top of page

No puedo estar con una sola pareja; la alternativa de relaciones no monogámicas.

Dr. Raúl Miranda Arce


Dentro de la diversidad de relaciones humanas en la actualidad encontramos que personas aceptan y se definen a sí mismas como personas que no pueden estar con una sola pareja y toman la decisión de tener un estilo de vida congruente con estos valores alternativos, se les ha descrito de diferentes formas como llevar una relación abierta o recientemente personas poliamorosas.


Una persona poliamorosa es alguien que está abierto a tener relaciones románticas y/o sexuales con varias personas al mismo tiempo, con el conocimiento y consentimiento de todos los involucrados.

Las relaciones poliamorosas pueden tomar muchas formas y pueden involucrar a cualquier cantidad de personas. Algunas personas poliamorosas pueden tener parejas primarias y secundarias, mientras que otras pueden tener muchas parejas que se consideran iguales en la relación. Las personas poliamorosas también pueden identificarse como no monógamas o no exclusivas. Es importante tener en cuenta que el poliamor no tiene que ver con la promiscuidad o la infidelidad, sino con la honestidad, la comunicación y la capacidad de amar de manera abierta y consensuada y tener intimidad y vida sexual con varias personas.


Una relación no monógama o no exclusiva es aquella en la que las personas involucradas no están comprometidas a ser sexual y/o románticamente exclusivas entre sí. Esto puede tomar muchas formas.


En una relación abierta, las personas involucradas están comprometidas entre sí, pero también son libres de tener relaciones románticas y/o sexuales con otras personas. Estas relaciones se basan en la honestidad, la comunicación y la confianza mutua, y las personas involucradas pueden o no tener reglas o límites establecidos para normar su relación no monogámica.


Las relaciones poliamorosas son similares a las relaciones abiertas, pero involucran a varias personas que están involucradas romántica y/o sexualmente entre sí. Estas relaciones pueden tomar muchas formas y pueden involucrar socios primarios y secundarios, o pueden ser más fluidas y flexibles.


Otra forma de relaciones no monogámicas involucra a personas en relaciones comprometidas que participan en actividades sexuales con otras personas como pareja.


El punto fundamental de las relaciones no monogámicas se trata de ser abierto y honesto acerca de los deseos y necesidades de cada integrante de las relaciones, y de encontrar formas de tener relaciones que funcionen para todos los involucrados. Es importante tener en cuenta que la no monogamia no se trata de promiscuidad o infidelidad, sino de encontrar formas de amar y tener intimidad con varias personas de manera abierta y consensuada.



No es posible hacer generalizaciones sobre rasgos de personalidad de las personas en relaciones no monógamas, ya que las personas de todo tipo de personalidad pueden optar por ser no monógamas. La no monogamia es una elección personal que se hace generalmente después de un proceso de autorreflexión y decisión personal y no está necesariamente relacionada con ningún rasgo de personalidad en particular. Las personas interesadas en relaciones no monogámicas pueden compartir ciertas características, como la voluntad de comunicarse abierta y honestamente sobre sus necesidades y deseos, el deseo de autonomía e independencia y la voluntad de desafiar las normas y expectativas sociales. Aunque, estos rasgos no son exclusivos de las personas en relaciones no monógamas, y las personas de todos los tipos de personalidad pueden optar por llevar relaciones monogámicas si se alinean con sus valores y metas.


El factor más importante en cualquier relación, monogámica o no, es la capacidad de comunicarse honesta y abiertamente, escuchar activamente y respetar los límites y necesidades de cada uno.


No hay evidencia que sugiera que las personas que están en relaciones no monógamas tengan más probabilidades de tener algún tipo de psicopatología que las personas en relaciones monógamas. De hecho, la investigación ha demostrado que las personas que se involucran en relaciones no monogámicas consensuada (CNM), como el poliamor o las relaciones abiertas, tienden a tener el mismo bienestar psicológico y satisfacción en la relación que las personas en relaciones monógamas.


Es importante tener en cuenta que la no monogamia no es un trastorno mental y no es intrínsecamente dañina o problemática. Como cualquier relación dinámica, la no monogamia puede ser saludable y satisfactoria para algunas personas, mientras que otras pueden encontrar que la monogamia es más adecuada para ellas. La clave es encontrar lo que funciona mejor para cada individuo y sus necesidades y deseos únicos.


También vale la pena señalar que las personas en cualquier tipo de relación, incluidas las relaciones monógamas, pueden experimentar psicopatología. Los problemas de salud mental no se limitan a ninguna dinámica de relación en particular y pueden ocurrir en personas de todos los estilos y orientaciones de relación.


La psicodinámica de una relación, o las fuerzas psicológicas en juego dentro de la relación, pueden verse influenciadas por una variedad de factores, como las personalidades de las personas involucradas, sus experiencias pasadas, sus valores y objetivos, y sus estilos de comunicación.


Las personas en relaciones no monogámicas describen que lo fundamental para su relación es que las personas en relaciones no monógamas sean abiertas y honestas con sus parejas sobre sus necesidades y deseos, y establezcan límites y acuerdos claros para garantizar que todos se sientan cómodos y consientan. La comunicación es especialmente importante en las relaciones no monógamas, ya que ayuda a garantizar que todos estén en sintonía y que todas las partes involucradas puedan expresar sus necesidades y límites.


También es importante que las personas en relaciones no monógamas sean conscientes y manejen cualquier sentimiento de celos o inseguridad que pueda surgir. Estos sentimientos son normales y pueden manejarse a través de una comunicación abierta y honesta, así como estableciendo límites y acuerdos claros para ayudar a que todos se sientan seguros y cómodos.


En general, la clave para una relación no monógama saludable y satisfactoria es la comunicación abierta y honesta, el respeto mutuo y la voluntad de trabajar juntos para encontrar una dinámica que funcione para todos los involucrados.


Ha habido una serie de estudios que han comparado la satisfacción de la relación de parejas en relaciones no monógamas con la de parejas monógamas.


Un estudio, publicado en el Journal of Social and Personal Relationships en 2016, encontró que las personas en relaciones no monógamas consensuadas (incluidas las relaciones poliamorosas y abiertas) reportaron niveles similares de satisfacción, compromiso, confianza y amor en la relación que aquellos en relaciones monógamas.

El estudio también encontró que las personas en relaciones no monógamas consensuadas informaron niveles similares de habilidades de comunicación y resolución de conflictos que aquellos en relaciones monógamas.


Otro estudio, publicado en el Journal of Sex & Marital Therapy en 2013, encontró que las personas en relaciones no monógamas consensuadas informaron niveles similares de satisfacción en la relación, comunicación y satisfacción sexual que aquellos en relaciones monógamas.


Un tercer estudio, publicado en el Journal of Sex Research en 2018, encontró que las personas en relaciones no monógamas consensuadas reportaron niveles similares de satisfacción en la relación, comunicación y compromiso que aquellos en relaciones monógamas, y que la satisfacción general de la relación no estaba significativamente relacionada con la estructura de la relación (monogamia versus no monogamia).


En general, estos estudios sugieren que las personas en relaciones no monógamas están tan satisfechas con sus relaciones como aquellas en relaciones monógamas.


En conclusión, si una persona se reconoce como incapaz de tener una relación con una persona sola persona debe ser honesta consigo misma y plantear esto en sus intentos de llevar relaciones de pareja y de este modo encontrar parejas afines con quien establecer una relación de compromiso con una dinámica no monogámica sobre bases de honestidad y franqueza.


Kleinplatz, P. J., Diamond, L. M., & Winks, C. (2016). Consensual non-monogamy: An examination of the psychological adjustment and social support of people in CNM relationships. Journal of Social and Personal Relationships, 33(3), 282-301.

Weinberg, M. S., Williams, C. J., & Pryor, D. W. (2013). The social construction of monogamy and nonmonogamy in the United States. Journal of Sex & Marital Therapy, 39(4), 317-337.

van der Meij, L., van der Veen, D. M., & Branje, S. J. T. (2018). Consensual nonmonogamy in emerging adulthood: Examining relationships between attachment styles, relationship satisfaction, and communication. Journal of Sex Research, 55(3), 313-326


Entradas Recientes

Ver todo

תגובות


bottom of page