¿Por qué amantes?


¿Por aburrimiento?, ¿por venganza?, ¿por menosprecio?, ¿por naturaleza?, ¿por enfermedad?, ¿por tradición?, ¿por educación?, ¿por moda?, ¿por inconsciencia?, ¿por oportunidad?, ¿por necesidad?; existen muchas justificaciones del porqué las personas se pueden hacer amantes y eso en ocasiones es un fuerte debate interno o simplemente un deporte natural.

No existe una sola causa por lo que se llega a ser amante. ¿Es por una satisfacción física? o ¿por una emocional?; la realidad es que resulta una idea cuyas consecuencias modifican las vidas de las personas; ¿bueno?, ¿malo?; esto depende de las latitudes donde se habite; de la cultura y educación.

Las relaciones sexuales son en definitiva parte de nuestra naturaleza y se imponen como una actividad indispensable en nuestras vidas. Dejar de hacerlo nos trastorna tanto, como si dejáramos de dormir; es una necesidad fisiológica que está presente prácticamente en toda la vida y forma parte importante de nuestros pensamientos cotidianos.

Impuesto por nuestra naturaleza, es el instinto que nos ha permitido reproducirnos en cualquier momento y circunstancia para mantenernos como especie sobre la tierra. Por supuesto nos ha sido de gran utilidad; sin embargo, este instinto como otros, los hemos tenido que regular e incluso reprimir con el propósito de crear certeza en nuestra organización social, lo que igualmente nos ha hecho subsistir en un orden y normatividad autoimpuesta.

La fidelidad entendida como “el cumplimiento de los acuerdos entre las parejas”, pretende efectivamente dar certeza a la convivencia mutua, en busca de mayor armonía entre los individuos, en pos de atender su desarrollo en otras áreas de su subsistencia.

L@s amantes pueden o no formar parte de esos acuerdos de manera explícita o tácita, lo importante es el efecto que esta situación pueda causar en las tres partes; esposo, esposa y amante. En nuestra cultura generalmente es algo mal visto, sin embargo, ha sido aceptado por muchas personas; ¿por sus necesidades?, ¿por sus circunstancias?, ¿por su educación?, es algo que en el micro-mundo de las familias se resuelve. Formalmente la posición de l@s amantes no es aceptada y escondid@s en el anonimato pueden cumplir con muchas funciones, incluso positivas en algunas relaciones.

La natural necesidad de los individuos de tener seguridad y/o certeza, nos hace buscar posesiones en todo nuestro entorno, incluida la pareja, de las cuales además pretendemos exclusividad. Con esa misma actitud natural es que amantes constantemente luchan por una posición dentro de la misma sociedad; sin embargo, no en todos los casos se pretende tomar posesión de la otra persona, pudiendo ser relaciones totalmente pasajeras, que la única intensión que tienen es física, por curiosidad o circunstancial.

Lo importante hoy en día es comprender plenamente y sopesar las consecuencias personales y familiares que producen los actos irreflexivos y no consensuados con la pareja, que afectan irreparablemente su estabilidad.


1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo