16 Mar
5 hábitos para tener una relación sana, feliz y sexy
Leído 2759 veces | Publicado en ¿Sabías qué...?
 
Valora este artículo
(0 Votos)

“Cuando desperté, Carlos estaba muriendo junto a mi y hacía un puchero con la boca. El departamento tenía una sala con un piano ocupando la mitad, una cocina que parecía closet, una recámara con fotos en las paredes y una ventana grande desde la que se veía Bellas Artes. Quise quedarme. Carlos abrió los ojos y sonrió.
–¿Ad dónde nos vamos a ir? –le pregunté en el oído como si alguien pudiera escucharnos.
–Al mar –dijo todavía medio dormido.
–Vámonos entonces.
–¿Qué horas son? –preguntó bostezando y estirando los brazos.
–No sé. ¿Por qué no nos morimos ahorita? –dije.
–Porque yo tengo mucho que hacer todavía. Nunca he dirigido en Viena”.

Fragmento de Arráncame la vida de Ángeles Mastretta.


El breve relato del libro de Mastretta es un excelente punto de partida para describir la magia que caracteriza a los enamorados y las ganas de morirse juntos en el clímax del amor. La historia de Catalina y Carlos es un amor prohibido por esencia, una aventura a costas del General Ascencio, quien seguro de su poder le permite un rayo de felicidad a Catalina. En los breves pero fuertes meses de amor, la feliz pareja se enfrasca en los placeres y dificultades que todo amor presume, e incapaces de dar rienda a las emociones que les consumen y por presiones externas, la fugacidad termina por marcar la relación. ¿Cómo puede superar un amor los problemas que la vida misma le presente? ¿De qué manera evitar que la rutina y los malos hábitos consuman la magia del amor?

Para superar los obstáculos que la vida presenta, y permitir que los beneficios de una relación en pareja impacten en tu vida, te compartimos algunos hábitos que debes tener en cuenta para mantener una relación sana, divertida y sexy. Los tres pilares de todo amor explicados en cinco sencillos hábitos para que no los pierdas de vista.


1.- Dale la importancia que se merece a tu pareja

Los tiempos actuales ocasionan que sea muy sencillo enfrascarnos en la rutina del trabajo, la escuela, responsabilidades e incluso de los hijos. Aunque en un principio hayamos hecho y dado todo por consolidar una relación, el tiempo ocasiona que creamos que tenemos a esa persona especial asegurada. Los nuevos retos y obligaciones de la vida ocasionan que perdamos el enfoque de nuestras acciones y las prioridades cambien. ¿Cuántas veces has cancelado planes con tu pareja por el trabajo o la tarea? No intentamos decirte que debas enfocarte sólo en tu pareja ni crear una relación de dependencia con ella, sólo no pierdas de vista que es una parte esencial de tu vida, y que si no la procuras y le das su justa atención, puede que el asunto ya no funcione para alguno de los dos.

Debes considerar que una pareja nunca supone un obstáculo para tus sueños y ambiciones, por el contrario es un apoyo para el resto de tus esferas sociales. Si consideras que estar con tu pareja es lidiar con ‘un problema más’, tienes un enfoque equivocado de una relación. Estar con la persona correcta en el momento correcto significa un complemento que puede potencializar cada acción que te propongas en esta vida.


2.- No te tomes las cosas demasiado en serio

¿Recuerdas las primeras citas con esa persona especial? Apuesto a que reían todo el tiempo, jugaban y se divertían entre sí; la risa era el gran motor de su relación. La condenada rutina, aquella que parece ser el enemigo público número uno, ocasiona que perdamos esa magia de ser tontos y hacernos los chistosos. Es típico pensar que la madurez representa volverse serio y aburrido, pero es una de las peores cosas que puedes hacer. No pierdas de vista que la risa y la diversión son ejes en la vida de toda persona, y una relación necesita de éstas también. Ríanse de las cosas que les suceden, de las peleas estúpidas que puedan llegar a tener, de los errores que puedan tener durante el sexo y cualquier asunto chistoso que les pueda suceder. Nunca pierdan la capacidad de reírse de ustedes mismos, aunque eso sí, siempre con respeto hacia los temas sensibles que cada uno pueda tener. Recuerden, no crezcan, es una trampa.

3.- Ambos se merecen lo mejor

Una de las principales razones por las que una relación fracasa, es por el hecho de que alguno de ustedes empiece a sentirse insatisfecho y por ende comience a comparar su relación con otras. Es evidente que ante la falta de atención, detalles, comunicación, buen sexo o buenas pláticas, uno de ustedes puede sentir que no está en el lugar correcto, o que quizás hay algo más a lo que pueden aspirar. No hablamos de que ambos tengan que ser perfectos, pero es un problema de comunicación si alguno de ustedes comienza a sentirse poco valorado. Trabajen en cuestiones que no sean su fuerte pues aquí es donde reside el valor de la comunicación.

Nunca dejen de sorprenderse, de seguirse enamorando, de tener detalles con esa persona. Asegúrate de hacer todo lo que debas de hacer para que esa persona sepa que te importa y que la amas. Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.


4.- Nunca dejen de probar cosas nuevas

Este consejo no sólo es útil para una relación en pareja, pues su valor incide incluso en una vida individual. No se acostumbren a los lugares de siempre, no hagan los mismos planes y aléjense de su zona de confort. ¿Cómo puedes saber si algo te gustará si nunca te has atrevido a probarlo? Expandan sus horizontes y las experiencias que comparten, puede que en esa aventura por descubrir algo nuevo encuentren un nuevo interés, pasión o hobbie.

La verdad es que este punto guarda también una fuerte relación con el sexo, ¿por qué no probar nuevas posiciones sexuales? ¿modificar los lugares habituales para tener relaciones? Deben considerar que nadie nace siendo un experto en el sexo, y disfrutarlo es diferente con cada pareja, por lo que se trata de un camino que han de descubrir juntos, reinventarlo y explorar las maravillas del placer. Aunque conozcan los puntos y debilidades de su pareja, puede que existan más que aún esperan ser descubiertos, por lo que una gran idea es probar cosas distintas.


5.- La perfección no existe

El punto en el que hablamos sobre que ambos merecen lo mejor para cada uno, guarda un fuerte lazo con éste. Existe el dicho de que si una bombilla se descompone, no te cambias de casa, simplemente arreglas ese pequeño detalle. Lo mismo sucede en una relación, si existe un problema se habla y se arregla pues recuerda que casi todos los problemas tienen solución, y en tu voluntad de arreglar la relación reside tu verdadero interés por salvar ese amor. Nadie es perfecto, ni debe aspirarlo a serlo, basta con que cada quien trabaje en las cuestiones primordiales de una relación; hábitos que permitan una sana y divertida convivencia. No existe un punto perfecto al cual llegar, y el punto de una relación no es el final, sino disfrutar del camino.


Etiquetado bajo:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar