top of page

¿Prevalece en las familias una esclavitud normalizada?

Actualizado: 18 sept 2023


“El hombre prehistórico

Es también una mujer”

Marylène Patou – Mathis (2021).


“Las familias” como institución, han prevalecido en todas las civilizaciones pertenecientes a las más diversas posturas ideológicas. Revisar este organismo desde sus orígenes implica reflexionar sobre las posibles causas y consecuencias de los problemas de pareja, y por tanto de las familias, como temas que atañen a la sociedad.


Utilizamos el término familias en plural, porque hay una gran diversidad de ellas, y como organización social tienen influencias y cambios de acuerdo con el momento histórico y cultural donde se desarrollan, los espacios en que se ubican, las zonas geográficas, sistemas de gobierno, guerras, pandemias y otros factores; si en un mismo contexto histórico hay más de un factor que determina las diferencias entre ellas, es por ello que deben reconocerse los diversos tipos de familias que existen hoy en nuestro país y el mundo.


Desde la psicología, esta institución es señalada como ambivalente, por la existencia simultánea de sentimientos opuestos, dado que puede brindar momentos de bienestar, felicidad, ser un lugar que brinda seguridad a sus integrantes… pero también puede convertirse en un lugar de agresiones, muy lejano del “hogar, dulce hogar” por las violencias machistas contra las mujeres, las violencias entre familiares, el maltrato a las infancias y a personas dependientes, así como el abandono; pues predominan las familias tradicionales y patriarcales.


Al aproximarnos al análisis de los orígenes de las familias, encontramos entre los estudios más reconocidos a dos antropólogos: uno, Johann Jakob Bachofen (1815-1887, Suiza) con El Derecho Materno (1861), donde refiere que la humanidad vivió una época de producción común y relaciones sexuales múltiples, caracterizada por el matriarcado que se regía por el derecho materno. Al paso del tiempo se modifica para dar paso a la monogamia y cambiar el derecho materno por el paterno. La existencia de un matriarcado ha sido refutada y debatida hasta la actualidad; y otro, Lewis Henry Morgan (1818-1881, EUA), con su texto La Sociedad Antigua(1877), donde establece tres estadios en la fase del Salvajismo o prehistoria de la humanidad donde vivían en los bosques tropicales; en el estadio Medio da inicio el empleo de animales acuáticos y el USO DEL FUEGO y en el último estadio inicia el uso del arco y la flecha.


Otro texto básico es el de Federico Engels (1891) en El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, donde recupera a Bachofen y Morgan para afirmar que la fase de la Barbarie marca un Estadio Inferior caracterizado por la introducción de la alfarería y cocinar con fuego. En el Estadio Medio da inicio la domesticación de animales, el cultivo de hortalizas, así como uso de adobes para la construcción (F. Engels; 1974: 217-22) y respecto a la fase de la civilización, señala que es el período en que la humanidad sigue aprendiendo a desarrollar la industria y el arte.


Engels hace una tipología de las familias en lo que refiere: A) Familia consanguínea: prevalecía la promiscuidad en los inicios de la humanidad. B) Familia Punalúa (compañero íntimo). Primer progreso de las familias al excluir a padres, hijos y hermanos de la vinculación sexual. C) Familias Sindiásmicas: expresa prohibición de matrimonio entre parientes consanguíneos. Inicia el parentesco sólo en línea femenina, y prevalecía entre todos los pueblos de la antigüedad.


Y con esta transición surgen las familias monogámicas, que en su origen no implican el sentimentalismo o el amor, emanan de la familia romana como prototipo. El término, de acuerdo con Morgan, procede de Famulus o esclavo doméstico, es decir, en su origen la familia romana tenía un jefe y bajo su poder la mujer absolutamente fiel (a riesgo de perder la vida), la prole y un conjunto de esclavos domésticos, con la patria potestad romana y el derecho de vida o muerte sobre todos ellos, señala Lawrence Krader. Engels coincide y señala: “La infidelidad ocasional se acepta como un derecho para los hombres y se exige la más estricta fidelidad para las mujeres” (Engels, F.; 1974: 238), para asegurar la propiedad privada y la herencia. Es el inicio de la familia patriarcalromana. Lo anterior muestra que la familia moderna contiene en germen, no sólo dé esclavitud, sino también de servidumbre.


De ahí que las familias encierran (en miniatura) todos los antagonismos que se desarrollan más adelante en la sociedad y en el Estado, (P. 247) añade Engels. Puede fundarse una familia sin un contrato de por medio, por la vía del concubinato o la unión libre.


Algunos tipos de familias, más enfocadas a un contexto actual son: las nucleares que solo incluyen a madre, padre, hijas e hijos; las extensas que comprenden además a parientes, las familias compuestas, reconstituidas o de segundas nupcias en algunos casos llegan las parejas a la nueva unión con hijas o hijos de relaciones anteriores. Las familias monoparentales (madre o padre sin cónyuge) este es el caso más habitual luego del divorcio, viudez, procreación sin pareja. En todos los casos pueden ser hijos biológicos o en adopción. Familias unipersonales, personas que viven solas. Las familias homoparentales, aquellas que aman a personas de su mismo sexo. Para el INEGI (2021), Hogar “es el conjunto de personas que pueden ser o no familiares y que comparten la misma vivienda. Un hogar familiar es ese en el cual por lo menos uno de sus integrantes tiene parentesco con la jefa o jefe del hogar.


De acuerdo con el Censo de 2020, en nuestro país de cada 100 hogares familiares: 71 son nucleares, una pareja que vive en el mismo hogar y no tiene descendencia también constituye un hogar nuclear. 28 hogares son ampliados con familia nuclear y otros parientes y 1 es compuesto, formado por un hogar nuclear o ampliado y una o más personas sin parentesco con la jefa o jefe del hogar. (INEGI, 2020)



Cada grupo construye un modelo diferente de familia buscando estabilidad y salud emocional, hay quien piensa que vive en una familia ideal porque es armoniosa y aunque puede haber complicaciones, al final el balance puede resultar positivo. Coincido con la antropóloga española Nuria Alabao quien en Twitter escribió: “La familia no es una institución neutra: todavía se sostiene sobre relaciones jerárquicas de subordinación de género-edad. ¡El trabajo doméstico todavía es realizado fundamentalmente por mujeres en los hogares, por “amor” y gratis!” así como el trabajo de cuidados y el predominio patriarcal.


Habría que ir tejiendo estrategias de organización social y de transformación desde una perspectiva crítica, para eliminar la servidumbre que prevalece desde el origen de esta institución y que la relación familiar se establezca de forma horizontal en cuanto al trabajo del hogar, el cuidado de personas dependientes, el aporte económico y de valores como “la dignidad, honestidad, rectitud, respeto, colaboración, amistad…” (Muriel, E.; 2013), valores que se han ido perdiendo y habría que recuperar por ser esenciales para el desarrollo social, a partir de una corresponsabilidad en las actividades que brindan calidad de vida a sus integrantes, con base en el apoyo mutuo y en una convivencia más comunitaria.


Referencias:


  • Bachofen, Johann Jakob (2008). El matriarcado. Una investigación sobre la ginecocracia en el mundo antiguo según su naturaleza religiosa y jurídica. Traducción: María del Mar Llinares García. Editorial Akal. 2008.

  • Engels, Friedrich (1978). El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. Editorial Progreso, Moscú, 1978.

  • INEGI (2020). Hogares en México.

  • Krader, Lawrence. Morgan, “La sociedad antigua”. Nueva Antropología, vol. III. Núm. 10, abril, 1979, pp. 13-39. Asociación Nueva Antropología, A. C. México.

  • Muriel, Eduardo (2013). Criminología de los Delitos. México.

  • Patou – Mathis, Marylène (2021). El hombre prehistórico es también una mujer. Editorial Lumen. Penguin Random House. México.

195 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page