¿Infieles por naturaleza?


Recordemos que ser fieles tiene que ver con la educación para poder vivir en una sociedad ordenada, que lleve a la productividad, a la trascendencia y a la preservación de la raza, pero llegamos a esta conceptualización de la fidelidad a través de un proceso de maduración en donde al inicio de la vida.

Mediante el desarrollo de las emociones, sentimientos y el apego afectivo, el cachorro humano va logrando atender a los valores sociales y morales, para ir de a poco postergando el impulso sexual para llegar a la meta sublimada de formar una familia.

Puede decirse que las personas que actúan instintivamente, atienden a las raíces de su desarrollo rudimentario, en donde la consciencia de sus actos se ve palidecida ante la urgencia del cumplimiento de la pulsión.

La educación de dicho impulso, se hace necesaria para llegar a ser persona y cumplir con la regla moral de no ser infiel.


Finalmente, la respuesta a la pregunta inicial ¿Infieles por naturaleza? Es sí, porque antes de educarnos el impulso, el llamado de la especie prevalece…

55 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo