Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4849
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4126
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 4426
27 Abr
Razones por las que aferrarte a una relación es lo peor que puedes hacer
Escrito por
Leído 3734 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)

El coraje te invade, dijiste cosas de las que ahora te arrepientes, pero está cerca de amanecer y no logras conciliar el sueño. Aún te queda esperanza, aunque sabes que después de lo de anoche están peor que nunca. Por dentro, mueres por llamarle, pero esperarás hasta mañana. Él llamará y a pesar de que ambos siguen destruyéndose por dentro, una vez más podrás fingir durante algunas horas que son felices y que el sexo no es lo único que aún los mantiene juntos.

La suerte está echada. Muy en el fondo y cuando no estás caliente ni sola, sabes que lo suyo se convirtió en una espiral decadente que los arrastra cada vez más hacia la locura, la dependencia y una pasión desbordada que sólo los lastima. No te importa demasiado. Sabes que al final volverás a caer las veces que sea necesario con tal de mantener en terapia intensiva una relación moribunda y disfuncional.

Si te sientes familiarizada con lo anterior, debes actuar cuanto antes. Descubre cuáles son las razones por las que aferrarte a una relación es lo peor que puedes hacer y cómo dejarlo de lado:


Es frustrante

Nada es más frustrante y doloroso que intentar cambiar los sentimientos, las decisiones o la forma de actuar de alguien una y otra vez sin obtener éxito. No sólo se trata de una terquedad, también de un acto de egoísmo al creer que el mundo puede cambiar a tu voluntad. Basta intentar recuperar tu relación una sola vez. Si fallas, lo mejor es dejarlo ir.


No obtendrás nada bueno a cambio

Salvo desesperación y tristezas, aferrarte a una relación sólo te hará sentir miserable. El amor no se trata de una sucia negociación y para que una relación prospere, es necesario que tu voluntad y la de tu pareja fluyan en la misma dirección, sin lágrimas, sin suplicas ni chantajes. Si tu noviazgo marcha hacia un derrotero melodramático, lo mejor es cortar en sano antes de caer en un estado aún más decadente.


Pierdes oportunidades valiosas

razones para no aferrarte a una relacion

Puede que mientras gastas todo tu tiempo y energía intentando reanimar una relación que no tiene futuro, las oportunidades por las que estuviste esforzándote durante mucho tiempo pasen frente a ti sin que siquiera te des cuenta. Una beca, el viaje de tus sueños o hasta el amor de tu vida pueden estar tocando a tu puerta ahora mismo, sin reparar si terminaste de aferrarte a tu relación o aún sigues desperdiciando tu vida en ello.


No será lo mismo

Puede que tu terquedad logre conseguir (por desesperación o por lástima) una segunda oportunidad, pero con el paso de los días te darás cuenta de que sólo se trata de un terrible epílogo que alargará la agonía de ambos. El primer día será mágico y la primera semana te llenará de ilusión, pero con el paso del tiempo el estado real de la relación saldrá a relucir y con él, todos los demonios de ambos. La frase cliché es totalmente cierta: no será lo mismo, será mucho peor.


Autoestima y dignidad

Piensa dos veces si crees que es sano para tu autoestima buscar una y otra vez a esa persona que por cualquier razón, ya no desea estar contigo. Se trata de un principio de dignidad y aceptación de la realidad. Nada es peor que vivir engañado y montar una puesta en escena donde parece que tu relación es perfecta mientras realizas tu propio cuento de hadas. Una dosis de objetividad es necesaria para dejar morir por lo sano una relación y empezar de nuevo.


Pierdes tu identidad

Es fácil perder la cabeza cuando dejas tu dignidad de lado y estás empecinada en que esa persona esté a tu lado, sin importar nada más. Si llegas a tal extremo, el siguiente paso es una pérdida irremediable de tu identidad. Intentas cambiar a diario sólo para satisfacer a esa persona. Peor aún: olvidas tu forma de ser y te transformas en alguien distinta con la única y patética intención de volver al lado de alguien que no te valora.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar