Quien te engaña una vez no necesariamente te engañará siempre.


Desde mi punto de vista es muy poco profesional abordar el tema de la infidelidad y llenarlo de generalidades cuando en realidad es una materia llena de particularidades.

Para algunos la ocasión hace al infiel. Para otros el infiel nace y no se hace. Pero al final de cuentas cuando hablamos de alguien infiel estamos hablando de una persona que tuvo una conducta y que tomó una serie de decisiones. No es una enfermedad incurable sino cuestión de una serie de elecciones y por lo tanto podemos decir que una persona que ha sido infiel puede tomar otras decisiones y dejar de replicar la conducta de infidelidad.

Es necesario comprender que la infidelidad tiene más que ver con el infiel que con el resto de los implicados. Es una conducta que se respalda en la escala de valores y creencias del infiel y por lo tanto al tener la experiencia es probable que algunas creencias se modifiquen. Esto quiere decir que es posible que una persona que comete una infidelidad puede descubrir que esa conducta no se alinea con sus valores o creencias y por lo tanto no vuelva a cometer un acto de esa naturaleza.

Lo que es un hecho, es que, tras una infidelidad, las parejas necesitan diseñar acuerdos claros y definir límites. La infidelidad es comprendida como una violación consciente hacia los acuerdos con una pareja. Entonces uno de los mayores errores que se pueden cometer es ignorar un evento de este tipo y no renovar los acuerdos que ya han sido violentados y que claramente ya no funcionan. Al ignorar la infidelidad, el mensaje es algo parecido a esto: "aunque hagas algo que me duele no voy a hablarlo porque tengo miedo de perderte" creo firmemente que eso es muy incorrecto para el amor propio. Es decirle al otro: "quédate conmigo porque, aunque me lastimen tus conductas, no voy a decirte nada. Yo no importo" y no hay nada menos atractivo que una persona que no se respeta y no se ama. Entonces, si hay una infidelidad en el ambiente o una sospecha lo mejor es enfrentar el evento. Aunque puede ser doloroso para ambos es importante hablar del suceso. Es mejor una herida profunda con una verdad que duela que una agonía constante que se mantenga por mentiras o por la propia imaginación. Lo que es un hecho es que una infidelidad va a cambiar el rumbo de la relación y hay que definir si van a continuar o no y en todo caso hacia donde van a ir.

Muchas veces es útil para las parejas buscar algún tipo de asesoría para enfrentar una infidelidad. Mi recomendación es que comiencen por ese acuerdo. La decisión de enfrentar el tema y ya sea que decidan permanecer juntos o no, que sea con información clara y con un enfoque sólido.

Si tu has atravesado por una infidelidad recuerda que tienes la posibilidad de elegir. Puedes elegir quedarte con esa persona y trabajar en el perdón o bien puedes elegir irte. Pero no decidas quedarte y jugar el papel de víctima o peor aún usar ese evento como un medio para controlar al otro. En esta vida no hay víctimas sino voluntarios y es importante que sepas que si sigues haciendo lo mismo vas a obtener los mismos resultados. Entonces si algo así ocurrió hay que hacer cosas distintas. Necesitas encontrar respuestas que te indiquen el camino más seguro y armonioso para ti y para ti corazón.

Si decides quedarte con una persona que te ha sido infiel necesitas saber que si existen posibilidades de que eso no vuelva a pasar, pero lo que necesitas preguntarte es si tu vas a poder perdonar y continuar con una vida en pareja.

Deseo que encuentres las respuestas que necesitas y sobre todo deseo que vivas en plenitud y equilibrio. Recuerda que tienes el poder de vivir una vida Extraordinaria.

KL

Carpe Diem

0 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo