¿Es posible mejorar la vida sexual con mi pareja?


Hablas con tus amistades y escuchas lo felices que son sexualmente con sus parejas y te preguntas ¿porque tú no tienes esas experiencias? Al inicio de tú relación, la vida sexual era mas activa, pero con el tiempo fue disminuyendo el interés; ya no tienen el tiempo, llegaron las responsabilidades, los hijos, la casa, el trabajo, los gastos…. y cuando acuerdas hace ya tanto tiempo que no recuerdas cuando fue la ocasión más reciente que tuviste relaciones con tu pareja, te lo propones y pasan los días semanas y meses y no encuentras el momento adecuado. Por la noche hay cansancio, y cuando todo parece propicio, no aparece la chispa, no hay una respuesta positiva de tu pareja y ambos sin decir nada buscan otro tema ya hay incomodidad al tocar el asunto, ni hablar de hacer un avance, se anticipa un rechazo, que puede ser sutil o cortes o aun determinante pero siempre doloroso.

Algunas veces ya pasaste por plantear el problema y te dan el avión, hay entusiasmo por unos días y se vuelve inevitablemente a caer en la rutina, en ocasiones lees una novela o ves una película o incluso algún compañero de trabajo, alguna clienta, te hace comentarios de que te ves bien, algo que hace mucho tiempo no escuchas de tu pareja, y te llenas de recuerdos del inicio de tu vida en pareja, te apresuras en llegar a casa y encuentras total desinterés y problemas infinitos, hasta reclamos por las tareas cotidianas pendientes, terminas abandonando tus fantasías.

Entonces, aparecen cuestionamientos de, ¿si la vida en pareja vale la pena?, te encuentras cavilando ¿si no te habrás equivocado al elegir a tu pareja?, puedes recordar otras parejas en tu pasado que no se concretaron y te preguntas que habría ocurrido si te hubieras dado la oportunidad con alguien distinto, en otras ocasiones se presentan nuevas oportunidades y dudas si inicias una aventura y respondes a los halagos de nuevas personas, muchas veces lo evitas y corres a refugiarte en tu pareja con quien ya no encuentras empatía y la tentación crece.


Si te dejas llevar puedes encontrarte en un camino sin retorno.

Entonces antes de que ocurra la ruptura emocional definitiva aparece la pregunta ¿Cómo mejoró la intimidad sexual con mi pareja? Entendiendo que no sólo se trata de una mejoría estrictamente erótica, se trata de revivir el sentimiento de afecto que une a una pareja, se trata de vivir nuevamente el gusto y la emoción que alguna vez se vivió de compartir momentos con la pareja, de volver a soñar juntos y llevar a cabo planes que pareciera que quedaron en el pasado y aquí encontramos una enorme problemática ya que en ocasiones la comunicación está rota, ya no se puede hablar o ya no resulta fluido y natural hablar de ciertos temas.

Recuerdo una paciente que ya en sus años maduros y después de una vida de esfuerzo y sacrificio por salir adelante tanto en lo económico como en el propósito compartido de sacar adelante a varios hijos y con la satisfacción de verlos desenvolverse satisfactoriamente en la vida. Me comparte en una primera entrevista; que llego el momento de darle atención a su vida personal, y uno de sus anhelos era mejorar su vida sexual. Ella, aunque entendiendo que ya no tenia la juventud de antaño, aun tenia energía y animo de vivir momentos de erotismo que con el trajín de la vida se había colapsado completamente. A su marido lo describe como un hombre muy solidario, trabajador, muy buen padre, con quien nunca tuvo disgustos significativos.


Su cuestionamiento era ¿si como mujer después de los cincuenta años podía tener una vida sexual activa? En verdad no tenía ni física ni psicológicamente ningún impedimento, mujer atractiva inteligente, emprendedora; y no tenía respuesta de ¿por qué su última relación sexual la habían tenido hacía ya más de diez años? por lo que se sentía muy insegura al respecto. Después de una evaluación detallada, la sugerencia fue invitar a su pareja al espacio terapéutico y juntos desarrollarse eróticamente. Con gran entusiasmo y expectativas regresó a casa para compartir sus inquietudes con su pareja, y como había sido anteriormente siempre dispuesto a apoyarla.

En una segunda cita me comunico que, en esta ocasión, grande fue su decepción ya que su respuesta fue: ¡mira así estamos bien yo ya ni pienso en ello!, si en todos estos años no nos ha hecho falta, no veo porque ahora haría alguna diferencia, nos queremos y eso es lo que importa.


Nunca la volví a ver.

A que viene esto; si nosotros identificamos un problema y no lo atendemos a tiempo después la cotidianidad lo sepulta y cuando queremos hacer algo al respecto es probable que no se pueda hacer nada.

De modo que si la vida de pareja y en particular la vida sexual no es satisfactoria hay que plantearlo como un problema cuanto antes y no quitar el dedo del renglón hasta encontrar una solución mutuamente satisfactoria, la viñeta anterior no es una experiencia rara, desafortunadamente es mas frecuente de lo que imaginamos, en ocasiones es el inicio de un distanciamiento emocional en donde en el mejor de los casos se construye una vida como “roomies” y en el peor de los casos es la grieta inicial que avizora una ruptura total, separación y fracaso del proyecto de vida compartida.

En conclusión, la pregunta ¿Puedo mejorar mi vida sexual con mi pareja? es muy importante abrirla y trabajarla en la pareja, si ambos asumen su parte, la consolidación de la pareja y una convivencia mas armónica será indudablemente el resultado de tomar una decisión a tiempo.

La terapia sexual es una opción y a pesar del miedo, del pudor de abrir ante un extraño lo más íntimo de la vida, lo que puede ser un gran obstáculo; los frutos del esfuerzo serán invaluables.


71 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo