top of page

¿Por qué me fue infiel?

Dr. Raúl Miranda Arce


¿Por qué me fue infiel? Sin duda esta es una pregunta que se tiene en la mente después de que se comprueba una infidelidad de la pareja.


Responder esta pregunta no suele ser fácil, en ocasiones se exige una respuesta a la pareja que falta al compromiso de fidelidad, pero aún con su respuesta; que puede ser sincera o no, que puede ser creíble o no. La pregunta ¿Por qué me fue infiel? Sigue resonando en el interior y puede convertirse en una obsesión atormentadora. De este tema quiero comentar hoy y como enfrentarlo:




Desde luego la respuesta a esta pregunta puede ser muy variada según el proceso de cada pareja, en ocasiones ya existía una intuición de que algo ocurría alterando la relación de pareja, pues una infidelidad difícilmente se da sin una grieta en la unión de la pareja, sabida y sentida por ambos. En ocasiones se da de manera fortuita casi circunstancial y en otras es largamente reflexionada y decidida con mucho tiempo de antelación incluso cuidadosamente planeada.


Las razones del otro igualmente pueden ser múltiples y muchas ocasiones inescrutables tras un silencio o tal vez un enigmático: No sé, no sé qué me paso, no sé porque lo hice. En ocasiones se pide perdón y en ocasiones se exhibe con cinismo para abrir mas la herida con el propósito deliberado de lastimar.


Si embargo la pregunta seguirá resonando internamente ¿Por qué me fue infiel? ¿por qué a mí? ¿Por qué me hizo esto?


Uno de las trampas mentales más frecuentes es dar una respuesta en la persona engañada como una falta.


¿En que falle? ¿Qué encontró en alguien mas que yo no le di? Y escudriñar retrospectivamente la historia de la relación, intentando buscar esa supuesta falla; con la creencia de que, si le damos con la respuesta acertada, si encontramos la clave, se encontrará la llave para reparar esa falta y de este modo corregir y reparar el daño en la pareja, regresar el tiempo fantaseando que se recupera lo perdido. En la mente se hace posible regresar a cuando todo se percibía bien.


En nuestro interior pueden ocurrir eventos sin que en realidad ocurran en la realidad, tanto buenos como malos; uno puede anticipar situaciones dolorosas practicamente como inminentes y vivir constantemente para evitarlas, del mismo modo uno puede reparar lo irreparable en la mente sustrayéndose de la realidad, pero la pregunta ¿Por qué me fue infiel? ¿Por qué a mí? No permitirá fugarnos de la realidad a menos que ocurra una grave ruptura psíquica.



Sin embargo, la solución que nos propone la mente, investigar, cavilar del ¿Por qué? No lleva a una solución, no lleva a encontrar una salida. Todo lo contrario; mete a la persona en un foso del cual en ocasiones es difícil salir y es cuando un apoyo psicológico es indispensable.


La solución que se dice fácil; pero sin apoyo, es muy difícil y se puede estancar en este proceso de búsqueda de una respuesta inexistente por mucho tiempo, por años incluso, prolongando el dolor y el sufrimiento de manera innecesaria, actualizando constantemente la sensaciones de humillación, de devaluación, de traición, de soledad.


¿Cuál es entonces la solución? Lo diré fácil, soltar y seguir adelante no buscar esa respuesta, conciliarse consigo mismo, cerrar ese ciclo e iniciar una nueva etapa, en ocasiones con la misma persona, rehaciendo el compromiso desde sus cimientos y en ocasiones enfrentar el futuro solo o sola, pero con determinación y optimismo.


No; en verdad no es fácil, por ello se requiere ayuda y dejar atrás el repiqueteo atormentador de una pregunta sin respuesta ¿Por qué me fue infiel?


La única respuesta es: no lo sé y no lo sabre, pero ¡no importa! seguiré adelante, buscando mi bienestar.

214 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page