top of page

Manejando las diferencias del deseo sexual en la pareja; estrategias de comunicación y resolución.

Actualizado: 18 sept 2023

Dr. Raúl Miranda Arce.


Es frecuente que existan diferencias en el deseo sexual en cualquier pareja. Estas diferencias pueden convertirse en un problema cuando uno de los miembros de la pareja siente que su deseo sexual no está siendo satisfecho o cuando la diferencia de libido es muy grande y uno de los miembros se siente ignorado o rechazado generando fuertes sentimientos de frustración.


Si estás pasando por una situación similar, no estás solo. En este blog, te compartiré algunos consejos y estrategias para manejar las diferencias de deseo sexual en la pareja y evitar que esto lleve al distanciamiento emocional que es la antesala de un acting de infidelidad.


¿Has notado que tu pareja y tú tienen diferentes niveles de deseo sexual? No estás solo. Las diferencias de libido son más comunes de lo que piensas y pueden deberse a una variedad de factores. Tal vez te preguntes por qué hay veces que tu pareja parece tener un apetito insaciable mientras que tú tienes más interés en ver una película. O tal vez seas tú quien siempre tiene disposición para el romance mientras que tu pareja prefiere dormir.


J y M están casados hace 10, desde hace un par de años, J ha estado sintiendo una gran frustración sexual en su matrimonio. A pesar de que M siempre ha sido una pareja dispuesta atenta y amorosa, J se ha sentido cada vez menos atraído por ella y con frecuencia se niega a tener relaciones sexuales.


M le ha preguntado a J por qué no quiere tener sexo con ella. J le dice que se siente atrapado y no sabe cómo explicarle sus sentimientos, así que simplemente le dice que está cansado o que tiene dolor de cabeza. M a su vez se siente herida y frustrada, y le reprocha a J que siente que él no la valora, que siente que no le gusta o que tal vez haya alguien más en su vida. J se siente ofendido niega ninguna de las cosas que M le atribuye y se siente aún más frustrado por lo que se distancia aún más, negándose a discutir el problema.


Aunque J no lo sabe conscientemente, está sintiendo mucho enojo hacia M generando el problema de comunicación que han estado teniendo. M siempre le ha pedido que comparta más sus sentimientos y pensamientos con ella, pero J se siente cada vez más oprimido, asfixiado sin espacio personal. La frustración sexual es una forma inconsciente de expresar su enojo e incomodidad y su distanciamiento es una forma de evitar tener que enfrentar el problema de frente. A medida que el tiempo paso, la relación de J y M se fue deteriorando cada vez más sintiéndose cada vez más distanciados.


Finalmente, decidieron buscar ayuda profesional para tratar de entender qué estaba pasando y cómo podían mejorar su vida sexual y su relación de pareja. A través del trabajo en terapia, J fue capaz de explorar sus sentimientos y encontrar formas de expresárselos a M y de este modo resolver el problema de comunicación con M. Al hacerlo, también pudo gradualmente sentirse más cerca y conectado con ella y su vida sexual mejoró significativamente


Como mencione anteriormente las diferencias del deseo sexual en la pareja son muy comunes y se deben a una variedad de factores. Algunas de las principales causas incluyen:

Desde diferencias orgánicas, que deben tomarse en cuenta como: diferencias hormonales: los niveles de hormonas como testosterona y estrógenos e influyen en el deseo sexual y pueden variar de persona en persona y de semana a semana de acuerdo al ciclo menstrual en la mujer y un ciclo similar en el varón, aunque no tan nítido. También hay que considerar situaciones de estrés y cansancio que afectan el deseo en ambos miembros de la pareja.


También debe tomarse en cuenta su experiencia sexual previa y las expectativas y creencias sobre el sexo que influyen en el nivel del deseo sexual. Igualmente, problemas emocionales como ansiedad o depresión o diferencias en la personalidad, como el nivel de timidez o la necesidad de intimidad o de problemas de salud o ciertos medicamentos, que afectan la libido.


Desde el punto de vista psicológico la frustración sexual en el matrimonio puede ser una forma de expresar inconscientemente sentimientos de rabia, envidia u hostilidad hacia la pareja. Estos sentimientos pueden estar relacionados con problemas en la relación, como conflictos de personalidad, problemas de comunicación o diferencias irreconciliables. Al sentirse frustrado sexualmente, una persona puede estar tratando de manifestar inconscientemente estos sentimientos hacia su pareja. También puede ser una forma de expresar deseos reprimidos o de luchar contra la dependencia emocional hacia la pareja. A veces, una persona puede sentirse atrapada en una relación emocionalmente dependiente y puede usar la frustración sexual hacia el otro negándose a sí mismo o a la pareja a tener vida sexual como una forma de mantener cierto grado de independencia y autonomía.


Por ello el terapeuta debe entender cabalmente las causas de las diferencias de libido en un caso determinado trabajar para lograr que la pareja pueda comunicarse mejor sobre el deseo sexual en un contexto libre de reproches en una atmosfera de aceptación y comprensión que proporciona el terapeuta y de este modo encontrar soluciones para equilibrar la libido en la pareja, así como proporcionar los medios para manejar la frustración y el rechazo sexual.


Que se aborda en una terapia de pareja; primero que nada, la comunicación, en general fuimos educados a no hablar de nuestros asuntos personales especialmente aquellos relacionados con la sexualidad. Por lo que es indispensable crear una atmósfera de confianza en donde se puedan abordar las fantasías, los deseos más íntimos, así como los temores ansiedades de cada uno de los integrantes de la pareja crítica en un ambiente mental de aceptación y comprensión, que permita a ambos por un lado tener mejor su propio desarrollo erótico a través del tiempo, su nivel de autoestima en el área sexual, la aceptación o no de su imagen corporal, y del mismo modo entender estas dimensiones en su pareja para que ambos construyan el proceso erótico de la pareja donde ambos se permitan explorar, crecer y desarrollarse conjuntamente en esta área. De manera que se pueda abordar y vivir la dimensión erótica de la pareja con más naturalidad apertura flexibilidad y franqueza.


Si las diferencias de libido están causando una gran tensión en la relación el apoyo profesional es fundamental. En cuanto una pareja siente esa frustración acudir a terapia, para detectar el origen de esas diferencias, identificar en que factores se basa y encontrar la solución adecuada, puede hacer la diferencia entre continuar en pareja o que el desenlace sea la separación.


Un terapeuta puede ayudarles a explorar nuevos caminos y formas de mejorar su relación, expresar sus sentimientos y a encontrar opciones para mejorar la vida sexual en la pareja entender que pueden estar pasando por un momento difícil, debido a las diferencias en sus niveles de deseo sexual y determinar el origen de la problemática para encontrar la solución más adecuada para cada pareja en particular. Hay que recordar que las diferencias de libido puede ser un signo de que algo anda mal en la relación. Lo importante es encontrar maneras de satisfacer las necesidades de ambos y mantener la conexión y el amor en la relación.

Dr. Raúl Miranda Arce.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page