analiza con franqueza cada detalle de esto, a nadie le gusta idear falsas expectativas. Si sólo piensas en la posibilidad de tener un noviazgo porque tus amigos tienen uno y tú no, o porque te urge librarte de las preguntas incómodas de tu familia sobre cuándo les presentarás al prospecto perfecto, en este sentido, demuestras que en realidad no la deseas, sino que la necesitas.

Es comprensible que aún desertemos del compromiso. Sin planearlo, las personas se acercan a nuestra vida para atesorar espacios que muchos no estamos listos para compartir… ¿Tú de verdad lo estás?


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar